Israel, no Estados Unidos, será quien decida cuándo poner fin a su guerra contra Hamás en Gaza, dijo este domingo el secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken.

En declaraciones a Jake Tapper de CNN sobre la guerra, que ha entrado en su tercer mes, Blinken dijo que Estados Unidos ha estado manteniendo conversaciones con Israel sobre su “duración” y sobre “cómo está llevando a cabo esta campaña contra Hamás”, recogió The Times of Israel.

“Estas son decisiones que debe tomar Israel“, añadió.

La guerra de Israel contra Hamás comenzó con el ataque de choque del grupo terrorista el 7 de octubre, en el que miles de terroristas irrumpieron en el sur de Israel por tierra, aire y mar, matando a más de 1.200 personas, la mayoría de ellas civiles, y tomando unos 240 rehenes.

En respuesta, Israel lanzó una campaña aérea y una posterior operación terrestre mediante la cual el país ha prometido derrocar a Hamás y poner fin al gobierno de 16 años del grupo terrorista en la Franja.

Refiriéndose al número de muertes civiles en la Franja de Gaza, Blinken dijo que si bien cree que Israel tiene la “intención” correcta cuando se trata de minimizar las víctimas civiles, “los resultados no siempre se manifiestan por sí solos, y vemos que tanto en términos de muertes civiles protección y asistencia humanitaria”.

El Ministerio de Salud de Gaza, dirigido por Hamás, afirma que desde el inicio de la guerra, más de 17.500 personas han muerto, en su mayoría civiles.

Sin embargo, estas cifras no pueden verificarse de forma independiente y se cree que incluyen a unos 7.000 terroristas de Hamás, así como a civiles muertos por cohetes palestinos fallidos.

Durante su entrevista en CNN, Blinken condenó duramente la violencia sexual perpetrada por Hamás el 7 de octubre, así como a quienes aún no se han pronunciado en contra de ella o han tardado en hacerlo.

“No sé por qué los países, los líderes y las organizaciones internacionales tardaron tanto en centrarse en esto, en llamar la atención de la gente. Me alegro de que finalmente esté sucediendo”, dijo.

“Las atrocidades que vimos el 7 de octubre están casi más allá de la descripción humana o de nuestra capacidad de digerir. Y hemos hablado de ello antes, pero la violencia sexual que vimos el 7 de octubre va más allá de todo lo que yo haya visto”.

Los relatos gráficos de los supervivientes del ataque y de quienes prepararon los cuerpos para el entierro detallan actos de violación en grupo y mutilación perpetrados contra mujeres y niñas, y una investigación policial en curso ha estado explorando pruebas de mutilación post-mortem.

Blinken también defendió la venta de emergencia a Israel de casi 14.000 cartuchos de munición para tanques y pidió una rápida aprobación del Congreso de más de 100.000 millones de dólares en ayuda para Israel, Ucrania y otras prioridades de seguridad nacional.

Una decisión poco común de la administración Biden de eludir al Congreso hizo que el Departamento de Estado aprobara la venta de emergencia el sábado.

Al explicar que las necesidades de las operaciones militares de Israel en Gaza justifican la rara decisión de pasar por alto al Congreso, Blinken dijo a CNN y ABC que “Israel está en combate ahora mismo con Hamás… y queremos asegurarnos de que Israel tenga lo que necesita para defenderse contra Hamás”.

La venta tiene un valor de 106,5 millones de dólares e incluye 13.981 cartuchos de tanque multipropósito antitanque de alto explosivo de 120 mm con trazador, así como apoyo, ingeniería y logística de Estados Unidos.

La decisión de proceder con la venta se produjo cuando el paquete de ayuda más amplio de la administración Biden quedó atrapado en un debate sobre la política de inmigración de Estados Unidos y la seguridad fronteriza.

Las municiones para tanques y el apoyo relacionado constituyen sólo una pequeña parte de las ventas militares a Israel, dijo Blinken, y añadió que el resto sigue sujeto a revisión del Congreso: “Es muy importante que se escuche la voz del Congreso en esto”, dijo.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío