(JTA) – Hace cien años, en noviembre de 1923, Ze’ev Jabotinsky, uno de los más grandes líderes del movimiento sionista y definitivamente el de mayor visión de futuro, escribió en Berlín un artículo fundamental en el periódico Razsviet (Amanecer, en ruso), titulado “El Muro de Hierro (Nosotros y los árabes)”. Su principal argumento fue que para que los sionistas tengan éxito en colonizar la Tierra de Israel y persistan en vivir allí, deben crear un “Muro de Hierro” que frustre las ambiciones árabes de erradicar la empresa sionista. Vale la pena citarlo con cierta extensión:

URI DROMI

No quiero decir que no sea posible llegar a ningún acuerdo con los árabes de la Tierra de Israel. Pero un acuerdo voluntario simplemente no es posible. Mientras los árabes conserven un rayo de esperanza de que lograrán deshacerse de nosotros, nada en el mundo podrá hacerles renunciar a esa esperanza, precisamente porque no son una chusma sino un pueblo vivo. Y un pueblo vivo estará dispuesto a ceder en cuestiones tan fatídicas sólo cuando haya perdido toda esperanza de deshacerse de los colonos extranjeros. Sólo entonces los grupos extremistas con sus lemas “No, nunca” perderán su influencia, y sólo entonces su influencia se transferirá a grupos más moderados. Y sólo entonces los moderados ofrecerán sugerencias para llegar a un acuerdo. Sólo entonces comenzarán a negociar con nosotros sobre cuestiones prácticas, como garantías contra su expulsión y la igualdad de derechos civiles y nacionales.

Habiendo trabajado bajo la dirección del Primer Ministro Yitzhak Rabin y, por tanto, ser un veterano del Proceso de Oslo, leo estas sabias palabras de hace 100 años con sentimientos encontrados. El mes pasado, el nieto de Jabotinsky, también llamado Ze’ev, un piloto retirado a quien yo había instruido en la Academia de la Fuerza Aérea de Israel hace mucho tiempo, escribió que Oslo había roto el Muro de Hierro y había reavivado en los corazones y las mentes de los palestinos la esperanza de que al final tendrán éxito en su plan a largo plazo para destruir a Israel. No hace falta decir que los terroristas de Hamás que traspasaron el muro literal destinado a proteger a los israelíes que viven cerca de Gaza no hicieron más que reforzar sus palabras.

Por otro lado, nadie puede decir seriamente qué habría sucedido si Yigal Amir no hubiera asesinado a Rabin. Hasta entonces, el Muro de Hierro parecía haber funcionado: Egipto, el enemigo más poderoso de Israel, acudió a la mesa de paz en 1977 porque Anwar Sadat se había dado cuenta, después del ataque sorpresa de Egipto y Siria en 1973, de que Israel no podía ser derrotado militarmente. Luego siguió Jordania en 1994, y en 2002 la Liga Árabe adoptó la Iniciativa Saudita llamando a la paz con Israel. Finalmente, con los Acuerdos de Abraham, otros países árabes aceptaron a Israel como un hecho consumado.

Sin embargo, esto todavía no se aplica a los palestinos. A diferencia de los otros actores árabes, su disputa con Israel es por el mismo terreno. Si Rabin no hubiera sido asesinado, la normalización entre israelíes y palestinos podría haber progresado y los elementos radicales de ambos lados podrían haber sido marginados, abriendo la puerta a una solución de dos Estados. Lamentablemente, eso no sucedió, y sabemos lo que piensan ahora los palestinos: una encuesta de opinión pública realizada por el Centro Palestino de Investigación Política y Encuestas con sede en Ramallah a principios de septiembre muestra que el 53% de los palestinos apoyan una lucha armada contra Israel. mientras que sólo el 20% está a favor de negociar con él. Otra encuesta, realizada por el Mundo Árabe para la Investigación y el Desarrollo durante la cuarta semana de la guerra entre Israel y Hamás, mostró que el 75% de los palestinos en Gaza y Cisjordania apoyan la masacre del 7 de octubre, y el 85% rechaza la coexistencia con Israel.

¿Se ha roto el Muro de Hierro israelí?

¿Significa esto que el Muro de Hierro israelí efectivamente se ha resquebrajado? En absoluto. Hoy, como en la Guerra de Yom Kipur hace 50 años, después de la dolorosa sorpresa inicial llegó una asombrosa recuperación por parte de Israel. Nadie en nuestro malo vecindario –incluidos los palestinos– puede pasar por alto nuestra respuesta al ataque del 7 de octubre, cuyo objetivo es la destrucción de Hamás. Y junto con el lado militar de nuestra resiliencia, surgieron la famosa solidaridad y el ingenio israelíes, combinados en el voto: Estamos aquí para quedarnos.

Ze’ev Jabotinsky  (credito de la foto: DOMINIO PUBLICO)

A los lectores que conocen a Jabotinsky como el padrino del movimiento revisionista de línea dura puede resultarles difícil cuadrar sus puntos de vista con un eventual compromiso. Pero tal vez, habiendo visto una vez más la inutilidad de intentar derrotar a Israel en el campo de batalla, surja un liderazgo palestino que, como Sadat y como predijo Jabotinsky, comience a “negociar con nosotros sobre cuestiones prácticas, como garantías contra su expulsión, e igualdad de derechos civiles y nacionales”.

Cuando los palestinos finalmente acepten eso, entonces deberíamos adherirnos a otras palabras importantes de Jabotinsky, quien abogó por la igualdad de derechos para los árabes que comparten con nosotros la misma tierra. Sin embargo, eso exigiría cambios también en los corazones y las mentes de los israelíes.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción