Al comienzo de la guerra en Gaza, el primer ministro Benjamín Netanyahu preguntó al presidente estadounidense Joe Biden si podía presionar a Egipto para que aceptara a parte de la población de la Franja en su territorio mientras durara la guerra, reportó The Washington Post.

Biden le dijo a Netanyahu que El Cairo no veía esto como una opción, según el reporte.

Sin embargo, el informe también citó a un funcionario israelí anónimo que negaba rotundamente la solicitud.

“La afirmación de que Israel está tratando de expulsar a los habitantes de Gaza hacia Egipto es falsa”, dijo el funcionario.

A principios de este mes, Axios informó que Egipto había advertido a Israel y a Estados Unidos que no permitieran una situación en la que los palestinos desplazados huyeran de la Franja hacia la Península del Sinaí.

Tal eventualidad podría causar una “ruptura” en las relaciones entre Egipto e Israel, se dijo que advirtió El Cairo.

La preocupación de Egipto, según el informe de Axios, era que a medida que se expandiera la operación de las FDI, Israel “empujaría a los palestinos de Gaza a Egipto y no les permitiría regresar después de la guerra”.

La supuesta solicitud de Netanyahu, según The Washington Post, subraya “las marcadas diferencias entre Estados Unidos e Israel sobre lo que debería suceder en Gaza en el corto y largo plazo después de que Israel complete su campaña militar allí”.

Estados Unidos ha estado presionando para que una Autoridad Palestina “renovada” tome el control de Gaza en caso de que Israel elimine con éxito a Hamás, diciendo que el organismo debe someterse a reformas anticorrupción y tomar medidas para fomentar la libre expresión e involucrar a la sociedad civil.

Israel ha dicho que la Autoridad Palestina no es apta para tomar el control de la Franja, citando su negativa a condenar el terrorismo de Hamás, así como sus continuos pagos a las familias de los terroristas palestinos encarcelados y a los agresores asesinados.

La semana pasada, Netanyahu dijo que estaba “orgulloso” de haber impedido el establecimiento de un Estado palestino y se atribuyó el mérito de “frenar” el proceso de paz de Oslo, reiterando su oposición a que la Autoridad Palestina tome el control de Gaza después de la guerra.

Pero esta semana, el asesor de seguridad nacional, Tzachi Hanegbi, pareció dar señales de que el gobierno podría estar aligerando su resistencia a que la Autoridad Palestina controle Gaza después de la guerra.

Sin embargo, un alto funcionario israelí dijo a los periodistas esta semana durante una sesión informativa que los comentarios de Hanegbi fueron “mal entendidos” y que la Autoridad Palestina no puede gobernar Gaza después de la guerra.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío