Juntos venceremos
domingo 21 de julio de 2024
Goldstein-Almog

Madre e hija israelíes relatan su experiencia como rehenes de Hamás

Una madre y una hija liberadas del cautiverio de Hamás describieron sus complejos y aterradores 51 días en manos de los terroristas de Gaza, que incluyeron amenazas y juegos mentales, pero también esfuerzos para mantenerlos “felices”, así como la cercanía de los ataques aéreos de las FDI.

Chen Goldstein-Almog, de 48 años, y su hija de 17, Agam GoldsteinAlmog, fueron tomadas como rehenes el 7 de octubre durante el ataque de Hamás, junto con los niños Gal, de 11 años, y Tal, de 9.

El padre Nadav y su segunda hija, Yam, fueron assinados por los terroristas en la casa de la familia en el Kibutz Kfar Aza. Los cuatro (madre, hija y dos niños) fueron liberados de Gaza a finales de noviembre en virtud de un acuerdo de tregua temporal.

En declaraciones al Canal 12 el viernes, unas tres semanas después de ser liberados, Chen y Agam dijeron que hicieron lo que pudieron para sobrevivir y “mantenerse cuerdas”, y desarrollaron una relación a veces tensa y combativa, pero en gran medida civilizada, con sus captores en circunstancias aterradoras.

Su relato de sus vidas en cautiverio es uno de los más detallados hasta ahora proporcionados a medios.

La familia de 6  miembros estaba en casa la mañana del 7 de octubre cuando miles de terroristas liderados por Hamás lanzaron su cruel ataque contra las comunidades del sur de Israel ese sábado por la mañana, al amparo de una avalancha de cohetes.

Estaban en su habitación segura, escondidos por miedo, cuando entraron los terroristas.

“Tenía mucho miedo, y luego, cuando vinieron”, dijo Agam, “cuando se pararon afuera de la puerta y nos gritaron, sentí una especie de liberación de estrés como: ‘Eso es todo, voy a morir’. Y Lo acepté”.

Nadav intentó defender a la familia con una tabla de madera y recibió “un disparo en el pecho a quemarropa”, dijo Chen.

Yam recibió un “disparo en la cara”, dijo, y agregó que fue muy difícil procesar en ese momento lo que estaba viendo. Chen dijo que todos los días en Gaza se obligaba a “nunca olvidar lo que vi”, incluso en “los momentos más difíciles, aterradores y oscuros”.

Chen, Agam y los niños fueron sacados de la casa a punta de pistola y arrastrados a Gaza, entre unas 240 personas que fueron tomadas como rehenes ese día y retenidas en el enclave palestino.

Nadav y Yam se sumaron a las 1.200 personas asesinadas, la mayoría civiles.

Chen describió el viaje en coche de 7 minutos hasta Gaza: “Recuerdo la expresión de los rostros de mis hijos. Procesar lo que pasó allí, en casa y hacia dónde iba, fue una locura”.

Durante el trayecto, los terroristas subieron cadáveres al vehículo. No estaba claro de quién eran, pero Chen pensó que probablemente eran los cadáveres de otros terroristas muertos en el ataque.

Agam dijo que temía ser violada o abusada sexualmente, como ahora se sabe que han sido otras rehenes y víctimas, y que sus captores se burlaron de la joven de 17 años diciéndole que la “casarían” con alguien en Gaza y que le “encontrarían un marido”.

La violación, dijo, fue “lo primero que temí” en el petrificante camino hacia Gaza. “Le dije a mi mamá: ‘Me van a violar’. Le pregunté al conductor: ‘Pero juntas, mantennos juntas’. Y efectivamente nos quedamos juntas, sorprendentemente’”, dijo al Canal 12.

La familia pasó la primera semana en un túnel con otros cautivos, pero luego la trasladaron a un apartamento.

Tenían dos captores que los custodiaban 24 horas al día, 7 días a la semana. Durante el primer mes, cuando Israel lanzó su guerra contra Hamás, la familia fue trasladada varias veces en medio de la noche.

“Había días que dormíamos con el hijab puesto, porque cada vez que nos movíamos teníamos que vestirnos”.

Agam dijo que incluso pidió que los trasladaran una vez que los ataques aéreos israelíes se hicieran más cercanos y aterradores.

“Hubo intensos bombardeos y todo mi cuerpo empezó a temblar y le dije al terrorista: ‘Tenemos que salir de aquí'”, dijo.

“Son explosiones locas, son físicas”, dijo Chen. “Es pánico, es miedo, es algo físico de lo que nos tomaría un tiempo calmarnos. Es algo que no podemos controlar y vivimos en la periferia de Gaza, sabemos cómo es”.

Describieron los días que transcurrieron en cautiverio. Los niños, dijo Agam, sentían que las mujeres tenían poca energía y por eso se mantenían ocupadas, dibujando, escribiendo, jugando, “excepto cuando a veces había arrebatos y peleas entre ellas”, lo que a veces llevaba a los guardias a gritarles a los niños que estuvieran en silencio.

“A veces nos hablaban de Gilad Shalit”, dijo Chen, el soldado de las FDI que fue secuestrado en 2006 y retenido durante cinco años por Hamás en Gaza antes de su liberación en 2011 de más de 1.000 prisioneros palestinos.

Chen dijo que las menciones a Shalit se hacían con “esas sonrisas, como si se burlaran de nosotros por ello”.

“Estas eran mis preocupaciones: tal vez sean necesarios años [para ser liberado]”, dijo Chen, y agregó que los captores estaban “volando alto” después de los ataques del 7 de octubre.

“También fue una especie de declaración para nosotros de que al país no le importa, que se necesitaron 5 años para que [Shalit] regresara y que al país sólo le importan los combates”, dijo.

Al principio, los miembros supervivientes de la familia GoldsteinAlmog no estaban seguros de que Nadav y Yam estuvieran muertos, a pesar de ver cómo les dispararon.

Se enteraron un viernes por la tarde mientras escuchaban una radio que a veces les proporcionaban y escuchaban una entrevista con un miembro de la familia en la que el entrevistador decía: “Compartimos su dolor por Nadav y Yam”.

“Fue la primera vez que Gal lloró”, dijo Chen. “En cierto modo lo sabíamos, pero era difícil escucharlo”.

Chen y Agam describieron incidentes en los que los guardias les gritaban a los chicos y Agam los rechazaba. Se comunicaban entre sí en una mezcla de inglés, árabe y hebreo.

“Fue aterrador y yo le decía a mi mamá [el captor] ‘no es su papá, él no los va a disciplinar… no les digan ni una palabra, no se atrevan, los trajeron aquí así que hay lidiar con eso”, dijo Agam, y agregó que a veces maldecía a sus captores y ellos se ofendían y tomaban represalias.

“Y luego no escuchaba la radio, o jugaban a juegos como, ‘Oh, hoy no hay mucha comida’”, dijo Agam.

Los dos informaron de algunas interacciones notables con sus captores, quienes eran al mismo tiempo una amenaza para sus vidas y su única compañía.

Un día, dijo Chen, uno de los guardias le preguntó a Agam cómo estaba esa mañana y ella respondió “mierda”, lo que él interpretó como un insulto personal.

“No nos habló en todo el día y no nos dio la radio”, dijo Chen.

“Nos quedamos callados y él se fue a un rincón del apartamento. Fui a verlo a mediodía y le dije: ‘¿Qué pasa hoy? ¿Te despertaste en el lado equivocado de la cama? ¿No estás con nosotros en la habitación? Ven a hablar con nosotros’”, dijo Agam.

“Siempre pedíamos la radio, era lo único que nos conectaba con la realidad”, dijo Agam. Madre e hija se alternaban con sus peticiones, intentando calibrar el estado de ánimo de sus captores.

Un día, el guardia le dijo a Chen en inglés: “Hoy, olvídate de la radio”.

“Y luego me levanté”, dijo Agam, “y le dije: ‘No le hablarás a mi madre de esa manera’. No quieres darnos la radio, está bien, no es necesario, pero no hablarás así, hay una manera de decir las cosas’”, dijo al guardia.

“Se fue a la sala, enojado, no nos habló durante dos horas. Luego se levantó, compró pilas y nos trajo la radio”, dijo.

“Querían que fuéramos felices, intentaron suministrarnos alimentos, a veces ayudamos a prepararlos”, añadió Chen.

Agam mantenía su rutina de ejercicios, por lo que, según ella, sus captores la elogiaban, e incluso hubo una competencia de vencidas entre Chen y uno de los guardias.

“Él, el más joven, trajo una toalla porque no puede tocarme”, dijo Chen.

La madre y la hija coincidieron en que los captores parecieron encariñarse un poco con ellas, y le dieron a Agam el sobrenombre de salsabil, que significa agua dulce en árabe. Agam en hebreo significa “lago”.

A Chen le dijeron: “Te amamos, no te vayas a casa. Ve a Tel Aviv, no regreses a Kfar Aza‘”, dijo.

“Tienen planes de volver, no hay que hacerse ilusiones”, explicó. “Por mucho que los golpeemos, no se doblegan, volverán más [la próxima vez], eso es lo que dijeron. Están intoxicados del 7 de octubre”.

Al describir escenas de interacción amistosa, Agam enfatizó que “no quiero que nadie piense que lo pasamos bien allí, que ellos están bien allí, que vimos humanidad allí. Estamos contando estas historias sobre cosas que eran ligeramente normales en una situación anormal, porque eso es lo que nos mantuvo un poco cuerdas”.

Añadió que antes del ataque, “creíamos que no hay gente mala, sólo gente que lo pasa mal. Pero hay gente mala”.

Agam describió un incidente en el que la familia estaba alojada en una escuela donde “una mujer amable nos recibió, nos ofreció agua y preparó un lugar para dormir”, y “me volví hacia mi madre y le dije: ‘Hay gente buena en el mundo’.”

“Y cinco minutos después, dispararon una ráfaga de cohetes desde la escuela [hacia Israel] y todos gritaban ‘Allahu Akbar, Allahu Akbar’ y yo le dije: ‘Olvida lo que dije, todos son iguales’”.

“Nunca perdonaremos y nunca mostraremos ningún tipo de empatía hacia estas personas”, afirmó Agam. “Si antes creíamos que había una posibilidad de paz, hemos perdido toda la fe en estas personas, especialmente después de que estuvimos allí y entre la población”.

“Teníamos miedo de que recibieran instrucciones de matarnos”, relató Chen. “A veces les preguntábamos. Decían: “Moriremos antes que tú, moriremos juntos”. Muy tranquilizador, ¿verdad?”

En otra ocasión, la familia se estaba quedando detrás de un supermercado y los ataques israelíes fueron cerca.

La familia intentó usar sus colchones como algún tipo de cobertura “y entonces nuestros guardias, nuestros captores, los terroristas, estaban encima de nosotros, protegiéndonos con sus cuerpos de los ataques”, dijo Chen, pero no se hacía ilusiones sobre por qué. “Fuimos muy valiosos para ellos”, dijo.

En la última semana de su cautiverio en Gaza antes de su liberación, fueron llevados nuevamente a túneles, donde se encontraron con otros rehenes.

“Había chicas ahí que estuvieron solas, solas 50 días, jóvenes de 19 años, solas, que pasaron cosas difíciles, personalmente. Fueron violadas, lastimadas, algunas resultaron heridas”, dijo Chen.

Los hombres también sufrieron abusos y torturas, dijeron.

“Algo que fue muy emotivo para mí, estas jóvenes increíbles, me dijeron que escucharon a los niños llamarme ‘mamá’”, dijo Chen, entre lágrimas. “Porque los niños seguían llamándome ‘mamá’, y las niñas de repente dijeron: ‘Estamos escuchando la palabra mamá’. No hemos escuchado eso en todo nuestro tiempo en cautiverio. Los abracé. Algunos tienen edades cercanas a Yam, mi hija. Intenté abrazarlos como a una madre”.

Chen dijo que prometió a las jóvenes rehenes que no estaban siendo liberadas que hablaría con sus madres y les haría saber que estaban vivas.

La familia se mostró escéptica cuando le dijeron que iban a ser liberados. “Pensé que tal vez era un truco, tal vez nos estaban separando”, dijo Agam.

Cuando habló con otros cautivos que iban a ser liberados, relató haber dicho que tenía “miedo de salir. Sé que no tengo padre ni hermana. No lo sentimos mientras estuvimos allí… Entiendes que vas a regresar y que no te están esperando”.

Entregada a la Cruz Roja, la familia experimentó uno de los incidentes más aterradores, cuando civiles palestinos enojados se apiñaron alrededor de los autos, algunos arrojaron piedras y saltaron contra los vehículos.

“Le dije a mi mamá que no habíamos muerto hasta ahora, pero que vamos a morir ahora”, dijo Agam. El personal de la Cruz Roja gritó a la gente que estaba afuera que se mantuviera alejada, pero “estábamos sin armas y habíamos estado vigilados con armas durante 51 días”.

Cruzar a Israel fue “como magia”, dijo Chen. “Llegamos a un lugar y de repente oí voces tranquilizadoras, ojos amables. Fue un momento muy, muy conmovedor”.

Al describir escenas de israelíes alegres que los encontraron a su regreso, Agam dijo que “no dejaba de llorar” y lamentaba que sus amigos cautivos no pudieran verlo.

Ella describió su estado como “una felicidad muy triste”, con la familia no completa y muchos rehenes abandonados.

Los dos también se esforzaron en subrayar la necesidad de garantizar inmediatamente la libertad de aquellos con quienes se encontraban.

“Mientras nos sentamos aquí a hablar, ellos están sufriendo abusos. Todo el mundo tiene que salir”, dijo Agam.

La familia, que vive temporalmente en Tel Aviv, ha estado tratando de aceptar la vida sin un padre y una hermana, dijo Chen.

“Éramos un hogar feliz, un hogar lleno de risas”, añadió. “Siempre será parte de nosotros. Los abismos del dolor son muy, muy profundos”.

“No teníamos el cierre que tiene todo ser humano que entierra a alguien”, dijo Agam, mientras Nadav y Yam fueron enterrados sin ellos presentes.

“No tuvimos un funeral ni una Shivá… Para ser honesto, pensé que sería más fácil [ser liberado], pero es peor de lo que pensaba”.

Agam dijo que no está segura de “en qué trabajar primero”. ¿El trauma del cautiverio? ¿La pérdida? ¿El dolor?”

Al mismo tiempo, le dijo a su madre que deberían estar agradecidos por cada día de la vida. “Cualquier día que nos despertemos por la mañana es suficiente”, dijo. “Deberíamos estar alegres”.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈