(JTA) — La junta directiva de Ben & Jerry’s está pidiendo un alto el fuego en Gaza, dijo el martes la presidenta de la junta, Anuradha Mittal, en un comunicado.

“La paz es un valor fundamental de Ben & Jerry’s“, dijo Mittal en una declaración al Financial Times. “Desde Irak hasta Ucrania [Ben & Jerry’s] ha defendido consistentemente estos principios. Hoy no es diferente, cuando pedimos la paz y un alto el fuego permanente e inmediato”.

Mittal, que anteriormente había abogado por boicotear a Israel, dijo que el llamado de alto el fuego de la junta se hizo independientemente de la propia compañía, que es propiedad de Unilever.

Pero dijo que la declaración es “consistente con la historia y los valores de nuestra empresa”. La declaración no menciona a Hamás ni a los rehenes que el grupo terrorista ha mantenido en Gaza desde que invadió Israel el 7 de octubre, lo que desató la guerra.

El llamado de alto el fuego se produce después de que Ben & Jerry’s anunciara en 2021 que ya no vendería helados en lo que denominó “territorio palestino ocupado”.

Ese anuncio provocó un acalorado debate e hizo que Unilever estuviera sujeta a desinversiones en estados de todo el país que prohíben la inversión pública en empresas que boicotean a Israel.

Al año siguiente, la saga terminó cuando Unilever anunció que había vendido los derechos de la compañía en Israel a su licenciatario israelí, lo que permitió a Ben & Jerry’s permanecer en los estantes de los supermercados israelíes.

La junta directiva de Ben & Jerry’s se opuso a esa venta y volvió a meterse en los debates sobre Israel pidiendo un alto el fuego. Dijo que la declaración está alineada con su “responsabilidad principal por su misión social y la integridad esencial de la marca”. La compañía no respondió a la solicitud de comentarios de JTA.

Israel rechaza un alto el fuego porque dejaría a Hamas en el poder a pesar de sus promesas de repetir las masacres del 7 de octubre, en las que los terroristas mataron a unas 1.200 personas y tomaron como rehenes a más de 240, en su mayoría civiles.

Familias enteras fueron ejecutadas en sus hogares y más de 360 personas fueron masacradas en un festival al aire libre, muchas de ellas en medio de horribles actos de brutalidad por parte de los terroristas.

Más de 24.000 palestinos han muerto en la guerra, según el Ministerio de Salud de Gaza dirigido por Hamás, aunque estas cifras no pueden verificarse de forma independiente, y se cree que incluyen tanto a civiles como a terroristas asesinados en Gaza, incluso como consecuencia de los propios cohetes de los terroristas . Las FDI dicen que mataron a más de 9.000 agentes en Gaza, además de unos 1.000 terroristas dentro de Israel el 7 de octubre.

Casi 200 soldados israelíes han muerto desde que comenzó la guerra, la mayoría en operaciones terrestres en Gaza.

Ben & Jerry’s se suma a una lista de organizaciones y organismos gubernamentales que piden un alto el fuego en la guerra.

A principios de diciembre, el Sindicato Unido de Trabajadores del Automóvil se convirtió en el sindicato más grande en pedir un alto el fuego en Gaza, uniéndose a los Trabajadores Postales y otros sindicatos. Starbucks Workers United, el sindicato de la cadena de café, publicó un mensaje propalestino al comienzo de la guerra, lo que generó llamados a boicotear la empresa.

La Junta de Supervisores de San Francisco aprobó el martes pasado una resolución por 8 votos a 3 pidiendo un alto el fuego en Gaza. Quienes se opusieron dijeron que no hacía lo suficiente para condenar la violencia de Hamás.

A principios de enero, Americans for Peace Now se convirtió en el primer grupo sionista estadounidense en pedir el fin de la guerra en Gaza. Otros llamados destacados provienen del Vaticano, la Asamblea General de las Naciones Unidas y varias celebridades.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción