El programa Tage Jüdischer Musik, también conocido como Días Judíos Internacionales, como su nombre indica, está diseñado para ofrecer al público alemán una muestra de lo judío. Reportaje publicado por The Jerusalem Post.

Muy pocas cosas podrían haberme tentado a salir del país durante los últimos meses. Este es mi hogar, y aquí es donde pretendo estar, independientemente de (o probablemente debido a) la terrible situación de seguridad, la ansiedad, los políticos torpes, la tensión y el tormento de quienes han perdido a seres queridos o han experimentado horrores indescriptibles de primera mano.

Pero el programa Tage Jüdischer Musik –también conocido como Días Judíos Internacionales–, que tuvo lugar en Alemania del 27 al 30 de noviembre bajo los auspicios del Festival de Música de Usedom y su director Thomas Hummel, parecía una razón convincente para subirse a un avión y pasar un rato en otra parte. El evento, como su nombre indica, está diseñado para ofrecer al público alemán una muestra del arte judío y, con suerte, ilustrarlo sobre la contribución que los judíos han hecho a la cultura alemana a lo largo de los siglos.

Sinagoga restaurada de Stavenhagen

Dietmar Müller-Elmau es el filósofo y propietario del lujoso refugio pastoral de vacaciones Schloss Elmau, cerca de los Alpes bávaros, que alberga a numerosos artistas judíos e israelíes, así como a los líderes del G7. Señala que los judíos han desempeñado un papel fundamental en la cultura alemana y, de hecho, en la identidad alemana a lo largo de generaciones.

Eso, naturalmente, implica un par de guiños hacia el Holocausto y el pasaje catastrófico de la historia judía debidamente presentado en el lanzamiento de cuatro días de este año. Esto fue palpable en las dos primeras paradas del intenso circuito Tage Jüdischer Musik, recorriendo más de 1.200 km. a través de encantadores paisajes cargados de nieve en todo el país, hasta un par de sinagogas parcialmente restauradas. El epíteto de incompletitud se refiere al hecho de que las sinagogas de Stavenhagen y Röbel han sido restauradas con amor y gran profesionalidad para recuperar su salud estética, pero no han retomado su función original. Esto se debe en gran medida al simple hecho de que ninguna ciudad es ahora hogar de judíos.

Sin embargo, sirven como centros culturales y brindan información sobre el trasfondo histórico de las comunidades judías locales. La exposición en el templo reformado con buen gusto de Röbel, por ejemplo, indica que la primera evidencia de presencia judía allí se observó en 1472. Aunque la comunidad local nunca escaló grandes alturas. El censo de población local de 1828 indica que la población judía allí alcanzó un máximo de 87, lo que representaba poco más del 3% de la población urbana en ese momento. En 1937, cuatro años después del inicio del régimen nazi, solo había cuatro familias allí (algunas ya habían logrado escapar) y el transporte final de judíos a los campos de concentración tuvo lugar en julio de 1942.

ARIEL LAZARUS encabezo un cuarteto en un programa predominantemente ladino en la sinagoga Art Nouveau de Goerlitz. (credito: Ladino Andaluce)

En marzo de 1939, lo que quedaba de la sinagoga de Stavenhagen (después de la Kristallnacht) se vendió por una miseria a un carpintero. El edificio sobrevivió al pogromo nazi, aunque sufrió graves daños, debido a la proximidad de la casa de un vecino y su temor de que su propia casa ardiera junto con la sinagoga, por lo que sofocó el fuego.

Décadas más tarde, el municipio asumió la responsabilidad del edificio en grave estado de deterioro y, bajo la supervisión del ingeniero local Robert Kreibig, tanto el edificio de Röbel como el de Stavenhagen fueron renovados a fondo. Se trajeron equipos de profesionales para los proyectos de restauración en un esfuerzo por revivir algunos ecos del pasado judío local y transmitirlo al público en general, tanto local como extranjero. Es reconfortante que el equipo de restauración también incluyera jóvenes voluntarios de todo el mundo, incluidos, como me informó Klaus Salewski, un local no judío que administra el centro de Stavenhagen, estudiantes de Siria, Israel, Irak y otros lugares.

La experiencia

Todo lo cual constituyó un vorspeis (entrada) sólido e informativo para el curso interpretativo principal en Röbel, cortesía de la violinista nacida en Israel y residente en Alemania Noga-Sarai Bruckstein y la violonchelista nacida en Odessa Emilia-Viktoria Lomakova.

Noga-Sarai-Bruckstein

Una audiencia compacta se reunió en el piso superior del complejo cultural judío, que rodea un cuadrilátero interior, para un programa de canciones judías que, me temí, podrían estar adaptadas a alemanes con poco conocimiento de la cultura judía. Imaginé que el repertorio podría inclinarse un poco hacia el lado kitsch fácilmente digerible. En ese caso, no tenía por qué preocuparme.

El concierto contó con temas básicos como “Shalom Aleichem”, basado en la melodía tradicional de la noche del viernes que todos conocemos; “Kanfei Ruach” (“Alas del espíritu”), cuya letra fue escrita por el primer rabino principal asquenazí del Mandato Británico de Palestina, el rabino Abraham Isaac Kook; y el verso “Mi Ha’ish” de los Salmos, cantado con la conocida partitura escrita por el rabino y músico nacido en Nueva York Baruch Chait.

Si bien eso inmediatamente me hizo sentir como en casa y me brindó un consuelo acogedor en este momento doloroso, las interpretaciones fueron mucho más conmovedoras e inventivas de lo que uno podría haber esperado de los músicos clásicos. Eso no quiere decir que los profesionales de la música clásica no inviertan emoción en su trabajo, ni mucho menos, pero Bruckstein y Lomakova llevaron eso a otro nivel.

Era un escenario algo extraño, estar sentado en una ciudad alemana de la que nunca había oído hablar antes, entretenido con interpretaciones emotivas de aires judíos tan típicos. Sin embargo, fue una experiencia agradable y conmovedora, y el resto del público (casi todos no judíos, se puede suponer) respondió a la comida con gran entusiasmo. No es un mal comienzo para la faceta performativa de Tage Jüdischer Musik.

Después de conversar con una alegre mujer israelí llamada Ruhama, que ha estado viviendo en la región durante los últimos cinco años, finalmente hicimos el viaje de regreso al sur, a Berlín, donde nos alojaron en el fabulosamente lujoso hotel Adlon Kempinski, a tiro de piedra de la Puerta de Brandenburgo. El lugar rezuma ambiente, estilo y decoración del viejo mundo, y todas nuestras necesidades y caprichos, incluidos los requisitos dietéticos veganos, se cumplieron debida y eficientemente.

Me intrigó saber que los propietarios del hotel planean abrir un restaurante kosher en el edificio en un futuro próximo. Esto parece una declaración rotunda de intención histórico-cultural, así como una afirmación de la herencia judía alemana, y debería atraer a clientes judíos de todo el mundo, así como a alemanes no judíos que buscan conocer la excelente cocina judía.

Museo Judío de Berlín, ala nueva diseñada por Daniel Libeskind

Después de una breve pero conmovedora visita al ala más nueva del Museo Judío de Berlín, imaginativamente diseñada por Daniel Libeskind, el segundo día hicimos el largo viaje hacia el norte hasta Heringsdorf, en la isla de Usedom, compartida entre Alemania y Polonia.

El festival incluyó la proyección de un documental del director sudafricano radicado en el Reino Unido Christopher Nupen llamado We Want the Light, seguido de una charla y una sesión de preguntas y respuestas con el aclamado periodista y autor judío británico Norman Lebrecht.

La película examina la sólida pero compleja relación entre los judíos y la música alemana, analizando, entre otras cosas, el rabioso antisemitismo intelectualizado de Richard Wagner, el compositor favorito de Hitler.

También hubo entrevistas con personas como la pianista sobreviviente del campo de concentración de Theresienstadt, Alice Herz-Sommer, quien murió en 2014 a la edad de 108 años; y la violonchelista Anita Lasker-Wallfisch, de 98 años, que tocó en la Orquesta de Mujeres de Auschwitz, dirigida por la legendaria violinista Alma Rosé, así como por el propio Lebrecht. El título del documental está tomado de un poema escrito por Eva Pickova, de 12 años, en Theresienstadt. Pickova fue asesinada en Auschwitz cuando tenía 14 años.

La película se proyectó en alemán, con algunos extractos en inglés; pero, por supuesto, esto estaba dirigido al público local de habla alemana. Sin embargo, lo había visto antes, en alemán con subtítulos en inglés, y tengo nociones de alemán, así que entendí más que la esencia del documental. Es una obra conmovedora y esclarecedora y, a juzgar por la cantidad de comentarios y preguntas posteriores a la proyección de los miembros del público que Lebrecht respondió y la pasión que transmitieron, fue bien recibida.

Una de las preguntas que me había hecho antes de dirigirme a Berlín era cómo sería estar en un lugar que no estuviera amenazado por cohetes, sin sirenas, sin funerales militares en curso y sin amenazas existenciales inmediatas. También me pregunté cómo los alemanes comunes y corrientes, personas reales y no fragmentos políticamente objetivos mostrados en los principales medios de comunicación, sentían y pensaban acerca de los ataques de Hamás y la guerra en curso.

Antes de la proyección en Heringsdorf conocimos a una pareja mayor y a un joven que, según resultó, era su nieto. Hicieron preguntas y escucharon con cortesía y empatía, pero en un momento el joven sugirió que, presumiblemente, en algún momento, “seguramente tendrás que volver a la normalidad”. ¿Cómo es posible abrir los ojos de un alemán de veintitantos años y cómodamente a las complejidades y matices de la vida en Israel? Claramente, tenía interés en la historia judía de Alemania, pero no parecía haber acumulado la perspicacia callejera necesaria para imaginar cómo funcionan las cosas en esta parte del mundo.

Debo mencionar que en medio del desafiante itinerario de viaje, nos mimaron como la realeza con algunas delicias excepcionales, en particular la fabulosa comida gourmet que nos sirvieron en la bodega del complejo de restaurantes del hotel Seetel en Heringsdorf.

Cada plato provocó “oohs” y “aahs” de puro deleite epicúreo de todos los involucrados ante la delicadeza, el sabor, la textura y el puro placer que brindan creaciones antes inimaginables, como la sopa de piña y el aguacate al horno. Y eso sin mencionar los excelentes vinos adaptados individualmente a cada plato. El tiempo pasado en el camino entre eventos puede haber exigido resistencia, pero los beneficios fueron aceptados con gratitud y muy apreciados.

Oferta fuera de lo común

La oferta musical del tercer día, de vuelta en Berlín, fue la más a la izquierda del programa.

El concierto en el centro cultural Raum für Kunst und Diskurs en el moderno distrito de Charlottenburg de la capital fue realizado por la vocalista soprano de origen israelí Tehila Nini Goldstein, acompañada por el pianista judío de origen soviético Jascha Nemtsov, una figura destacada de la escena cultural local. El repertorio parecía ser una muestra cuidadosamente seleccionada de pepitas musicales judías e israelíes, diseñadas para ofrecer al público berlinés una muestra de la herencia cultural y musical de este país. La lista de reproducción incluía obras de músicos tan venerados como Kurt Weill, Paul Ben-Haim, David Zehavi y Mordejai Zeira.

Tehila Nini Goldstein

Sin embargo, la línea estilística siguió un camino constante en el mundo del lieder alemán. Hay que decirlo, hubo algunos destellos de colores más contemporáneos de esta parte del mundo, particularmente en “Layla Layla” de Zeira y, más conmovedoramente, en “Ma Omrot Einayij” (Lo que dicen tus ojos), que presentó Nini Goldstein en inglés y hizo referencia a la guerra aquí.

La letra describe a un soldado que sirve en un puesto de avanzada suspirando por su novia y preguntándose cómo se sentirá cuando regrese a casa de la batalla. Visiblemente conmovido por la yuxtaposición circunstancial mientras la violencia continúa aquí, Goldstein se derrumbó a mitad de la canción y no pudo completar el número. Los israelíes pueden reubicarse geográficamente por todo tipo de razones, pero es otra historia cuando se trata de sacar a Israel de los israelíes.

El tramo final del circuito Tage Jüdischer Musik nos llevó al sureste, hasta la pintoresca ciudad de Görlitz, en la frontera entre Alemania y Polonia, para disfrutar de una auténtica excursión musical étnica judía en la suntuosamente restaurada sinagoga local. Allí, nos obsequiaron con un programa principalmente de base ladina, cortesía del compositor, académico y músico israelí Ariel Lazarus y su cuarteto. La sinagoga de estilo Art Nouveau proporcionó el escenario adecuado para el concierto y el público aplaudió con entusiasmo.

El futuro

El festival de este año arrojó una red ecléctica en la música judía, aunque para un público limitado; pero, como señaló Hummel, y con el apoyo continuo del Ministerio del Interior alemán y un amplio elenco de empresas comerciales, es de esperar que los planes para aumentar la apuesta de captación despeguen en los próximos años.

Sin duda, ese será el caso si Felix Klein tiene algo que ver con ello. Durante los últimos cinco años y medio, Klein se ha desempeñado como Comisionado del Gobierno Federal para la vida judía en Alemania y la lucha contra el antisemitismo. Klein, que es músico, es muy consciente de la importancia de dar a conocer las riquezas de la cultura judía, particularmente en Alemania. Cuando hablamos, acababa de regresar de un viaje oficial a Israel como parte del séquito de visita solidaria del presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier.

Dice que quedó consternado por las vistas que vio en el Kibutz Be’eri.

Soldados israelíes el 17 de octubre en medio de la destrucción de una casa en el Kibutz Be’eri, cerca de la frontera entre Israel y Gaza, donde terroristas de Hamas mataron a más de 100 residentes el 7 de octubre de 2023. (Yonatan Sindel/Flash90)

“Aún se podía oler el humo allí”, señala.

“Y descubrí algo que no sabía: que los terroristas de la Franja de Gaza también saquearon. Fue muy repugnante escuchar ese tipo de historias”.

Klein añade que también tuvo una idea de la respuesta civil a la situación.

“Por otro lado, vi el espíritu israelí. Fue algo muy impresionante para mí: observar el sentido de resiliencia que la sociedad israelí está desarrollando ahora”.

Klein dice que quedó desconcertado por las actividades antisemitas en Alemania y otros lugares después del 7 de octubre.

“Es una situación muy clara en la que una organización terrorista ataca a civiles inocentes del Estado democrático de Israel, y la consecuencia de ello es el aumento del antisemitismo en Europa. Es difícil de entender y muestra una desafortunada disposición general en muchos países europeos”.

El comisionado para la vida judía en Alemania cree que empresas como Tage Jüdischer Musik tienen un papel importante que desempeñar en la lucha contra líneas de pensamiento y acción tan perjudiciales, difundiendo la cultura judía y el hecho básico de que la cultura alemana es aún más rica por los siglos de creación judía en todas las áreas de las artes, la filosofía y otras esferas.

“Tenemos que hacer visible la vida judía [en Alemania]”, declara. “Hemos abierto sinagogas y centros culturales judíos, y eso continuará”.

Ahí es donde entra en escena Tage Jüdischer Musik.

“Los eventos culturales, especialmente los relacionados con la música, tocan el corazón de la gente”, dice Klein.

Tiene la esperanza de que el evento siga prosperando y extendiendo sus alas.

Thomas [Hummel] es un gran ejemplo de esto. Estoy muy agradecida de que esté tan comprometido y espero que su ejemplo inspire a otros a hacer cosas similares”, observa Klein. Eso, y mayores presupuestos, bien podrían ser la solución.

Por ahora, es alentador asistir a conciertos de música judía en Alemania 85 años después de que mi madre, nacida en Viena y que entonces tenía seis años, escuchó los sonidos de la música militar y fue testigo de la bienvenida a las tropas nazis en la capital austriaca. 

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío