Yehuda Ben-Yosef, un líder comunitario kurdo-israelí y candidato a las elecciones municipales, quiere que Kurdistán sea el próximo Azerbaiyán de Israel.

Si bien gran parte del mundo árabe condena a Israel después del 7 de octubre, una prometedora alianza espera ser fomentada: con el pueblo kurdo.

Yehuda Ben-Yosef, presidente de la Comunidad Kurda Israelí, presidente de la Asociación de Amistad Israel-Kurdistán y promotor de la cultura kurda (poesía, canciones folclóricas y danzas), es el defensor más abierto de esta alianza, que reconoce a los adversarios comunes y los valores compartidos.

“Quiero una Jerusalén unida”, declara sobre su candidatura a las próximas elecciones municipales. Ben-Yosef encabeza la lista Jerusalem Will Succeed (Jerusalén triunfará), con una mujer como su número 2.

Ben-Yosef habla en Mamilla, una zona que, antes de 1967, era el hogar de muchas familias kurdas.

Quiere discutir por qué los kurdos deberían ser el próximo aliado de Israel.

“A diferencia de la mayoría de las naciones de la región, los kurdos dan prioridad a la inclusión, independientemente de su religión o etnia”, afirma. Además, Kurdistán e Israel comparten enemigos comunes: Irak, Irán, Siria y Turquía. Y, como Israel hace 75 años, buscan la independencia.

Israel históricamente ha apoyado la autonomía kurda, proporcionando entrenamiento militar y defensa. Sin embargo, los intereses políticos –especialmente con Turquía– a veces han eclipsado este apoyo, lo que ha llevado a relaciones tensas.

Después del 7 de octubre, dice, está claro que si los kurdos tuvieran un país, “podría ser el próximo Azerbaiyán de Israel. Pueden ser nuestros embajadores ante el mundo musulmán”.

Kurdistán tiene una población de alrededor de 6,5 millones, con hasta otros 45 millones de kurdos repartidos por todo el mundo, incluidos los alrededor de 300.000 kurdos judíos de Israel. Entre ellos se encuentra el Ministro de Seguridad Nacional, Itamar Ben-Gvir. Los kurdos están encantados de tener uno de los suyos en el gobierno de Israel. “No es que esté contento con eso, pero, ya sabes, es de ascendencia kurda”, dice Ben-Yosef con un guiño.

Desde la guerra, Ben-Yosef ha celebrado reuniones virtuales con líderes de la comunidad kurda en Europa, Estados Unidos y Canadá para crear conciencia. Muestra fotografías y vídeos en los que hombres y mujeres envueltos en banderas kurdas gritan por Israel y realizan protestas sin precedentes en apoyo de Israel en toda Europa. A finales de este mes, 21 líderes de la comunidad kurda visitarán Israel en una misión de solidaridad, dice con orgullo.

Sin embargo, explica, los obstáculos burocráticos obstaculizan la plena realización de esta alianza. “Docenas de kurdos quieren ser voluntarios en Israel”, pero las restricciones de visa en sus pasaportes iraquíes a menudo impiden que los kurdos interactúen libremente con Israel, “perjudicándolo directamente”.

Nacido en 1960 en la calle Havatzelet, entonces un centro para empresas de mudanzas y periódicos, incluido The Jerusalem Post, Ben-Yosef es un jerosolimitano de sexta generación que se remonta a los días anteriores a 1948. Su madre, una conocida cocinera, trabajó para la famosa poetisa de Jerusalén Leah Goldberg. De niño, pasaba horas en la casa de Goldberg mientras su madre cocinaba comida tradicional asquenazí junto con sus delicias kurdas.

El área de Mamilla anterior a la fundación del estado fue atacado por francotiradores jordanos que disparaban contra el barrio mayoritariamente kurdo de la Ciudad Vieja. Después de 1967, dice con pesar Ben-Yosef, las familias kurdas fueron desplazadas de lo que hoy son bienes raíces increíblemente valiosos, y trasladadas a áreas más alejadas como Katamonim.

Ben Yosef visitó el Muro Occidental, el Kotel, reunificado pocos días después de la Guerra de los Seis Días. “Una semana más tarde”, comparte con mirada nostálgica. “Mi padre era guía turístico” y Ben-Yosef pudo beneficiarse de una vista interior de muchos sitios religiosos, incluida la Cueva de los Patriarcas en Hebrón.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudío