sábado 24 de febrero de 2024

Dejó Israel tras servir como soldado solitario. La guerra de Gaza la trajo de vuelta

Hannah Schwarcz estaba en Nueva York el 7 de octubre y no se enteró de la masacre hasta el 8 de octubre. El 9 de octubre, estaba de regreso en Israel para reunirse con su unidad de las FDI.

Hannah Schwarcz tiene a Israel en la sangre.

Su abuela paterna nació en la Palestina anterior al estado, y su abuelo materno, originario de Marruecos, estableció y dirigió una comunidad judía sionista cerca de París, donde se crió Schwarcz.

La primera visita a Israel que Schwarcz recuerda fue a la edad de cinco o seis años para el bar mitzvá de un primo, pero ciertamente estuvo aquí antes. Con gran cantidad de familiares en Israel, realizó viajes anuales durante su infancia. Como tal, no hubo un momento en el que Schwarcz no fuera consciente de la existencia de Israel. Y con tantas tías, tíos y primos que habían servido en las FDI, era natural que también ella terminara uniformada algún día.

Después de graduarse de una escuela secundaria judía con claras inclinaciones sionistas, Schwarcz vino a Israel en un programa posterior a la escuela secundaria con Masa Israel Journey. Pasó un año como voluntaria y aprendiendo más sobre Israel.

Con esos antecedentes, no fue una sorpresa para nadie cuando se unió a Tzofim Garin Tzabar como soldado solitario y se mudó al Kibutz Sde Eliyahu. Entró en una unidad de combate conocida como Caracal, compuesta por soldados de ambos sexos. La unidad toma su nombre del gato montés caracal, originario de África y Oriente Medio.

Soldados israelies del batallon Caracal (credito de la foto: AMIR COHEN – REUTERS) (archivo)

Aunque comenzó a aprender hebreo en la escuela secundaria e hizo ulpán en Israel, le da crédito al ejército por ayudarla a dominar el hebreo porque “si no hablas hebreo en el ejército, nadie te hablará en francés”, dijo.

Durante su servicio como soldado solitario, Schwarcz se entrenó como médica de combate y trató de forma rutinaria a compañeros soldados de combate que resultaron heridos en batalla. Tras su servicio militar original, se matriculó en IDC Herzliya, donde completó una licenciatura en administración de empresas y finanzas y una maestría en gobierno, contraterrorismo y seguridad nacional.

Cuando llegó el COVID, Schwarcz vivía con dos de sus hermanos. Uno estudiaba en el Technion y el otro en la Universidad de Ariel. En lugar de estar sola en su apartamento, regresó a su Francia natal, donde aceptó trabajos temporales para ocupar su tiempo.

El 7 de octubre, Schwarcz estaba en Nueva York. Como observa Shabat, no se enteró de lo sucedido hasta que encendió su teléfono el 8 de octubre. Para el 9 de octubre, estaba de regreso en Israel, empacada y lista para reunirse con su unidad.

Regresar a Israel para luchar en Gaza

Pasó tres meses en la zona fronteriza de Gaza, cuidando a los soldados heridos luchando en Gaza. Por la noche, los miembros de su unidad médica dormían en uno de los kibutzim de la frontera o en un campo cercano.

“Cuando hay soldados heridos, tenemos que estar allí en dos minutos”, explicó sobre por qué dormían tan cerca del frente.

Después de eso, la asignaron a una unidad de tanques, donde era la única médica en el campo con ellos y pasaba todos los días en Gaza.

En una circunstancia especialmente difícil, a ella y a un colega les dijeron que tenían que atender a un terrorista. “Me dijeron que tengo que encargarme de este terrorista. Estaba gravemente herido. Tenía que cuidar de él, sabiendo que este tipo tal vez mataba gente. Fue muy difícil para mí. Me dijeron que lo cuidara porque era muy importante para las investigaciones, así que le salvé la vida.

“Sabíamos con certeza que tenía información. Aun así, fue difícil salvarle la vida. Fue difícil utilizar nuestro suministro de sangre para salvarlo. Estaba trabajando con un paramédico y le pregunté: “¿Por qué hacemos esto para salvarle la vida?” Me dijo: “Tiene que vivir porque sabemos con certeza que tiene información”.

“Esto es lo que hacemos, pero fue muy duro”, confesó.

Schwarcz se encuentra actualmente en su tercera asignación como reservista, trabajando como médica de combate en Nablus lidiando con lo que ella llamó “el conflicto cotidiano en Judea y Samaria”.

Como judía religiosa, Schwarcz observó que “a veces es más difícil ser religioso en Israel que en el extranjero. En el ejército es muy difícil. Tenemos que romper el Shabat por pikuaj nefesh [la mitzvá de salvar vidas]. No podemos detenernos a guardar Shabat porque tenemos un trabajo que hacer”.

En su servicio de combate inicial, estuvo en una unidad exclusivamente femenina. “En el servicio de reserva, no entienden realmente lo que hace una chica en Gaza en combate. A veces no están de acuerdo”, especialmente porque algunos de los soldados con los que sirve estaban en el ejército antes de que las mujeres fueran admitidas en las unidades de combate.

Le ha resultado más difícil encontrar puestos como mujer. Ha sido la única mujer en una unidad cuando la única otra mujer en la base ocupaba un puesto administrativo. Los hombres con los que ha trabajado “tienen muchas preguntas”, dijo. Pero después de verla en acción, “cambiaron de opinión y comprendieron que tal vez una mujer pueda salvar el mundo”, dijo con una sonrisa.

Antes de volver a ponerse el uniforme, Schwarcz dirigió My Bookeuse, una empresa de viajes y planificación de eventos de lujo especializada en lugares exóticos como la isla mediterránea de Ibiza, la isla griega de Mykonos, Saint Tropez en la Riviera francesa y Dubai.

“Empecé cuando estaba en la universidad. Organizaba fiestas para gente en la universidad y en Tel Aviv”, informó.

Aunque la mayoría de sus clientes eran judíos, tenía algunos clientes de Catar.

Schwarcz, que habla francés, inglés y hebreo y entiende español, no está segura de qué pasará con My Bookeuse después de la guerra. Está abierta a la posibilidad de aplicar su educación de posgrado y buscar un puesto en el ámbito de la seguridad.

Aunque considera que su aliá fue un éxito, Schwarcz identifica su mayor desafío después de hacer aliá como “la cultura diferente; porque aunque conozcamos Israel, no es lo mismo que visitarlo. Existe una gran diferencia”.

También enfrentó otros desafíos. “Cuando llegué por primera vez a Israel, no conocía a mucha gente. No tenía familia cercana aquí”. No conocía muy bien a la familia que tenía y llegó antes de la gran ola de aliá desde Francia en 2012 y 2013.

En aquella ocasión, no había muchos jóvenes judíos franceses como ella. “Fue difícil. Resultó más fácil con el tiempo”, señaló.

¿Su consejo para los futuros olim franceses? “Si alguien quiere venir a Israel, tiene que estar preparado para hacerlo. Muchos olim franceses regresaron a Francia. Esperaban algo más y [Israel] no era lo que esperaban. A veces no se integraron con los israelíes. Se quedaron en Francia [mientras vivían] en Israel. [Una persona] tiene que estar preparada para ser israelí y no francesa en Israel. Entonces será más fácil venir aquí”, aconsejó.

“Simplemente tener la mente abierta y estar abierto a lo que [realmente] está sucediendo. Israel no es lo que piensas cuando eres mayor. Hay que entender que es un país duro. Vivimos en guerra todos los días. Cada día es la guerra. Todos los días hay un ataque terrorista”, dijo.

Por otro lado, “debido a la situación aquí, la gente está más viva que en otros países. Todos tienen opiniones y todos tienen algo que decir”.

A pesar de sus logros, Schwarcz no se considera única. “No soy una supermujer, así que sólo tu voluntad” determina tu éxito. “Sólo hay que tener la mente abierta y entender que somos un país especial. Estás en situaciones en las que no estarías si estuvieras en el extranjero.

“Mi hermano, cuando lo reclutaron, vio que era muy duro. Pero entendió que si yo lo hacía, todos pueden hacerlo”, concluyó.

Un artículo de Rivkah Lambert Adler, periodista independiente, publicado en The Jerusalem Post.

HANNAH SCHWARCZ, 31 DE PARÍS A RAMAT GAN, 2009

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Relacionadas

Lo más leído
Lo más reciente
Obituarios

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Política de privacidad