Durante las últimas dos semanas, las fuerzas de las FDI y el Shin Bet han estado realizando incursiones selectivas a nivel de división contra objetivos terroristas en el norte y centro de Gaza.

Las fuerzas operaron en las zonas de Shati y Tel al-Hawa en el norte de Gaza. Como parte de la operación, aproximadamente 120 terroristas de Hamás murieron y 20 sitios de infraestructura terrorista fueron destruidos.

Siguiendo la información de inteligencia del Shin Bet, las fuerzas llegaron a la entrada de un túnel cerca de una escuela de la UNRWA.

La entrada conducía a un túnel terrorista subterráneo que sirvió como un activo importante de la inteligencia militar de Hamás y pasaba por debajo del edificio que sirve como sede principal de la UNRWA en la Franja de Gaza.

El túnel tenía 700 metros de largo y 18 metros de profundidad y contenía varias puertas blindadas. Durante la operación se incautaron una amplia variedad de activos de inteligencia.

La inteligencia recién descubierta permitirá a las fuerzas operar contra objetivos adicionales de Hamás. El desmantelamiento del túnel debilita la capacidad de inteligencia de Hamás.

Las fuerzas localizaron infraestructura eléctrica dentro del túnel conectado a la sede principal de la UNRWA, bajo la cual se encontraba el túnel subterráneo, lo que indica que las instalaciones de la UNRWA suministraban electricidad al túnel.

Tras estos hallazgos y basándose en la inteligencia preliminar del Shin Bet, las fuerzas llevaron a cabo una redada selectiva en la sede central de la UNRWA, que contiene oficinas de varias organizaciones humanitarias e internacionales.

En el interior de las habitaciones del edificio se encontraron grandes cantidades de armas, entre ellas fusiles, municiones, granadas y explosivos.

La inteligencia y los documentos descubiertos en las oficinas de funcionarios de la UNRWA confirmaron que, de hecho, las oficinas también habían sido utilizadas por terroristas de Hamás.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío