Irán celebró los 45 años de su Revolución Islámica con una ceremonia este domingo en la que el presidente Ebrahim Raisi condenó a Israel por la guerra de Gaza y exigió su expulsión de las Naciones Unidas.

El apoyo a la causa palestina y las duras críticas a Estados Unidos (a menudo apodado el “Gran Satán” en Irán) e Israel dominaron las ceremonias que marcaron el aniversario.

En Teherán, Raisi acusó a la “entidad sionista”, término que Irán utiliza para referirse a Israel, de cometer “genocidio” en Gaza con el apoyo de Estados Unidos y otros países occidentales.

Sus partidarios corearon “Abajo Estados Unidos”, “Abajo Israel” y “Abajo el Reino Unido” en la plaza, donde se exhibían misiles y otros equipos militares de fabricación iraní.

Raisi exigió que “el bombardeo de Gaza debería detenerse lo antes posible” y declaró que “la muerte del régimen sionista ha llegado”, en su discurso ante miles de personas en la plaza Azadi en el oeste de Teherán.

“Creemos que uno de los pasos importantes que se deben tomar es la expulsión del régimen sionista de las Naciones Unidas“, dijo.

Durante las celebraciones, un paracaidista saltó de un avión mientras exhibía una bandera palestina.

Las multitudes ondearon banderas iraníes, corearon consignas y portaron pancartas con las tradicionales “Muerte a Estados Unidos” y “Muerte a Israel” escritas en ellas.

Algunos quemaron banderas estadounidenses e israelíes, una práctica común en las manifestaciones progubernamentales.

Los celebrantes en la plaza Azadi sostuvieron retratos del líder supremo, el ayatolá Ali Jamenei, así como del fundador de la República Islámica, el ayatolá Ruhollah Jomeini, y del popular general Qasem Soleimani, asesinado en un ataque estadounidense en enero de 2020.

Las procesiones partieron de varios puntos y convergieron en la plaza Azadi de la capital. La televisión estatal mostró multitudes en muchas ciudades y pueblos, afirmando que “millones de personas participaron en las manifestaciones” en todo el país.

En las celebraciones también participaron el comandante del poderoso Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, el general Mohammad Salami, y el general Esmail Ghaani, jefe de la fuerza expedicionaria de la Guardia Revolucionaria de Irán, mientras que el jefe del órgano judicial, Gholamhossein Mohseni Ejehi, fue en la manifestación en la ciudad central de Isfahán.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío