Según informes, altos funcionarios de seguridad israelíes trabajaron día y noche el domingo para calmar las preocupaciones egipcias sobre una inminente ofensiva militar israelí en la ciudad más meridional de Gaza, Rafah, mientras el presidente estadounidense Joe Biden advertía al primer ministro Benjamín Netanyahu que no siguiera adelante con la campaña sin un plan “creíble” para proteger a los civiles, informó The Times of Israel.

Las noticias del Canal 12 informaron el domingo por la tarde que altos funcionarios de la agencia de espionaje Mossad, la agencia de seguridad Shin Bet y las Fuerzas de Defensa de Israel habían estado en contacto con sus homólogos egipcios para disipar sus preocupaciones después de que Netanyahu dijera que enviar tropas a Rafah era necesario para ganar la guerra de cuatro meses contra Hamás.

Más de la mitad de los 2,3 millones de habitantes de Gaza han huido a Rafah para escapar de los combates en otras zonas, hacinados en extensos campamentos de tiendas de campaña y refugios gestionados por las Naciones Unidas cerca de la frontera. Egipto teme una afluencia masiva de cientos de miles de refugiados palestinos a quienes tal vez nunca se les permita regresar.

La campaña de Rafah es un objetivo crucial en la guerra para Israel, ya que sirve como refugio de contrabando para los grupos terroristas del enclave.

El domingo por la mañana, dos fuentes de seguridad egipcias dijeron que El Cairo había desplegado unos 40 tanques y vehículos blindados de transporte de personal en el noreste del Sinaí en las últimas dos semanas, como parte de una serie de medidas para reforzar la seguridad en su frontera con Gaza.

Según Canal 12, los funcionarios de seguridad dijeron a sus contactos egipcios que Israel no tomaría ninguna medida unilateral y que trabajarían en coordinación con El Cairo.

Egipto había amenazado con suspender su tratado de paz con Israel si enviaba tropas a Rafah, donde El Cairo teme que los combates puedan forzar el cierre de la principal ruta de suministro de ayuda del territorio asediado. También hubo informes de que Egipto había advertido a Hamás que debía llegar a un acuerdo de alto el fuego con rehenes con Israel en el plazo de dos semanas, o Israel se trasladaría a Rafah.

El domingo por la noche, los medios de comunicación hebreos informaron que el Jefe del Estado Mayor de las FDI, Herzi Halevi, dijo al gabinete que ya había aprobado una operación en Rafah tres veces y que el ejército estaba preparado para llevarla a cabo en cuanto reciba luz verde del gobierno.

Canal 12 también informó, sin citar fuentes, que las FDI preferirían que los civiles de Gaza actualmente refugiados en Rafah pudieran trasladarse al norte de la Franja como parte de un acuerdo de liberación de rehenes. En caso contrario, según el informe, el ejército tiene otras formas de operar en Rafah, sin especificar ninguna.

El ministro de Seguridad Nacional, Itamar Ben Gvir, frecuente crítico del gabinete del jefe de gabinete, discutió con Halevi el domingo sobre el hecho de que el ejército impidiera a los manifestantes contra la ayuda a Gaza llegar a Kerem Shalom, y sobre la ayuda humanitaria en general.

La zona había sido declarada zona militar cerrada el domingo, lo que hacía ilegal la presencia de civiles en ella tras días de protestas de activistas que obstaculizaban la entrada de mercancías a través del cruce.

La policia impide que activistas bloqueen camiones que transportan ayuda humanitaria a la Franja de Gaza en el cruce fronterizo de Kerem Shalom entre Israel y Gaza, en el sur de Israel, el 29 de enero de 2024. (AP/Tsafrir Abayov)

Horas antes, decenas de manifestantes fueron expulsados del cruce de Kerem Shalom tras instalar tiendas de campaña para bloquear la entrada de ayuda humanitaria a Gaza.

En las últimas semanas, grupos de manifestantes bloquearon el cruce en un intento de impedir que la ayuda humanitaria llegue a la población civil de Gaza mientras unos 136 israelíes permanecen cautivos de Hamás.

Biden preguntó a Netanyahu sobre el cruce de Kerem Shalom cuando hablaron el domingo, por primera vez desde que el presidente estadounidense calificó la campaña de Israel en Gaza como “exagerada”.

Inicialmente, el gobierno dijo que no permitiría la entrada de ayuda a Gaza.

Sin embargo, a finales de octubre, Israel lo permitió a través del cruce de Rafah, en la frontera de Gaza con Egipto. Desde entonces, Netanyahu ha dicho en múltiples ocasiones que sin una ayuda mínima a Gaza, Israel no podría completar sus objetivos en la guerra, debido a riesgos como la propagación de enfermedades en la Franja.

Camiones con ayuda humanitaria en el cruce fronterizo de Rafah, Egipto, camino a Gaza, 19 de noviembre de 2023. (AP/Amr Nabil, Archivo)

Como parte de un acuerdo de tregua temporal en noviembre, 105 rehenes fueron liberados e Israel prometió aumentar el número de camiones que transportaban ayuda a 200 por día, pero no pudo satisfacer la demanda con solo un cruce abierto. Como resultado, Netanyahu anunció a mediados de diciembre que Israel reabriría Kerem Shalom.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío