El primer ministro israelí Benjamín Netanyahu no aprobó el envío de una delegación israelí a El Cairo el jueves para mantener conversaciones de seguimiento sobre un posible acuerdo de rehenes, reportó Axios.

Proponer conversaciones de seguimiento parece ser un intento de los mediadores egipcios y cataríes de lograr avances en cuestiones no relacionadas con el principal punto conflictivo de las conversaciones (el número de prisioneros que Hamás quiere liberar) para crear continuidad y impulso para las negociaciones.

Los dos funcionarios israelíes dijeron que Netanyahu tomó la decisión de no enviar la delegación porque cree que sólo una posición israelí muy dura podría conducir a un acuerdo.

Los mediadores egipcios y cataríes propusieron celebrar conversaciones de seguimiento el jueves a un nivel inferior para discutir los elementos humanitarios de un posible acuerdo de rehenes, incluido el alcance de la ayuda que se permitiría ingresar a Gaza y la posibilidad de que los palestinos regresen a sus hogares en la parte norte de la Franja, dijeron los dos funcionarios.

Los jefes del equipo negociador israelí informaron a Netanyahu a su regreso de El Cairo el martes por la noche y le presentaron la propuesta para nuevas conversaciones.

El director del Mossad, David Barnea, y el jefe del Shin Bet, Ronen Bar, intentaron convencer a Netanyahu de que enviara la delegación a las conversaciones de seguimiento y dijeron que creían que se podía lograr progreso, pero rechazó su recomendación, dijo un funcionario israelí.

Esto se debe en gran medida a que Netanyahu cree que no tiene sentido continuar las conversaciones hasta que Hamás acepte suavizar su posición sobre el número de prisioneros que exige que sean liberados como parte de un acuerdo, dijeron los dos funcionarios israelíes.

La reunión del martes incluyó al director de la CIA, Bill Burns, al primer ministro catarí, Mohammed bin Abdulrahman Al Thani, a Barnea del Mossad y al jefe de inteligencia egipcio, Abbas Kamel.

La reunión terminó sin ningún avance, pero se avanzó en la comprensión de las brechas que deben cerrarse para entablar negociaciones que podrían conducir a un acuerdo, dijo a Axios una fuente israelí que fue informada de los detalles de la reunión.

“Fue una buena reunión y todas las partes que participaron están haciendo un esfuerzo significativo para tratar de lograr un avance”, dijo la fuente.

“Hubo un debate en profundidad sobre las diversas lagunas que aún persisten, incluida la cuestión de los prisioneros. Todas las partes se han ido con sus deberes, después de lo cual será posible comprobar si se cumplen las condiciones para unas negociaciones efectivas”, añadió la fuente.

La delegación israelí el martes estuvo en El Cairo sólo para escuchar, según órdenes de Netanyahu.

El primer ministro israelí acordó enviar una delegación a las conversaciones del martes después de que el presidente Biden le pidiera que lo hiciera durante el fin de semana.

Los negociadores israelíes insinuaron durante las conversaciones en El Cairo que un continuo impasse en las conversaciones sobre rehenes podría llevar a una operación israelí en Rafah, según un funcionario israelí.

“El equipo de negociaciones israelí dejó claro a los mediadores egipcios y cataríes que la próxima etapa de la guerra es Rafah“, dijo un funcionario israelí.

Ha habido una creciente preocupación a nivel mundial sobre una posible operación terrestre israelí en Rafah, donde más de 1,2 millones de palestinos se refugian de los combates.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío