En el complejo y prolongado conflicto palestino-israelí, la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA) emerge no solamente como una entidad dedicada a brindar asistencia humanitaria, sino también como un protagonista envuelto en controversias que suscitan un escrutinio minucioso. Esta organización, que se ampara bajo la noble fachada de sus labores presuntamente humanitarias, ha desempeñado, quizás sin intención directa, un papel significativo en la perpetuación de las tensiones, en vez de allanar el terreno hacia una solución conciliadora.

La UNRWA fue establecida con la intención de proporcionar alivio temporal y apoyo directo a los refugiados palestinos desplazados por el conflicto de 1948. Sin embargo, con el paso de los años, su mandato se ha visto envuelto en una complejidad creciente, extendiendo su operación más allá de la asistencia inmediata para adentrarse en el ámbito de la educación, la salud y el empleo, es decir, los palestinos son el único pueblo que goza de una oficina de Naciones Unidas dedicada exclusivamente a atender sus necesidades, y como consecuencia de ello, la UNRWA ha adoptado prácticas y actitudes “muy palestinas”.

Aunque las áreas que supuestamente trabaja la agencia referida son cruciales para el bienestar de cualquier comunidad, la forma en que la UNRWA ha abordado su misión ha contribuido a cristalizar una identidad refugiada perpetua entre generaciones de palestinos, sin ofrecer una solución definitiva o promover activamente la integración o repatriación, otra situación que es exclusiva para los palestinos y que no se ha concedido a ningún otro pueblo en la historia.

Además, la UNRWA se ha visto envuelta en polémicas que sugieren su utilización como plataforma por parte de facciones extremistas que impulsan el terrorismo radical islámico, primordialmente, el Hamas. Hay informes que indican que instalaciones de la UNRWA han sido usadas para almacenar armamento y como escudos para actividades militantes, lo cual no sólo compromete la neutralidad exigida a una agencia humanitaria de la ONU, sino que también pone en riesgo la seguridad de los mismos refugiados que busca proteger. Estas acciones contravienen los principios fundamentales de la ONU y socavan la confianza internacional en su capacidad para actuar como un mediador imparcial en el conflicto, cosa que definitivamente ha demostrado no poder ni querer hacer.

El ámbito educativo, uno de los pilares de la intervención de la UNRWA en Gaza, ha sido particularmente criticado por promover un currículo que, lejos de fomentar la paz y el entendimiento mutuo, parece perpetuar narrativas de victimización y resistencia. A través de materiales didácticos que constantemente incitan al odio y la violencia, la agencia contribuye a la sostenibilidad de una cultura de antagonismo, preparando el terreno para futuras generaciones marcadas por el conflicto, en lugar de abrir caminos hacia la reconciliación y la coexistencia pacífica.

Frente a estas realidades, se impone la necesidad de una revisión profunda y una reforma estructural de la UNRWA. Es esencial que dicha reforma aborde las fallas inherentes a la estrategia de la agencia, asegurando que sus programas y políticas no solo alivien las necesidades inmediatas de los refugiados, sino que también contribuyan activamente a una solución duradera del conflicto. Esto implicaría una reevaluación de sus métodos educativos, una garantía de transparencia en sus operaciones y una firme adhesión a la neutralidad, evitando que sus recursos sean explotados por grupos con agendas políticas o militares.

Mientras que la labor humanitaria de la UNRWA es indiscutiblemente vital para el sustento de innumerables familias palestinas, es imperativo que su enfoque y metodologías sean cuidadosamente escrutados y reajustados. Solo así, esta agencia podrá transformarse de un actor que inadvertidamente perpetúa el conflicto a uno que contribuye genuinamente a la paz y estabilidad en la región, facilitando el camino hacia una resolución equitativa y duradera del prolongado conflicto palestino-israelí.

Por otra parte, la progresión exponencial en el número de refugiados palestinos registrados por la UNRWA —de aproximadamente 750,000 en 1950 a más de 5.6 millones hoy— no refleja una escalada en la presunta crisis humanitaria, como podría hacerse parecer, sino demuestra una clara política institucionalizada de perpetuar el estatus de refugiado. Este crecimiento desmesurado, alimentado por la transmisión de estatus de refugiado de generación en generación, mantiene viva la llama del desplazamiento y victimización, obstaculizando cualquier avance hacia la integración o la autodeterminación. La pregunta que surge, entonces, es si este enfoque ha servido más para perpetuar una identidad basada en el estatus de refugiado que para aliviar la situación de quienes la UNRWA busca ayudar. Esto no sucede con ningún otro pueblo en el mundo.

Frente a estos desafíos, la reforma de la UNRWA se presenta no solo como necesaria, sino como urgente. Esta reforma debe ir más allá de meros ajustes administrativos para abordar las fallas estructurales que permiten la explotación de sus recursos y facilidades por grupos extremistas. La adopción de una supervisión independiente y rigurosa, junto con una revisión integral de los programas educativos para eliminar cualquier incitación al odio, son pasos esenciales para realinear la agencia con su mandato original.

La operación actual de la UNRWA en el conflicto palestino-israelí requiere una reconsideración crítica. Es imperativo que la comunidad internacional, en conjunto con los actores regionales, impulse una revisión profunda y una reforma sustancial de la UNRWA. La agencia debe redirigir sus esfuerzos hacia la promoción de la paz, la seguridad y la coexistencia pacífica, alejándose de cualquier práctica que perpetúe el conflicto.

Solo así, la UNRWA podrá volver a encarnar los principios de humanidad, neutralidad, imparcialidad y universalidad que deben guiar su misión. La tarea es compleja y desafiante, pero es esencial para avanzar hacia una solución justa y duradera del conflicto palestino-israelí, facilitando un futuro de paz y estabilidad para la región.

Este artículo ha sido publicado, en su versión en inglés, en el Times of Israel.