martes 25 de junio de 2024

Richard Kemp/ El consejo condescendiente de David Cameron condenaría a Israel a la derrota

David Cameron prácticamente ha pedido a Israel que se rinda ante Hamás cuando se prepara para destruir al grupo terrorista en Rafah. Porque ese es seguramente el significado de sus palabras del lunes: “Lo que queremos es una pausa inmediata en los combates y queremos que esa pausa conduzca a un alto el fuego”. Eso es exactamente lo que Hamás quiere y ha exigido a Israel: el fin de la guerra que está perdiendo catastróficamente.

¿Habría pedido Cameron un alto el fuego cuando las tropas aliadas se disponían a cruzar el Rin en marzo de 1945? Para entonces, millones de civiles alemanes habían muerto en los combates y era seguro que muchos más morirían a medida que la guerra avanzaba hacia la rendición incondicional de Alemania.

Por supuesto, Israel no puede detener su ofensiva ahora, como tampoco podían hacerlo entonces los aliados, y Cameron debe saberlo, tal como lo sabe Blinken. En realidad, sus palabras de advertencia a Israel equivalen a una señal de virtud dirigida a los elementos escépticos de Israel de sus electorados. Como un maestro de escuela sermoneando a un colegial recalcitrante, Cameron ha dicho a Israel que “se detenga y piense muy seriamente antes de tomar cualquier otra medida”.

¿A quién cree que le está hablando con desdén? ¿Cree seriamente que el gabinete de guerra y el estado mayor israelí no han estado trabajando día y noche durante meses, “pensando seriamente” en cada acción que toman en esta guerra? Mientras tanto, Blinken ha dicho a Israel que elabore un plan para minimizar las bajas civiles antes de lanzar la campaña contra Hamás en Rafah. En otras palabras, exactamente lo que ya están haciendo y han estado haciendo con considerable éxito desde que comenzó esta guerra.

Hasta ahora, las FDI han causado devastación en Hamás. Parece que el ejército terrorista ya no puede funcionar como una entidad coherente, y hay informes de que los altos líderes no pueden comunicarse con sus unidades de combate. Las FDI dicen que ahora deben ocuparse de los combatientes de Hamás que permanecen en Rafah, junto con los líderes terroristas allí.

Además de que existe una alta probabilidad de que muchos de los rehenes israelíes supervivientes se encuentren en la ciudad; de hecho, dos de ellos fueron rescatados en una notable operación de las fuerzas especiales el fin de semana. Destruir a Hamás en Rafah no es negociable, como tampoco lo es rescatar a tantos rehenes como sea posible.

Cameron, a quien, según informes, un general le dijo una vez que el servicio en la fuerza de cadetes de Eton no le proporcionó experiencia militar, dice que cree que “es imposible ver cómo se puede librar una guerra entre esta gente. No tienen adónde ir”. Pero las FDI encontrarán un lugar al que puedan ir y se asegurarán de que sepan dónde está y cómo llegar allí. De hecho, muchos ya han comenzado a trasladarse al norte. No sólo eso, sino que las FDI seguramente encontrarán una manera de permitir que las agencias humanitarias les hagan llegar la mayor ayuda posible, un desafío inmenso con los dos puntos fronterizos existentes que desembocan en el área de Rafah.

Si Cameron se hubiera salido con la suya y la operación en Rafah se hubiera suspendido o cancelado, ¿qué sentido habrían tenido los últimos meses de combates dentro de Gaza? Los restos de Hamás rápidamente se reagruparían, rearmarían y renovarían sus décadas de agresión violenta contra civiles israelíes.

Además, una victoria israelí en Gaza también podría evitar una conflagración potencialmente mayor en el Líbano. Hasta ahora, Hezbolá ha tenido cuidado de restringir sus ataques a la zona fronteriza israelí, a pesar de su capacidad de atacar mucho más profundamente en Israel. El miedo a su propia destrucción que ha creado esta reticencia se reforzará a medida que avance la guerra de Gaza.

Quienes exigen que Israel deje de luchar no entienden que eso haría más probable una guerra a gran escala en el norte. Si realmente quieren poner fin al derramamiento de sangre en la región y aumentar las perspectivas de éxito diplomático contra Hezbolá, deberían pedir a Hamás que entregue a los rehenes y se rinda incondicionalmente, sin darles esperanzas condenando la futura continuación de la guerra por parte de Israel.

Artículo de opinión de Richard Kemp publicado por The Telegraph

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Política de privacidad