El grupo terrorista palestino Hamás está profundamente arraigado entre población no combatiente en Gaza y ha construido deliberadamente su infraestructura terrorista en áreas civiles en todo el enclave, dijo el lunes el portavoz de las FDI, el contraalmirante Daniel Hagari, recogió The Times of Israel.

En un artículo de opinión del Wall Street Journal, el portavoz de las FDI dice que los combates militares en Gaza tienen “el corazón apesadumbrado” y es “consciente de la trágica pérdida de vidas civiles”.

Hagari escribió que cuatro meses después de la invasión terrestre en Gaza, las Fuerzas de Defensa de Israel descubrieron que “Hamás ha integrado sistemáticamente su infraestructura terrorista dentro y debajo de áreas civiles en Gaza como parte de su estrategia de escudos humanos” y opera en áreas civiles y zonas humanitarias para organizar ataques.

“Las tropas de las FDI descubrieron que la mayoría de los hogares en Gaza tienen túneles terroristas debajo o escondites de armas en su interior, y la mayoría de las escuelas, mezquitas, hospitales e instituciones internacionales han sido utilizadas por Hamás para sus operaciones militares”, dijo.

Hamás, al frente de Gaza durante 16 años, “ha obligado a sus habitantes a permanecer en zonas de combate activas bloqueando sus intentos de evadir el peligro. Cuando los civiles logran llegar a las zonas más seguras a las que los guiamos, Hamás se traslada a esas zonas y convierte las zonas humanitarias en zonas de preparación para nuevos ataques”, dijo.

 

El modus operandi del grupo terrorista también implica “instruir a los terroristas a vestirse de civil” y “librar la guerra desde dentro y debajo de los hospitales” para explotar el derecho internacional y la simpatía del público como “un escudo para sus actividades militares”.

 

El ejército de Israel, dijo, estaba librando una guerra compleja en el enclave palestino “con gran pesar” y es “consciente de la trágica pérdida de vidas civiles en ambos lados”.

Las cifras no verificadas de Hamás apuntan a alrededor de 30.000 habitantes de Gaza muertos en la guerra, o poco más del 1 por ciento del total estimado de población en la Franja, desde el inicio de la guerra el 7 de octubre.

Según Israel, al menos 12.000 eran agentes terroristas.

El ejército hace esfuerzos significativos para minimizar las muertes de civiles de Gaza, incluso evacuando zonas de combate, pero Hamás utiliza activamente a los civiles como escudos humanos, ubicando bases de operaciones debajo de hospitales y lanzando cohetes desde escuelas y refugios, construyendo túneles debajo de las habitaciones de los niños, almacenando armas dentro y alrededor de escuelas y mezquitas, y más, en medio de la guerra en curso.

Terroristas de Hamás capturados confirmado algunas afirmaciones sobre escudos humanos, explicando, por ejemplo, que Hamás sabe que Israel no atacará hospitales, centros e instalaciones médicas.

Soldado israeli muestra a los medios un tunel subterraneo encontrado debajo del Hospital Shifa en la ciudad de Gaza, el 22 de noviembre de 2023. (AP/Victor R. Caivano, Archivo)

Hagari señaló en su artículo el contraste entre la estrategia de Hamás de utilizar escudos humanos y la masacre asesina cometida por miles de sus terroristas el 7 de octubre, que describe como “espectáculo meticulosamente coreografiado de salvajismo y sadismo” en el que terroristas de Hamás “asesinan, violan y queman vivas sin piedad a familias israelíes, documentando sus crímenes con GoPros y teléfonos móviles”.

“Los terroristas incluso transmitieron en vivo sus atrocidades en las cuentas de redes sociales de sus víctimas”, dijo Hagari, y agregó que el ataque sin precedentes fue “posiblemente el ataque mejor documentado de la historia”.

Además de las imágenes de las cámaras corporales y de los teléfonos móviles tomadas por los propios terroristas, así como de los vídeos de vigilancia que muestran los asesinatos indiscriminados del 7 de octubre, en algunos casos los terroristas utilizaron los perfiles de las redes sociales de sus víctimas para publicar actos de terror y asesinatos transmitidos en directo.

Hagari añade que cuando “los combates se trasladaron a Gaza, Hamás pasó de masacrar a civiles israelíes a esconderse detrás de los civiles de Gaza”.

“Nuestra guerra es contra Hamás, no contra el pueblo de Gaza, razón por la cual tomamos amplias medidas para minimizar el daño a los civiles que Hamás pone en el fuego cruzado. Libramos esta guerra con gran pesar, conscientes de la trágica pérdida de vidas civiles en ambos lados”, escribió Hagari, reiterando los objetivos de guerra de Israel de “desmantelar a Hamás y recuperar a nuestros rehenes” y “no destruir Gaza ni desplazar a su pueblo”.

La estrategia de Israel, dijo, es “consistente y clara: garantizar que el 7 de octubre nunca vuelva a ocurrir”.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío