El emir de Catar habló este martes de “una carrera contra el tiempo” para lograr la liberación de los rehenes israelíes retenidos por Hamás en la Franja de Gaza, informó The Times of Israel.

El jeque Tamim bin Hamad Al Thani habló durante una visita a Francia, en una cena en su honor con su anfitrión, el presidente francés Emmanuel Macron. Señaló que sus dos países están trabajando intensamente en la diplomacia de Gaza.

Sus comentarios se produjeron en medio detalles de una propuesta estadounidense para una pausa acordada en la que unos 40 rehenes serían liberados, incluidos detalles sobre lo que se espera sea un elemento clave: el número de prisioneros de seguridad palestinos retenidos en Israel que serían liberados a cambio de cada rehén liberado.

Los informes fijan la proporción en alrededor de diez a uno.

“El mundo ve un genocidio del pueblo palestino. El hambre, los desplazamientos forzados y los bombardeos salvajes se utilizan como armas. Y la comunidad internacional todavía no ha logrado adoptar una posición unificada para poner fin a la guerra en Gaza y proporcionar el mínimo estricto de protección a los niños, las mujeres y los civiles”, dijo Al Thani en París.

“Estamos en una carrera contra el tiempo para devolver a los rehenes a sus familias y al mismo tiempo debemos trabajar para poner fin al sufrimiento del pueblo palestino”, instó.

Según los reportes, Israel liberaría a 21 prisioneros de seguridad palestinos a cambio de las 7 mujeres israelíes que debían haber sido liberadas el último día de la tregua anterior, a finales de noviembre, cuando Hamás incumplió los términos y esta colapsó.

90 prisioneros de seguridad palestinos serían liberados a cambio de 5 mujeres soldados israelíes mantenidas como rehenes, una proporción de 18 a uno. Se informó que 15 de esos prisioneros serían terroristas asesinos importantes.

Otros 90 prisioneros serían liberados a cambio de 15 hombres entre los rehenes mayores de 50 años, una proporción de seis a uno.

156 prisioneros serían liberados a cambio de 13 rehenes varones israelíes que están enfermos o heridos, una proporción de 12 a uno.

Finalmente, otros 40 prisioneros de seguridad palestinos que fueron liberados en el acuerdo de 2011 para la liberación del soldado Gilad Shalit, pero que desde entonces han sido arrestados nuevamente por nuevas actividades terroristas, también serían liberados.

A pesar de un optimismo expresado el lunes por el presidente estadounidense Joe Biden, tanto los funcionarios israelíes como los de Hamás restaron importancia a cualquier sensación de progreso.

Los reportes también indican que las partes también están discutiendo cuántos palestinos se les permitiría regresar al norte de Gaza y si limitar su regreso a mujeres y hombres mayores de 50 años.

Las conversaciones también están determinando de qué áreas de Gaza Israel retiraría sus tropas. Jerusalén quiere que Hamas se abstenga de utilizar aquellas que dejó como escenario para ataques.

También quiere que Hamás deje de disparar cohetes contra el sur de Israel. Hasta ahora Hamás ha rechazado ambas demandas.

El inicio del Ramadán, que se espera que sea alrededor del 10 de marzo, se considera una fecha límite no oficial para un alto el fuego.

El mes es una época de mayor observancia religiosa y ayuno desde el amanecer hasta el anochecer para cientos de millones de musulmanes en todo el mundo.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío