El jefe de Hamás, Ismail Haniyeh, afirmó este miércoles que el grupo terrorista está mostrando flexibilidad en las negociaciones con Israel sobre un posible acuerdo de liberación de rehenes, pero que al mismo tiempo está dispuesto a seguir luchando, informó The Times of Israel.

En un discurso televisado, Haniyeh también llamó a los palestinos en Jerusalén y Judea y Samaria a marchar a la mezquita de Al-Aqsa para orar el primer día del Ramadán, el 10 de marzo, aparentemente aumentando las apuestas en las conversaciones indirectas para un acuerdo de tregua.

El Monte del Templo de Jerusalén es el lugar más sagrado del judaísmo, donde alguna vez estuvieron dos templos bíblicos, y la Mezquita de Al-Aqsa ubicada allí es el tercer lugar más sagrado del islam, lo que la convierte en un punto central del conflicto palestino-israelí.

Israel dijo este lunes que permitirá las oraciones del Ramadán en la mezquita durante el próximo mes sagrado, pero dijo que habrá límites según las necesidades de seguridad, preparando el escenario para posibles enfrentamientos si multitudes de palestinos haen caso el llamado de Haniyeh.

El ministro de Defensa, Yoav Gallant, acusó el martes a Hamás de intentar “secuestrar el Ramadán, con énfasis en el Monte del Templo y Jerusalén, y convertirlo en la segunda fase de su plan que comenzó el 7 de octubre”.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo el lunes que espera que el próximo lunes se llegara a un acuerdo entre Israel y Hamás que permitiera un alto el fuego temporal en Gaza y la liberación de los rehenes.

A pesar del optimismo de Biden, Israel y Hamás parecen estar lejos de estar de acuerdo sobre los términos del acuerdo, que supuestamente incluye una pausa de seis semanas en los combates y la liberación de unos 40 rehenes a cambio de 400 reos palestinos.

Un reporte de la Radio del Ejército de este miércoles dijo que los representantes de Hamás habían calificado el esquema propuesto presentado por los mediadores como “un documento sionista”, y objetaron el hecho de que no accedió a la demanda de Hamás de poner fin a la guerra, no incluye un acuerdo israelí para el regreso completo al norte de Gaza de los civiles desplazados, y preveía lo que el grupo consideraba como la liberación de muy pocos reos palestinos.

Al mismo tiempo, Hamás aún no ha proporcionado a Israel una lista de los rehenes vivos que tiene, y fuentes israelíes han dicho que las negociaciones no pueden continuar sin ella.

Se espera que el gabinete de seguridad de Israel se reúna el jueves en medio de esfuerzos para asegurar el acuerdo.

A pesar del lento ritmo de las negociaciones, el presidente de Egipto, Abdel Fattah el-Sissi, expresó este miércoles su esperanza de que pronto se llegue a un acuerdo.

“Esperamos que en los próximos días alcancemos un alto el fuego y que haya un verdadero alivio para el pueblo de Gaza“, dijo.

En su discurso, Haniyeh también pidió al autodenominado Eje de Resistencia (compuesto por Hezbolá, Irán, los hutíes y la Resistencia Islámica en Irak), así como a los países árabes, a que intensifiquen su apoyo a los palestinos en Gaza.

“Es deber de las naciones árabes e islámicas tomar la iniciativa para romper la conspiración del hambre en Gaza“, dijo Haniyeh, refiriéndose a la insuficiencia de alimentos para los civiles de Gaza.

Si bien las agencias de las Naciones Unidas y los grupos de ayuda han dicho que la guerra en curso ha hecho cada vez más difícil llevar ayuda vital a gran parte del enclave costero, Israel ha culpado a las organizaciones humanitarias dentro de Gaza, diciendo que cientos de camiones llenos de suministros están inactivos en el lado palestino de el cruce de Kerem Shalom.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Israel no está solo

En la batalla de la información, estamos al frente
Llegamos a 8 millones de personas al mes
Únete a la defensa del único Estado Judío
Se parte de la Comunidad Enlace Judio

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈