viernes 12 de julio de 2024

Bret Stephens/ El nuevo negacionismo de la violación

Compañeros de viaje de Hamás e idiotas útiles en Occidente, la mayoría autodenominados progresistas, repiten como loros ese negacionismo frente a pruebas poderosas y profundamente investigadas de violaciones generalizadas.

El 7 de octubre, Hamás invadió Israel y se filmó cometiendo decenas de atrocidades contra los derechos humanos. Algunas de las imágenes fueron capturadas posteriormente por el ejército israelí y proyectadas a cientos de periodistas, incluido yo. El “sadismo puro y depredador”, como lo describió el escritor del Atlantic Graeme Wood, no tiene fondo, según publicación en The New York Times.

Sin embargo, Hamás niega que sus hombres hayan agredido sexualmente a israelíes y califica las acusaciones de “mentiras y calumnias contra los palestinos y su resistencia”. Y los compañeros de viaje de Hamás e idiotas útiles en Occidente, la mayoría de ellos autodenominados progresistas, repiten como loros ese negacionismo frente a pruebas poderosas y profundamente investigadas de violaciones generalizadas, documentadas más recientemente en un informe de las Naciones Unidas publicado el lunes.

La pregunta interesante es, ¿por qué? ¿Por qué negarse a creer que Hamás, que masacró a niños en sus camas, tomó a mujeres ancianas como rehenes e incineró a familias en sus hogares, sería capaz de hacer eso?

Llegaré a eso en un momento, pero primero vale la pena observar las formas que adopta este negacionismo. Un método es reconocer, como lo expresó un artículo reciente, que “la agresión sexual pudo haber ocurrido el 7 de octubre”, pero nadie ha demostrado realmente que fuera parte de un patrón organizado. Otra es plantear preguntas sobre diversos detalles de las historias para sugerir que si hay un solo error, o un testigo cuyo testimonio es en absoluto inconsistente, todo el relato también debe ser falso y deshonesto. Una tercera es tratar cualquier cosa que diga un israelí como inherentemente sospechosa.

Y por último, está el hecho de que apenas hay testigos de las agresiones. ¿Dónde están las mujeres que supuestamente fueron violadas? ¿Por qué no hablan?

La respuesta a esa última pregunta es la más sombría: abrumadoramente, las mujeres que podrían haber hablado están muertas, por la sencilla razón de que cualquier israelí que se acercó lo suficiente a un terrorista para ser violado estaba lo suficientemente cerca para ser asesinado. En cuanto a la credibilidad de los testigos israelíes, ¿a quién más –aparte de los primeros intervinientes que encontraron a las víctimas de primera mano– se debería entrevistar y citar por cualquiera que investigue esto? En los misóginos tribunales de Irán, el testimonio legal de una mujer vale la mitad que el de un hombre. En los rincones de la izquierda que odian a Israel, el valor de los testigos israelíes parece ser aún menor.

Pero son los dos primeros tipos de negacionismo los que en cierto modo son los más impactantes, porque también son los más hipócritas.

¿No fueron los progresistas quienes, durante la saga de Brett Kavanaugh, enfatizaron que las discrepancias ocasionales en el recuerdo de eventos traumáticos son absolutamente normales? ¿Y desde cuándo los progresistas han insistido en que la carga de la prueba para demostrar un patrón de agresión sexual recae en las víctimas, la mayoría de cuyas voces, en este caso, han sido silenciadas para siempre?

Con qué rapidez la extrema izquierda pasa de “creer a las mujeres” a “creer a Hamás” cuando cambia la identidad de la víctima. Si, Dios no lo quiera, una pandilla de Proud Boys descendiera a Los Ángeles para llevar a cabo el tipo de atrocidades que Hamás llevó a cabo en las comunidades israelíes, estoy bastante seguro de que nadie en la izquierda dedicaría energía alguna a tratar de encontrar agujeros en quiénes fueron violada, y mucho menos cómo o cuándo.

Es en este clima ideológico que recibimos el informe de la ONU. En cierto modo es un hito, aunque sólo sea porque la ONU nunca ha simpatizado con el Estado judío y fue escandalosamente lenta incluso en darse cuenta de las primeras pruebas de agresiones sexuales. Para cualquiera que mantenga una mente razonablemente abierta pero todavía tenga dudas, el informe señala, entre otros detalles, “al menos dos incidentes de violación de cadáveres de mujeres”, “cuerpos encontrados desnudos y/o atados, y en un caso amordazados, e “información clara y convincente de que se produjeron actos de violencia sexual, incluidas violaciones, torturas sexualizadas y tratos crueles, inhumanos y degradantes contra algunas mujeres y niños” durante su permanencia como rehenes.

Eso debería ser más que suficiente. No lo será. Un amplio y creciente rincón de Occidente se niega a aceptar que la guerra de Israel en Gaza sea una respuesta al mal, o que los israelíes puedan ser víctimas de alguna manera. Perturba la narrativa de la guerra en Gaza como un caso de fuertes contra débiles, de colonos israelíes colonialistas contra víctimas justas e indígenas.

Los críticos honestos de las políticas de Israel pueden plantear serias objeciones y al mismo tiempo reconocer con franqueza las horribles circunstancias que pusieron en marcha esas políticas. Lo que estamos viendo en cambio son críticos deshonestos, que cuestionan deshonestamente esas circunstancias para poder apuntar a la existencia del propio Israel.

Las personas serias deberían saber de qué se trataba una versión más antigua del negacionismo antisemita: una serie constante de minucias fácticas, inversiones lógicas y prestidigitación retórica destinadas a ofuscar y negar el mayor crimen de la historia. También deberían entender el objetivo: que al negar las atrocidades pasadas, allanaron el camino para las siguientes. Los que hoy niegan la violación no son mejores que sus antepasados.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

 

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Política de privacidad