Maya Regev, liberada del cautiverio de Hamás, afirmó este martes en un comité de la Knéset que “todas las mujeres secuestradas en Gaza están sufriendo acoso sexual de una forma u otra”. Pidió al gobierno de Israel tomar medidas inmediatas para liberar al resto de los rehenes y posponer el receso programado de la Knéset, informó Haaretz.

Regev asistió a una reunión del Comité de la Knéset sobre la Condición de la Mujer e Igualdad de Género, junto con otras rehenes liberadas y familiares de secuestrados por Hamás.

“Estamos en un debate de emergencia sobre la situación de las mujeres en Gaza. En lo que a mí respecta, desde el 7 de octubre, cada discusión es una emergencia, cada día es un día de emergencia. Cada minuto es importante”, expresó.

Regev criticó duramente a los miembros de la Knéset por el receso programado de la legislatura: “¿Qué harán las mujeres allí? ¿Las mujeres y las jóvenes se sentarán y esperarán a que la Knéset y el gobierno regresen a sus asientos y decidan qué hacer?”

“Cada mujer ahí está sufriendo acoso sexual de una forma u otra, no importa cómo trates de endulzarlo. Están esperando que alguien las salve. Confían en ustedes, en el gobierno, el Estado que las abandonó una vez. Y como dijeron aquí, cada día, disminuye el número de personas que pueden salvar. Nunca hubiera creído que tomaría tanto tiempo, otro día y otro día. Regresé después de 50 días… No quiero imaginar lo que están pasando allí 179 días”, continuó Regev.

Orly Gilboa, madre de la soldado secuestrada Daniela Gilboa, dijo: “Hace tres semanas ya pensaba que el acuerdo de rehenes estaba ocurriendo. Y luego esta agitación una vez más. Esperamos que ahora todos los involucrados en las negociaciones se den cuenta que ya es suficiente, que no hay tiempo. Tenemos que dar este paso, debemos traerlos a todos a casa”.

“Sabemos que hay la posibilidad de un acuerdo que traerá a 40 secuestrados a casa, y debemos hacer todo lo posible para que eso suceda. Imaginen que su hija está allí; no es solo un eslogan. ¿Qué harían ustedes? Los habrían traído de vuelta, no tengo ninguna duda, no hubieran sido necesarios tantos días”.

Sharon Cunio-Alony, liberada del cautiverio de Hamás mientras su marido aún se encuentra retenido en Gaza, dijo: “Ser una mujer en cautiverio significa vivir con miedo constante de que te puedan lastimar, de que no hay alguien para salvarte y que estás a merced de Hamás“.

“Cada minuto es una eternidad, cualquier movimiento de los terroristas te hace apretar el estómago. ¿Me hará daño? ¿Se llevará a una de mis hijas? Lo que yo quiera es irrelevante, solo él decide lo que me sucederá en el próximo minuto. Solo él decide si mis hijas pueden abrazarme para calmar su miedo, y no hay un final a la vista”.

Cunio-Alony pidió al gobierno un acuerdo para la liberación de todos, incluidos los hombres. “No tienen derecho a abandonarnos otra vez… los hombres también están siendo abusados”, enfatizó.

“El debate de esta mañana es sumamente importante. Como mujer que estuvo allí, puedo decirles que el temor es interminable”, añadió.

“El miedo paralizante y la impotencia son ahora una parte inseparable de mi día a día. Nuestro corazón sigue ahí, y me refiero a mi marido, David. Cada golpe a la puerta me hace pensar que podrían ser las peores noticias, que tendré que decirles a mis hijas que su padre fue asesinado por la gente mala en Gaza. David es mi fuerza, no hay nadie que me abrace”.

Shira Elbag, madre de la soldado secuestrada Liri Elbag dijo: “Nuestras hijas sufren miseria todos los días, daño tanto a sus cuerpos como a su espíritu. Mi Liri era esclava de habitantes de Gaza en sus hogares. Limpiaba, cocinaba, no le permitían comer, tenía que jugar con los niños y hacía muchas cosas desagradables que la humillaban”.

“Todos los encargados de tomar decisiones deben ser conscientes de las violaciones que ocurren en Gaza. Están siendo violadas todos los días y ustedes lo ignoran”.

Yaffa Ohad, tía de Noa Argamani, secuestrada en el festival de música Nova, dijo que “la madre de Noa está muy enferma y se encuentra mal. A este paso, no creo que Noa tenga ni una hora para ver a su madre. Desde el testimonio de Amit Sousanna, los pensamientos no dejan descansar la mente. ¡No tenemos tiempo! Pido al Primer Ministro y al gabinete, no soy militar ni política, dennos un poco de esperanza”.

Ningún ministro asistió a la reunión del comité. Solo tres diputados de la coalición estuvieron presentes: Mijal Woldiger (Hatzionut Hadatit), Almog Cohen (Otzmá Yehudit) y Eli Dallal (Likud).

En otro comité, Amit Shem Tov, hermano del rehén Omer Shem Tov, preguntó a los miembros de la Knéset: “¿Qué están haciendo para traer de vuelta a Omer?”. A lo que respondió el diputado Yaakov Asher (Yahadut Hatorá), “Les hemos dicho a todos los encargados de tomar de decisiones: no bloquearemos ninguna resolución o acuerdo sobre este asunto”.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudío