El ministro Benny Gantz pidió este miércoles que Israel vaya a elecciones el próximo mes de septiembre, informó The Jerusalem Post.

La declaración fue la primera vez que Gantz mencionó un mes específico como objetivo para una elección desde que se unió al primer ministro Benjamín Netanyahu en un gobierno de emergencia días después de la masacre de Hamás en octubre.

Gantz dijo que había hablado con “líderes políticos” en las últimas semanas sobre el tema, actualizó al primer ministro y que “continuará el diálogo sobre el tema”.

Según Gantz, un acuerdo para celebrar elecciones le dará a Israel tiempo para continuar sus esfuerzos de guerra y al mismo tiempo permitirá a los ciudadanos de Israel saber que “pronto se renovará la confianza entre nosotros”.

También evitará un cisma entre el pueblo y, con suerte, conducirá a que otros líderes “sionistas y responsables” se unan al gobierno durante el período provisional. También argumentó que esto le daría a Israel respaldo internacional.

La declaración de Gantz se produjo una noche después de una tormentosa protesta en Jerusalén en la que un manifestante arrojó una antorcha a un oficial de caballería de la policía y los agentes utilizaron la fuerza contra familiares de los rehenes. “Lo que Israel necesita es tranquilidad en las urnas y no llamas en las calles”, dijo Gantz.

Gantz no llegó a decir que abandonaría el gobierno si el primer ministro no aceptaba su exigencia. “Haremos todo lo posible para que nuestra propuesta sea aceptada; no detallaré lo que dijo Netanyahu en respuesta”, afirmó.

El llamado de Gantz a una elección se produjo después de que el diputado Gideon Sa’ar convocara esta semana también a elecciones, pero para enero de 2025.

El Likud respondió: “En un momento fatídico para el Estado de Israel y en medio de una guerra, Benny Gantz debe dejar de involucrarse en política mezquina sólo por la desintegración de su partido. Una elección ahora necesariamente traerá parálisis, división, afectará los combates en Rafah y perjudicará críticamente las posibilidades de un acuerdo. El gobierno continuará hasta alcanzar todos los objetivos de la guerra”.

El líder de la oposición, Yair Lapid, dijo en respuesta que Israel no podía esperar otros seis meses para que “el peor, más peligroso y más fallido gobierno de la historia del país se vaya a casa”. Más bien, es necesario derrocar al gobierno “lo antes posible”, afirmó Lapid.

El exdiputado y posible próximo líder de la izquierda sionista parlamentaria, Yair Golan, afirmó que el discurso demuestra que en la “elección entre salvar al Estado de Israel y salvar al catastrófico gobierno de Netanyahu, Gantz eligió lo último, y no por vez primera”.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío