Es difícil imaginar que el tan esperado ataque de Irán contra Israel pudiera ser peor para la República Islámica.

Mientras aumenta la presión para poner fin a la lucha contra Hamás, Teherán une a los aliados para frustrar un ataque sin precedentes con misiles y drones, en recordatorio de una amenaza regional más amplia.

Teherán ha estado mostrando debilidad durante meses. El 3 de enero, terroristas del Estado Islámico mataron al menos a 84 personas en dos explosiones cerca de la tumba del general Qassem Soleimani, jefe de la Fuerza Quds de élite de Irán, cuando conmemoraban el cuarto aniversario de su muerte en un ataque con aviones no tripulados estadounidenses en Irak cuatro años antes.

El mes anterior, Jaish al-Adl, un grupo terrorista sunita, mató a 11 policías iraníes.

Desesperado por mostrar algo de fuerza, Irán lanzó misiles contra Pakistán, diciendo que apuntaban a Jaish al-Adl. Pero Pakistán, con armas nucleares, no retrocedió y contraatacó con misiles y aviones de combate dentro de Irán: el primer ataque con bombas en suelo iraní desde la guerra entre Irán e Irak en la década de 1980, según The Times of Israel.

Descubierto su farol, Irán accedió a reducir la tensión.

Pero es a lo largo de las fronteras de Israel donde Irán ha visto su credibilidad bajo mayor presión.

Un partidario del lider libanes de Hezbola, Sayyed Hassan Nasrallah, con fotografias del difunto comandante de la Fuerza Quds de Iran, Qassem Soleimani, durante una manifestacion en la conmemoracion anual de los lideres asesinados por Hezbola en los suburbios del sur de Beirut, Libano, el 16 de febrero de 2020 (credito: REUTERS/AZIZ TAHER) (archivo)

Mientras Israel lucha por localizar y atacar a los líderes de Hamás en Gaza, ha demostrado una sorprendente capacidad y voluntad para eliminar a los funcionarios iraníes en Siria. Hace dos semanas, Israel supuestamente asesinó al principal funcionario del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica en Siria, Mohammad Reza Zahedi, y a su adjunto, Mohammad Haj Rahimi. En diciembre, el oficial superior del IRGC, el brigadier general Razi Mousavi murió en un presunto ataque aéreo israelí en Damasco.

Irán tenía que mostrar a sus representantes regionales, y a sus propios ciudadanos, que podía obtener un precio de Israel, especialmente después de que Hamás había demostrado que Israel podía ser humillado por su ataque sorpresa del 7 de octubre.

El resultado fue, cuando menos, decepcionante.

Los ataques ocurridos durante la noche del sábado al domingo sólo lograron herir a una niña israelí musulmana de 7 años.

“Es un poco patético”, dijo Danielle Pletka, investigadora principal del American Enterprise Institute en Washington, DC. “Este no es el resultado que esperaban”.

El funeral del mayor general Mohammad Reza Zahedi, en su ciudad natal de Isfahan, Iran (TASNIM)

Incluso entre los aliados más cercanos de Israel, había aumentado la presión para poner fin a la guerra en la Franja de Gaza. Desde el 7 de octubre, la atención se había desplazado hacia los sufridos civiles de Gaza, y el mundo perdió de vista la necesidad de derrotar decisivamente a Hamás en el campo de batalla.

Con su ataque con misiles y drones contra Israel, Irán logró unir a Estados Unidos y las principales potencias europeas al lado de Israel. No sólo expresaron su apoyo inequívoco a Israel; Estados Unidos, el Reino Unido y Francia participaron activamente en su defensa, utilizando una red de satélites, aviones y radares terrestres y marítimos.

Y en lugar de que el Consejo de Seguridad de la ONU discuta la necesidad de un alto el fuego en Gaza, el domingo debatirá la amenaza iraní y el derecho de Israel a la autodefensa, y tres miembros permanentes seguramente se unirán para condenar a Teherán y Moscú.

Mientras tanto, Hamás defendió públicamente el ataque.

No podría haber mejor recordatorio para los inestables aliados de Israel de lo que está en juego en Gaza para la región y para el mundo.

Incluso Jordania, que ha estado criticando crudamente a Israel desde el 7 de octubre, defendió al Estado judío.

El Reino Hachemita ha estado bajo una creciente presión por parte de Irán y sus milicias chiítas aliadas en los últimos meses –Teherán incluso amenazó con atacar Jordania si cooperaba con Israel en la defensa contra el ataque del sábado– y obtuvo otro importante recordatorio de que Israel es el único país que responde militarmente contra los designios iraníes en la región.

Teherán volvió a centrar la atención árabe en la importancia de detener el programa nuclear de Irán, sostuvo Pletka: “Están viendo el ataque y diciendo: ‘Fue mal’. ¿Qué habría pasado si tuvieran armas nucleares?’”

Irán inauguró oficialmente la coalición de defensa regional en la que se ha estado trabajando durante la última década”, observó el teórico militar israelí Brigadier General (res.) Eran Ortal.

El almirante Rob Bauer, residente del Comite Militar de la OTAN, en su reciente visita a Israel. (OTAN)

Irán dio a Israel su primer logro estratégico en esta guerra”, continuó.

Los ataques iraníes también lograron presionar al Partido Republicano para acelerar un proyecto de ley de ayuda a Israel, que de otro modo habría quedado estancado en la Cámara.

La naturaleza del ataque iraní –una mezcla de misiles y drones a diferentes velocidades– fue otro recordatorio de que la lucha de Israel contra Hamás es parte de una lucha democrática occidental más amplia contra el eje Rusia-Irán.

El Instituto para el Estudio de la Guerra, con sede en Washington, señaló que el ataque del sábado reflejaba los ataques rusos a Ucrania.

“Los ataques rusos han intentado determinar el paquete óptimo para penetrar las defensas aéreas y antimisiles occidentales”, escribió el ISW. “Rusia ha experimentado con combinaciones de misiles balísticos y de crucero junto con drones iraníes en Ucrania“.

Esa idea señala el camino hacia una respuesta israelí, aunque la administración Biden está haciendo todo lo posible para presionar a Jerusalén para que reduzca la tensión.

Un ataque israelí contra las instalaciones de aviones no tripulados de Irán no sólo sería una réplica adecuada a los ataques del sábado, sino que también ayudaría a Ucrania ante los ataques rusos. También sería un mensaje para Biden y los europeos para que consideren el panorama regional más amplio mientras presionan a Israel para que ponga fin a la campaña contra Hamás en Gaza.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Israel no está solo

En la batalla de la información, estamos al frente
Llegamos a 8 millones de personas al mes
Únete a la defensa del único Estado Judío
Se parte de la Comunidad Enlace Judio

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈