Estados Unidos acusó este lunes a Hamás de ser el obstáculo para un alto el fuego temporal en Gaza, y agregó que Israel ha actuado de “manera significativa” para presentar una propuesta razonable en las actuales conversaciones sobre rehenes.

“Hay un acuerdo sobre la mesa que lograría gran parte de lo que Hamás afirma que quiere lograr, y no lo han aceptado”, dijo el portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Matthew Miller, de acuerdo con The Times of Israel.

Los comentarios se produjeron después de que Hamás rechazara los términos de la propuesta de El Cairo de la semana pasada para un acuerdo de tregua con rehenes y luego, según se informa, presentara a los mediadores estadounidenses, cataríes y egipcios su propia propuesta.

“La conclusión es que lo han rechazado, y si lo aceptaran, permitiría un alto el fuego inmediato en Gaza de al menos seis semanas, lo que beneficiaría al pueblo palestino al que dicen representar. También nos permitiría seguir mejorando la prestación de asistencia humanitaria”.

“La conclusión es que Hamás necesita aceptar ese acuerdo, y deben explicar al mundo y al pueblo palestino por qué no lo aceptan, porque es Hamás en este momento la barrera y el obstáculo para un alto el fuego en Gaza“, dijo.

Los informes se arremolinaron sobre los detalles de la nueva propuesta, y un alto funcionario le dijo al periodista israelí Barak Ravid que el grupo terrorista “tomó toda la propuesta y la cambió desde cero y duplicó y triplicó las demandas”.

Ravid citó al funcionario en una publicación en X, diciendo que Hamás está dispuesto a liberar a unos 20 rehenes secuestrados el 7 de octubre a cambio de una pausa de seis semanas en los combates.

Esto es aproximadamente la mitad del número de rehenes “humanitarios” (niños, mujeres, ancianos y enfermos) discutidos en propuestas anteriores. El Canal 12 también citó a un funcionario que describió los mismos términos.

El funcionario fue citado diciendo que Hamás había utilizado “excusas ridículas” para explicar la liberación de los rehenes civiles, afirmando que estaban muertos o que no estaban bajo la custodia de Hamás.

Se cree que Hamás y otros grupos terroristas retienen a 129 de los 253 rehenes secuestrados durante su masacre del 7 de octubre en el sur de Israel, de los cuales no todos están vivos, después de que 105 civiles fueran liberados del cautiverio de Hamás durante una tregua de una semana a finales de noviembre.

El Canal 12 citó a un funcionario israelí diciendo que la respuesta subraya que el líder de Hamás en Gaza, Yahya Sinwar, “no quiere un acuerdo y está buscando una escalada del conflicto regional”.

Los comentarios se hicieron eco de una rara declaración del Mossad emitida por la Oficina del Primer Ministro el domingo, que acusó que el rechazo de Hamás a la propuesta más reciente demostraba que Sinwar “no está interesado en un acuerdo humanitario y en el regreso de los rehenes, y continúa aprovechar las tensiones con Irán para intentar unir los teatros y lograr una escalada general en la región”.

Según Al Jazeera, financiado por Catar, Hamás presentó la propuesta a los mediadores. Al momento de escribir este artículo, Israel no ha comentado públicamente al respecto.

Hamás exige la liberación de 30 prisioneros de seguridad palestinos por cada rehén civil, un aumento diez veces mayor que los tres prisioneros de seguridad que fueron liberados por cada rehén civil en el acuerdo de noviembre.

Israel tendría que liberar a 50 prisioneros de seguridad palestinos por cada soldado cautiva, de los cuales 30 serían prisioneros que cumplirían cadena perpetua.

También se cree que la propuesta especifica que durante la fase inicial de seis semanas, a los palestinos desplazados se les permitiría regresar sin obstáculos al norte de Gaza, y las FDI se retirarían de todos los centros urbanos de la Franja.

Al Jazeera y el periódico Haaretz informaron que Hamás afirma que utilizaría la fase inicial de seis semanas para localizar a todos los rehenes y determinar su condición. Propuestas anteriores desde la tregua de noviembre han pedido la liberación de unos 40 rehenes “humanitarios”.

Hamás ha rechazado todas esas propuestas y ha condicionado cualquier nueva liberación de rehenes a que Israel ponga fin a la guerra, retire todas las fuerzas de las FDI y permita que los desplazados del norte de Gaza regresen a sus hogares, exigencias que Israel ha rechazado por considerarlas delirantes.

Según algunos informes, según su nueva propuesta, Hamás liberaría a rehenes ancianos y enfermos, mujeres civiles y soldados en el transcurso de la segunda fase de 42 días.

Esos informes no especifican a cuántos rehenes equivaldría a esto, pero la designación parecería abarcar potencialmente a unos 45 rehenes.

Se exigiría a Israel que completara la retirada de todas las tropas de las FDI de Gaza como parte de esta segunda fase. Los informes no son definitivos sobre si sería necesaria la retirada total al inicio o durante esta fase.

En la tercera y última etapa del acuerdo propuesto por Hamás, comenzaría la rehabilitación de la Franja de Gaza devastada por la guerra, y todos los soldados varones cautivos y todos los hombres en edad militar serían liberados, así como los cuerpos de aquellos que hayan muerto o hayan sido asesinados en cautiverio o cuyos cuerpos fueron secuestrados el 7 de octubre.

Los informes no especificaron cuántos prisioneros de seguridad palestinos Israel tendría que liberar por cada uno de los rehenes en la fase final del acuerdo.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Israel no está solo

En la batalla de la información, estamos al frente
Llegamos a 8 millones de personas al mes
Únete a la defensa del único Estado Judío
Se parte de la Comunidad Enlace Judio

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈