El jefe del OIEA dijo que a Irán le tomaría apenas unas semanas tener suficiente uranio enriquecido para fabricar una bomba nuclear, y que la actividad de Teherán, junto con el acceso limitado que otorga a sus instalaciones, “levanta sospechas”, informó The Times of Israel.

Rafael Grossi dijo a Deutsche Welle en un informe publicado el lunes que atacar las instalaciones nucleares de Irán debería ser una “prohibición”.

Grossi dijo que Irán está a “semanas más que meses” de tener suficiente uranio enriquecido para fabricar un arma nuclear.

“Pero eso no significa que Irán tenga o vaya a tener un arma nuclear en ese lapso de tiempo”, añadió. “Una ojiva nuclear funcional requiere muchas otras cosas independientemente de la producción de material fisionable”.

Los objetivos nucleares de Irán, sostuvo, son “una cuestión de especulación”, aunque criticó al país por su actividad de enriquecimiento que “levanta sospechas” y sus tratos opacos con los inspectores nucleares de la ONU, a quienes no se les está dando el nivel de acceso a las instalaciones que él cree que necesitan.

Grossi dijo que todavía hay cuestiones sin resolver sobre el programa nuclear de Irán, como rastros de uranio enriquecido encontrados en lugares donde no se esperaba que estuviera.

“Cuando se junta todo eso, por supuesto, se termina con muchos signos de interrogación”, dijo Grossi, y señaló que pronto una delegación del OIEA se dirigirá a Irán.

“Estaré allí para tratar de volver a encarrilar estas cosas si quieren que se les crea”, dijo.

Los comentarios de Grossi se produjeron en medio de un reciente estallido de tensiones entre Israel e Irán que pareció llevar a los dos países al borde de una guerra abierta.

Después de que Irán disparara una andanada de cientos de misiles y aviones no tripulados contra Israel en respuesta al presunto asesinato de generales de la Guardia Revolucionaria en Siria, hubo temor internacional de que Israel pudiera tomar represalias con un ataque contra las instalaciones nucleares de Irán.

“Atacar instalaciones nucleares es absolutamente prohibido”, advirtió Grossi, al tiempo que condenó la retórica nuclear en general.

“Creo que esta normalización de las conversaciones sobre armas nucleares, su abandono y obtención de armas nucleares es absolutamente deplorable”, dijo.

El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, que tiene la última palabra sobre el programa nuclear de Teherán, emitió una fatwa, o decreto religioso, a principios de la década de 2000 prohibiendo el desarrollo de armas nucleares porque son contrarias al “espíritu del islam”.

Pero mientras Irán niega haber buscado jamás un arma de ese tipo, Israel y Occidente creen que el país tuvo un programa activo de armas nucleares hasta al menos 2003.

Grossi dijo en febrero que Irán ha seguido enriqueciendo uranio a tasas de hasta un 60 por ciento de pureza, lo que va mucho más allá de las necesidades para el uso nuclear comercial y está a un corto paso técnico del 90 por ciento de grado armamentístico.

Irán afirma que su programa nuclear es sólo para uso civil, señalando la fatwa. Sin embargo, los expertos dicen que no existe una aplicación civil para el uranio enriquecido a ese nivel, y se sabe que Irán intensifica su actividad nuclear para ejercitar sus músculos en tiempos de crecientes tensiones con Occidente.

Israel y otros han acusado a Irán de buscar armas nucleares a pesar de la prohibición, de ejercer presión para obtener sanciones y de presentar una amenaza militar creíble en caso de que se violen las salvaguardias.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Israel no está solo

En la batalla de la información, estamos al frente
Llegamos a 8 millones de personas al mes
Únete a la defensa del único Estado Judío
Se parte de la Comunidad Enlace Judio

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈