Un equipo israelí ha logrado un gran avance en técnicas avanzadas de datación por radiocarbono, permitiendo por primera vez una “cronología absoluta” de Jerusalén en la Edad del Hierro, la época del Reino de Judá y el Primer Templo, según un comunicado de prensa del martes del Instituto Weizmann de Ciencias.

Científicos del Instituto Weizmann dicen que el avance del radiocarbono proporciona medios que hasta ahora no estaban disponibles para datar sitios urbanos.

Los investigadores estudiaron 100 muestras de material orgánico excavado científicamente y fechado con seguridad y concluyeron que la antigua Jerusalén era más grande y más urbana de lo que se había demostrado anteriormente, especialmente durante los siglos X-XII a. C., durante lo que comúnmente se piensa que es la época del rey David y el rey Salomón.

Jerusalén es una ciudad viva; no es como un sitio de telefonía construido como una secuencia de capas”, dijo la Dra. Elisabetta Boaretto, quien dirigió el equipo del Weizmann. “Es una ciudad que ha sido reconstruida constantemente durante todo este tiempo y la evidencia arqueológica está dispersa. Pero a pesar de estos desafíos, capas y capas de construcción y la meseta de Hallstatt, pudimos armar su cronología absoluta durante la Edad del Hierro”.

El estudio fue publicado el lunes en la revista PNAS, revisada por pares, de la Academia Nacional de Ciencias. El esfuerzo fue dirigido por investigadores del Laboratorio de Espectrometría de Masas del Acelerador de Investigación Dangoor de Boaretto y arqueólogos del sitio de la Ciudad de David en Jerusalén de la Autoridad de Antigüedades de Israel y la Universidad de Tel Aviv.

Los resultados del estudio tienen implicaciones potenciales no sólo en los campos de la arqueología israelí y bíblica, sino también para la arqueología de la Edad del Hierro en su conjunto, ya que los investigadores afirman haber desarrollado técnicas que superan un problema conocido como la “meseta de Hallstatt“, en la que la datación tradicional por radiocarbono resulta inexacta al analizar material de alrededor del 800-400 a. C., finales de la Edad del Hierro.

El equipo, utilizando técnicas del nuevo campo de la “microarqueología”, encontró sistemáticamente más de 100 muestras de materia orgánica de lugares estratégicos en sitios de excavación en la antigua Jerusalén, en su mayoría minúsculas semillas carbonizadas. Estas piezas fueron analizadas utilizando técnicas avanzadas desarrolladas en el laboratorio D-REAMS del Weizmann, que proporcionaron “el más alto nivel de exactitud y precisión en la datación”, dijo el instituto.

Ilustracion del probable aspecto de los muros de proteccion que rodeaban Jerusalen durante la era del Primer Templo. (Leonardo Gurevitz, Archivo de la Ciudad de David)

Los resultados se compararon además con un conjunto de anillos de árboles fechados en el calendario, lo que permitió “una determinación más precisa y detallada de la concentración de radiocarbono en la atmósfera durante el período de interés, lo que también ayudó a crear una cronología absoluta”.

Estos resultados “absolutos” son diferentes de una “cronología relativa”, que se basa en evidencia cerámica o desarrollos arquitectónicos que se comparan con hallazgos similares en otros sitios arqueológicos, señalaron los investigadores.

Los resultados específicos para Jerusalén muestran algunas diferencias con la secuencia de acontecimientos generalmente aceptada. En particular, se cree que Ezequías construyó lo que se conoce como el Muro del Rey Ezequías, o el Muro Ancho, una gran fortificación descubierta en la década de 1970 en la Ciudad Vieja de Jerusalén, como parte de las nuevas defensas de la ciudad contra una invasión asiria, como se describe en Crónicas.

Sin embargo, las técnicas de datación de los investigadores, que requieren material excavado procedente de una excavación científica y estratificada de forma segura, sitúan la construcción del muro décadas antes, durante el reinado del rey Uzías, de quien se sabe que reconstruyó y rehabilitó la ciudad después de un gran terremoto, según The Times of Israel.

Sitio de excavacion en Jerusalen con signos de la destruccion del terremoto del 750 a. C. (Johanna Regev/Cortesia)

Los resultados también proporcionan “evidencia concreta de la presencia generalizada de residencia humana en Jerusalén ya en el siglo XII a.C.”, según el comunicado de prensa, lo que indica que la ciudad probablemente estaba más poblada en ese momento de lo que generalmente se cree. Además, utilizando las nuevas técnicas se fechó con precisión una conocida expansión de la antigua ciudad hacia el oeste en el siglo IX a.C.

En total, los resultados son “la primera contribución importante” que aborda de manera integral “cuestiones altamente controvertidas e intrigantes en la historia temprana de la ciudad… ensamblando una cronología absoluta y de alta resolución que cubre una parte sustancial de la Edad del Hierro y la época de algunos de los eventos más trascendentales en el surgimiento de la ciudad como capital de un reino regional y la sociedad estatal primitiva”, señalan los autores en su conclusión.

El estudio no menciona los reinos del rey David y del rey Salomón, prueba de lo cual ha sido durante mucho tiempo el “Santo Grial” de la arqueología bíblica. Pero los investigadores han demostrado que la antigua Jerusalén era potencialmente un área urbana más desarrollada de lo que se había planteado anteriormente, según el profesor Yuval Gadot de la Universidad de Tel Aviv, uno de los académicos que participó en el estudio.

En declaraciones a Haaretz el martes, Gadot dijo: “Si mi péndulo tiene que moverse a alguna parte, ahora irá más en dirección a la ciudad que a la aldea debido a estos resultados”.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudío

Israel no está solo

En la batalla de la información, estamos al frente
Llegamos a 8 millones de personas al mes
Únete a la defensa del único Estado Judío
Se parte de la Comunidad Enlace Judio

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈