“Esto le está ocurriendo al mundo, me sucede a mí como madre, pero le sucede a todas las madres del mundo”.

(Ayelet Levy, madre de Naama secuestrada por Hamas desde el 7 de octubre de 2023).

Hay pocas cosas tan dolorosas que una madre pueda aguantar como ver el maltrato o la tortura de uno de sus hijos. Naama Levy, con tan sólo 19 años, fue secuestrada por Hamás durante las masacres del siete de octubre, los videos donde aparece su secuestro la muestran con heridas en la cara, los brazos y sus pantalones llenos de sangre en el área genital. Se sospecha que fue una de las múltiples víctimas de tortura y asalto sexual que los terroristas de Hamás ejercieron sobre sus secuestrados. Conocer esta información es el infierno para cualquier madre.

Sin embargo, cuando se le ve en entrevistas a Ayelet (su madre) se le ve serena. Lleva seis meses viviendo el infierno y no lo niega, pero algo que resalta de su carácter es la enorme fe que tiene en la esperanza y en la humanidad. Habla con Naama desde sus adentros y desde la lejanía, se imagina que la acuesta a dormir, que la abraza y la acaricia. Le pide que no se rinda, que aguante, que no se oscurezca y, con sus propias palabras, siga adelante física y mentalmente. Es impresionante ver cómo esta mujer ha decidido afrontar la realidad que vive su familia hoy.

Realmente se sabe poco del paradero de Naama, sin embargo, por la liberación de los otros rehenes, la familia supo que seguía con vida, que podía comunicarse y que su estado mental no estaba totalmente deteriorado. Tenía heridas, quemaduras en las piernas por una granada, pero el saber que estaba viva y podía hablar fue un leve signo de esperanza.

Junto con los otros padres de los secuestrados, Ayelet ha hecho activismo para presionar a los gobiernos por la recuperación de su hija. Su voz se hace presente en la petición a otras madres y a otras familias de empatizar con lo sucedido y tomar esta causa también como suya, se dirige a otras madres y le pide al mundo que reconozca lo que está sucediendo:

“El mundo continuó, la gente sigue con sus vidas, pero todo se detuvo para nosotros, es como un sólo día largo… No espero que todo se detenga por completo, pero sí espero una pausa… ha habido mucho silencio … espero que se escuchen fuerte y claro las voces de otras madres”.

En unos días es el Día de la Madre en México, suele ser un momento de alegría y felicidad profunda; una forma de agradecer y celebrar todo lo que la maternidad trae a nuestras vidas. Este año por la diferencia entre el calendario judío y el gregoriano, el 10 de mayo (el Día de las Madres) cae muy cercano a Yom Hazikarón, el día del recuerdo en Israel. Durante ese tiempo recordamos a los soldados caídos en batalla y a las víctimas del terrorismo, es un día muy solemne. Tristemente este año tenemos mucho que recordar y honrar. Por eso, este 10 de mayo es un buen momento para gritarle al mundo y pedirle un poco de solidaridad. Y en el Día de las Madres escuchar el testimonio y recordar a aquellas quienes todavía tienen a sus hijos secuestrados por Hamás.

Israel no está solo

En la batalla de la información, estamos al frente
Llegamos a 8 millones de personas al mes
Únete a la defensa del único Estado Judío
Se parte de la Comunidad Enlace Judio

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈