domingo 14 de julio de 2024

Remero druso se clasifica para los Juegos Paralímpicos con su homóloga judía

La vida de Shaheen comenzó de una manera típica. Se alistó en las FDI en 2003 como paracaidista y también sirvió como comandante. Tras su servicio obligatorio, se matriculó en un curso impartido por la Autoridad de Aeropuertos y trabajó en la terminal de Karni, en la frontera de la Franja de Gaza, como guardia de seguridad.

Herido en un ataque terrorista en 2005, la historia de Saleh Shaheen es de resiliencia, perseverancia y confianza.

“Practiqué deportes desde que era niño. Solía ​​jugar al fútbol, ​​pero principalmente al baloncesto, ya que he sido bendecido con una altura de 1,95 metros”, dijo Saleh Shaheen, de 41 años, un atleta paralímpico druso de Shfaram.

“Luego, el 13 de enero de 2005, mi vida cambió en tan solo una noche”. Tres terroristas de Hamás, el FPLP y la Brigada de los Mártires de Al-Aqsa penetraron en la terminal de Karni colocando un artefacto explosivo en el muro; mataron a seis civiles.

“Llegué al área de la explosión para luchar contra los terroristas, pero estaba completamente oscuro, ya que la electricidad se cortó por la explosión, dejándome expuesto. Me enfrenté al primer terrorista e intercambiamos disparos. Disparó cuatro balas hacia mi pierna izquierda, hiriéndome también el estómago y los intestinos”, dijo Shaheen.

“Fue un daño bastante grave, aunque no sentí que estuviera herido en absoluto. Disparé y el terrorista y yo caímos juntos. Otros dos terroristas se infiltraron y llegaron el resto de guardias de seguridad. Allí estaba yo, con un terrorista muerto a mi lado y un intercambio de disparos entre los guardias y los terroristas sobre mi cabeza. Logré, con mis últimas fuerzas, arrastrarme y llegar a un lugar seguro, donde me vio otro guardia de seguridad druso. Intentó levantarme, pero yo pesaba 115 kilos, así que le tomó otros dos o tres intentos más hasta que lo logró y me llevó a la trastienda.

Iyad Shalabi reacciona durante una ceremonia de entrega de medallas en el Centro Acuatico de Tokio en los Juegos Paralimpicos de 2020, el 2 de septiembre de 2021. (Lintao Zhang/Getty Images)

“Me subieron a una ambulancia y se dirigieron rápidamente al [Hospital] Soroka. Recuerdo el viaje; Probablemente haya sido el más largo de mi vida. Empecé a sentir el dolor. Quería quedarme dormido, pero el médico no me dejó. Cuando se abrió la puerta de la ambulancia, me tapé la cara con la mano para que nadie me reconociera, y hay una foto famosa que muestra esa escena. Estuve 17 horas seguidas en el quirófano. Cuando desperté, vi a mis padres a mi lado y comencé a comprender lo que había sucedido. Me rompí una arteria principal de la pierna y, de alguna manera, sobreviví”.

Shaheen permaneció tres semanas más en el Soroka hasta que su situación se estabilizó, y luego fue enviado al Rambam en Haifa, más conveniente para su familia. “Pasé tres meses desafiantes en Rambam y, aunque vino mucha gente a visitarme, no fue un momento particularmente fácil para mí. Me puse implantes metálicos en las piernas y necesitaba entrenar para rehabilitarlas y poder intentar volver a hacer deporte. Toda mi vida giró en torno al deporte hasta ese momento”, recuerda, publicó The Jerusalem Post.

Primeros pasos en los deportes paralímpicos

Un conocido se acercó a Shaheen hace poco más de cinco años y le sugirió probar el baloncesto en silla de ruedas. “Al principio me pareció antinatural”, dijo. “Lo intenté y me caí varias veces y terminé pensando que no tengo fuerzas para más caídas, lesiones y recuperarme. Al final del día, aprendí a aceptar mi lesión y la vi como mi destino. Me dije a mí mismo que debía levantarme; No puedo quedarme en el mismo lugar. Así que continué entrenando y jugando baloncesto en silla de ruedas en Haifa y Tel Aviv, e incluso probé bádminton en silla de ruedas”.

Shaheen terminó uniéndose a un grupo mixto judío-árabe en Majd Al-Kroum, en el norte, ganando una copa nacional en el primer año y llegando a la Premier League.

En 2019, se acercaron nuevamente a Shaheen, esta vez con una oferta para unirse al remo paralímpico. “Al principio no tenía idea de qué era. Me dijeron que implicaba dos entrenamientos cada día y muchos viajes”, relató. “Al principio dudé, pero vi los aspectos desafiantes, llevé mis habilidades al límite y decidí que este es un deporte del que quiero ser parte”.

Shaheen comenzó a entrenar con un grupo de cuatro, pero luego el estado de su pierna se deterioró. El implante se cayó y tuvo que ser hospitalizado nuevamente, hasta que fue clasificado como PR2, que se define como tener uso funcional de brazos y tronco pero con debilidad o ausencia de función de las piernas para deslizar el asiento de la embarcación, remando en una embarcación doble para un dúo de hombre y mujer.

“Cuando comencé esta clasificación solo faltaba una remera y estuve un tiempo en espera. Entonces, un día, recibí una llamada diciendo que habían encontrado a una joven, Shahar Milfelder, que tenía cáncer a los 16 años y tenían que extirparle parte de la pelvis. Salté y volví a remar”.

Shaheen y Milfelder comenzaron a entrenar juntos hace sólo dos años. “Todos los días conduzco unos 230 kilómetros, me levanto a las cinco de la mañana, realizo dos sesiones de entrenamiento y vuelvo. Esta rutina es muy exigente, sobre todo a costa de la familia y el trabajo. Soy dueño de una tienda de conveniencia y tuve que contratar a un empleado local para poder dedicarme únicamente a los deportes”, explicó Shaheen.

Con el apoyo de becas y ayuda del Comité Paralímpico de Israel, Shaheen y Milfelder dieron un salto significativo y avanzaron al Campeonato Mundial hace menos de un año. Allí perdieron la oportunidad de conseguir un boleto para los Juegos Paralímpicos debido a algunos cambios en las categorías para las clasificaciones.

“Perdimos el billete por 30 centésimas de segundo e incluso quedamos primeros en la segunda ronda; Estábamos realmente desanimados. Luego, hace dos semanas, hubo una competencia de “última oportunidad” para conseguir las dos últimas entradas. La gente creía en nosotros; Llegamos lo más preparados que pudimos. Terminamos primeros en la primera ronda y en la segunda terminamos segundos con una diferencia de 40 centésimas de segundo”. Bastó para enviar al dúo a los Juegos Paralímpicos. “Estuve literalmente llorando”, dijo Shaheen. “Ahora volvemos a prepararnos para los Juegos Olímpicos. El mes que viene volaremos para un largo campo de entrenamiento y luego, en agosto, nos trasladaremos a París para nuestra actuación en los Juegos Olímpicos. Quiero agradecer a la Asociación Paralímpica por su confianza y apoyo en todos los campos, desde nutrición hasta tratamientos, becas e incluso reembolsos de viajes”.

De vuelta en casa, Shaheen dijo que su comunidad apenas había oído hablar de esta rama del deporte. “No es muy conocido en mi sociedad. No se puso en contacto conmigo mucha gente en casa, excepto el departamento de deportes del municipio. La verdad es que yo no sabía nada al respecto antes de empezar y no me di cuenta de lo fascinante y desafiante que puede ser el mundo del remo”. Por este motivo, Shaheen dijo que espera cambiar las cosas en el futuro.

“Con suerte, después de los Juegos Olímpicos, trabajaré para promover el remo en Israel en general y en el Norte más específicamente”, dijo.

Cuando se le preguntó qué es lo que más espera, Shaheen dijo que, más que nada, está emocionado de dejar una huella en la historia. “Mi mensaje es que para alcanzar tus sueños debes detenerlo todo y concentrarte en la meta. Es verdad que tuve que dejar mi negocio a un lado y que es a costa de otras cosas. Pero es necesario para hacer realidad tu sueño”.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudío

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Política de privacidad