16 de Abril de 2014
16 de Nisan de 5774
ט"ז ניסן ה' אלפים תשע"ד

Judíos mesiánicos ¿Quiénes son?

IRVING GATELL PARA ENLACE JUDÍO

24 de agosto 2012- En los últimos días, la Ciudad de México ha sido inundada por la propaganda de un evento de supuesta música y danza judía, con la presencia del rabino Jonathan Bernis. Casi de inmediato, el Comité Central de la Comunidad Judía de México ha enviado un comunicado (léelo aquí) desmarcándose del evento, y aclarando que se trata de un evento promovido por los llamados “judíos mesiánicos”, y que no tiene ningún tipo de vínculo con la Comunidad Judía de México.

Muchos de nuestros integrantes fueron tomados por sorpresa. Algunos ya estaban planeando asistir al evento. Inevitablemente, a muchos les ha surgido la pregunta: ¿quiénes son Los “judíos mesiánicos”?

A continuación, me permito hacer una serie de precisiones sobre la identidad de estos grupos, resultado de casi veinte años de participar en controversias relacionadas con estos enredados temas de la identidad judía.

Lo primero que hay que decir es que los judíos mesiánicos NO SON JUDÍOS, ni por origen personal, ni por origen socio-histórico, ni por creencias.

Los “judíos mesiánicos” se presentan a sí mismos como “judíos que reconocen que Yehoshúa es el Mesías”, o “judíos que siguen al Mashiaj Yehoshúa”. Al hacer esta afirmación, pretenden ser parte de la identidad histórica, social y religiosa que es el Judaísmo.


Creencias de los judíos mesiánicos

Ninguno de los llamados “rabinos mesiánicos” es un verdadero egresado de una Yeshivá. Sus pseudo-yeshivot son, en todos los detalles, seminarios protestantes. Incluso, muchos de sus “rabinos” son pastores que, en algún punto de su ministerio, se han convencido de que tienen derecho a considerarse a sí mismos judíos, y después de algunos cursos de “actualización” han pasado de ser pastores a ser rabinos.

Hasta la fecha, el movimiento Mesiánico no tiene creencias unificadas. Por ejemplo, sus líderes no están de acuerdo respecto a la circuncisión. Algunos opinan que hay que practicarla. Otros, que lo importante es la “circuncisión del corazón” y que, por lo tanto, no es necesario ciruncidar físicamente a los varones. La gran mayoría de los Judíos Mesiánicos rechazan la necesidad de una Halajá, siguiendo la idea del Nuevo Testamento de que el seguidor del Mesías Yehoshúa ya fue liberado del “yugo de la Ley”.

Otra idea en la que no hay consensos es la referente a la naturaleza del Mesías.

¿Sus creencias tiene algo de judío? No, en definitiva. Su concepto de Mesías y su concepto de Torá son, al cien por ciento, cristianos.

Origen del judaísmo mesiánico

El movimiento “mesiánico” no surgió espontáneamente del Judaísmo como una tendencia que se replanteara el tema de Jesús de Nazaret y, como consecuencia, le aceptase como Mesías. El origen de este movimiento está en la Iglesia de Inglaterra (también llamada Anglicana o Episcopal), una de las principales tendencias del Protestantismo europeo.

Sus antecedentes son las doctrinas del Anglo-Israelismo (British Israelism, en inglés), una tendencia ideológica que empezó a consolidarse hacia el siglo XVIII, que cobró forma definida entre los siglos XIX y XX, y que nutrió las tendencias heterodoxas del Protestantismo anglosajón.

¿A qué me refiero con esto? A que en ese período, el Protestantismo estaba pasando por una fase que pasan todas las religiones: definir los límites de sus posibles creencias. Y esto sólo es posible cuando un grupo disidente aparece con una nueva propuesta, y los demás grupos reaccionan diciendo algo así como “ah, no; ¡eso sí que no!”

Las creencias Anglo-Israelitas del siglo XVIII decían que los anglo-sajones eran descendientes directos de una Tribu Perdida de Israel.En el siglo XIX, esta idea llegó a su forma clásica gracias al teólogo Edward Hine, según el cual los ingleses son descendientes de la Tribu de Efraim. No es una idea difícil de interpretar en un nivel sociológico: en ese momento, Inglaterra estaba convirtiéndose en la mayor potencia colonial del mundo, y mucha de su teología estaba enfocada a demostrar que ellos eran los portadores del “cristianismo correcto”, razón por la cual tenían la preferencia de D-os. El punto culminante de esta teología que justificaba la expansión colonial inglesa, fue proponer que los ingleses eran parte FÍSICA de Israel y, por lo tanto, las promesas hechas por D-os al Israel físico eran verdadero patrimonio de los ingleses.

Basta revisar algunas frases del Himno And If Those Feet, escrito por Edward Blake y musicalizado por Hubert Parry, y que sigue siendo el Himno Nacional extra-oficial de los ingleses: “… hasta que reconstruyamos a Jerusalén en las verdes campiñas de Inglaterra…”.

Esta creencia no supuso una ruptura con el Protestantismo tradicional. No era una doctrina oficial, pero no se contraponía al cuerpo de creencias fundamentales de Iglesias como la Anglicana, la Presbiteriana, la Metodista o la Luterana (las grandes denominaciones protestantes). Sin embargo, cuando el Anglo-Israelismo llegó a los Estados Unidos (que tenían poco de haberse independizado) empezó a generar posturas cada vez más radicales.

Así, en 1838 un joven presbiteriano de carácter volátil empezó a publicar sus experiencias místicas en un periódico. Ese fue el inicio de lo que hoy conocemos como Iglesia del Mormón. Joseph Smith, su fundador, fue demasiado lejos en sus intentos de “renovar” la fe cristiana, y empezó a predicar que él había recibido un nuevo complemento de la “revelación escrita”: el Libro de Mormón, continuidad del Nuevo Testamento, escritura “verdaderamente inspirada”. Por unanimidad, las Iglesias Protestantes tradicionalistas rechazaron las doctrinas de Joseph Smith, y el Mormonismo quedó afuera del espectro de iglesias identificadas con el Protestantismo.

Las ideas Anglo-Israelitas jugaron un papel importante en la confección del Mormonismo: según esta iglesia, los pueblos nativos americanos son descendientes directos de dos patriarcas judíos -Lamán y Nefi-, que huyeron de Jerusalén durante el asedio babilónico (hacia el año 600 AEC), y que llegaron a una “nueva tierra prometida”, ubicada en lo que hoy son los Estados Unidos de Norteamérica. Otra vez la idea de que una nación protestante anglo-sajona es parte de Israel y, por lo tanto, heredera de las promesas que D-os hizo en la Biblia al pueblo judío.

Unos pocos años después, un predicador metodista -William Miller- llegó a la conclusión (gracias a sus sesudas investigaciones) que Jesucristo habría de regresar a la Tierra en 1843. Al fallar, “corrigió” sus investigaciones y dijo que en 1844. Al volver a fallar, se deprimió y se retiró del negocio de las predicciones.

Extrañamente, sus decepcionados seguidores encontraron dos formas de reorganizarse (tanto en sus ideas como en sus hábitos religiosos), y de allí surgieron dos nuevas vertientes de cuna protestante: los Testigos de J. y los Adventistas del Séptimo Día. Los primeros fueron rechazados por las demás Iglesias Protestantes porque negaban la deidad de Jesucristo, así como la existencia de la vida ultraterrena. Los segundos, porque rechazaron seguir reuniéndose en domingo, argumentando que D-os le había ordenado a Israel guardar el sábado como día sagrado.

El Anglo-Israelismo tuvo una fuerte influencia en estas dos rupturas ideológicas, ya que una de sus ideas fundamentales era que el requisito obligado para el regreso de Jesucristo es la conversión de los judíos. Y todos estos movimientos, al asumirse como la restauración de la “verdadera fe”, asumieron también que dicha conversión del pueblo judío era inminente.

Es interesante cómo estas tres disidencias del Protestantismo exploraron alguna línea del Anglo-Israelismo. Los tres grupos tienen -hasta la fecha- la convicción de que el regreso de Jesucristo es inminente. Incluso, el nombre oficial del Mormonismo es Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. El Mormonismo retomó otro énfasis especial: la idea de que las Tribus Perdidas de Israel son el origen último de naciones tradicionalmente vistas como “gentiles”. Los Testigos de J. recuperaron otro énfasis de evidente perfil judaico: negar que un ser humano sea D-os mismo, intentando con ello recuperar un verdadero monoteísmo. Por su parte, los Adventistas se fueron por el lado de “restaurar” el verdadero día para adorar a D-os: el sábado (hasta la fecha, se reúnen los sábados, pero de ningún modo usan costumbres judías; sus hábitos litúrgicos son típicamente protestantes).

Al mismo tiempo que estas disidencias se gestaban y consolidaban en Estados Unidos, en Inglaterra se consolidó otra nueva forma de comunidad Anglo-Israelita: la Alianza de Hebreos-Cristianos de Gran Bretaña (1867). Este grupo se integró con miembros de la Iglesia de Inglaterra con algún origen judío (conversos al cristianismo o hijos o nietos de algún judío converso, generalmente en la Iglesia Anglicana). Naturalmente, este grupo despertó sospechas e incomodidad en algunos líderes cristianos, y por ello se dedicaron sistemáticamente a aclarar que NO TENÍAN NINGUNA INTENCIÓN DE ABANDONAR EL CRISTIANISMO, sino que -por el contrario- pretendían consolidarse como EL BRAZO MISIONERO de la Iglesia Cristiana para lograr la conversión de los judíos (para que así pudiera estar todo listo para el regreso de Jesucristo).

Gracias a ello, las Alianzas Hebreo-Cristianas florecieron y se mantuvieron dentro de la Iglesia de Inglaterra (incluso, todavía en 1981 seguían publicandose revistas de este tipo de grupos). Sin embargo, en Estados Unidos la historia fue diferente: siguiendo inevitablemente los pasos de las heterodoxias que ya habían roto con el Protestantismo Tradicional, la Alianza Hebreo-Cristiana de América (fundada en 1915) vino a transformarse en la primera Alianza Judeo-Mesiánica en 1925. ¿Su objetivo? “Recuperar” su identidad judía, aunque sin dejar de creer en Jesús.

Al igual que en la Alianza Hebreo-Cristiana de Gran Bretaña, este movimiento estuvo integrado básicamente por algunos judíos convertidos al Cristianismo, y otros hijos o nietos de judíos conversos. Vale la pena señalar que los que habían nacido judíos, en general habían recibido una muy precaria -si no es que nula- formación religiosa.

Durante casi medio siglo, el movimiento Judeo-Mesiánico pasó sin pena ni gloria. Lejos de emanciparse del Cristianismo para reforzar su supuesta identidad judía, se comportó como una discreta tendencia protestante o evangélica, y la mayoría de sus miembros frecuentaba Iglesias Bautistas, Metodistas, Presbiterianas, Congregacionales o Pentecostales.

Esta situación sólo vino a cambiar hasta los años 70′s, bajo el liderazgo de Moshe Rosen y Martin Chernoff (otro par de judíos con una formación religiosa muy limitada, que en su juventud se convirtieron al Cristianismo).

Cada uno se planteó estrategias diferentes para “reavivar” al movimiento Mesiánico. La idea de Rosen fue totalmente cristiana, y fundó un grupo que se asume como perfectamente evangélico y protestante, pero que cree que los judíos podemos ser convencidos si vemos protestantes con kaftán, barba, sombrero y peyes. Y eso es el grupo Jews for Jesus. La idea fundamental de Rosen fue que los judíos teníamos que sentirnos cómodos con la idea de que seguir al Mesías Yehoshúa no nos obligaba a renunciar a nuestra identidad, y por eso diseñó -literlamente- una iglesia protestante donde la gente se viste como judíos.

Chernoff quiso retomar la idea original que generó al movimiento Judeo-Mesiánico en 1925: emanciparse del Cristianismo y consolidar la identidad judía. Usando la música (“alabanzas davídicas”, le llamó él) como su principal herramienta promocional, su liderazgo generó un verdadero auge y en el transcurso de las dos siguientes décadas se abrieron cientos de nuevas “sinagogas mesiánicas”. Sin embargo, ya en los años 90′s, los Judíos Mesiánicos se toparon con una severa crisis: sus “sinagogas” no estaban integradas por judíos que hubieran creído en el Mesías Yehoshúa, sino por cristianos que ahora se sentían judíos. La consecuencia fue que, contrario al plan original, las “sinagogas mesiánicas” eran exactamente iguales a cualquier otra iglesia protestante o evangélica. Acaso, la única diferencia es que en algunas los hombres se ponían kipá.

Si acaso había judíos en estos grupos, eran personas que en la mayoría de los casos no calificaban como judíos halájicamente (hijos o nietos de judíos pero no por la línea materna). Por ello, fueron incapaces de aportar algo de “identidad judía” al movimiento.

En los 90′s, dos teólogos mesiánicos intentaron replantear las directrices del movimiento sin mucho éxito: David Stern y John Secada. Hasta la fecha, siguen sin poder emanciparse del Cristianismo, y los líderes Mesiánicos interactúan permanentemente con los líderes protestantes, a la par que mantienen una distancia absoluta, irreconciliable, con el Judaísmo verdadero.

Libros electrónicos acerca del judaísmo mesiánico

Como fruto de casi dos décadas en este trabajo anti-misionero, estoy a punto de iniciar la publicación de siete libros en donde analizo a detalle el fenómeno de los “judíos que siguen al Mesías Yehoshúa” y sus creencias.

El primer libro está a punto de publicarse (un poco antes de Rosh Hashaná). En la primera parte exploro a detalle las características del Anglo-Israelismo, el origen del movimiento Mesiánico, así como sus últimas derivaciones (los llamados Nazarenos, Netzaritas, Natzratim, o los Efraimitas). En la segunda parte, analizo a mayor detalle sus principales creencias, mostrando la total incompatibilidad que tienen con la Torá y el Judaísmo verdadero.

Inicialmente, los libros se van a publicar como e-books descargables desde la página de la editorial, a un precio de $2.99 USD, y se notificará su publicación por medio de enlacejudío.com.

Visitado 13611 veces / 4656 visitantes

Inscrbete al boletn semanal

Inscrbete al boletn semanal

11 Comentarios

Escribe tu comentario
  1. Guéver dice
    Wed 29 Aug 2012 a las 11:06am

    La mayoría desacreditan a Iehoshúa como Mashiaj son aquellos que no Recibieron la Revelación del Mashiaj y los Ex-Mesiánicos muchos de ellos hacen obras anti-Misioneras que son conocidos como los ‘Fanáticos Aprendices de Judíos’ muchos Ex-Mesiánicos hubieran podido tener ‘sus papeles’ que demostraran su genética, no tendrían porque Convertirse al llamado ‘Judaísmo’ para ser ‘Judíos’ es decir, Gentiles Aspirantes a Judíos, así que estarán llenos de odio por que no son Benei Yisrael (Hijos de Israel) por genética ni por predestinación, que en realidad siendo Gentiles se denominan ‘Prosélitos o Conversos’ y auto denominan ‘Judíos’ sin serlo, cuando en realidad se documenta que los llamados ‘Judíos’ son descendientes de Esav (Esaú) como se evidencia en la Enciclopedia Judía (edición de 1925) dijo:

    “Edom está en Judería moderna”.

    En las Antigüedades de los Judíos, de Flavio Josefo, XIII ix 1; XV vii 9 nos enseña:

    “Juan Hyrcanus asimiló a los Edomitas a la fuerza como grupo nacional, y ellos se convirtieron en los Judeanos cerca del año 120 antes de Era Común”.

    El historiador Flavio Josefo, que vivió un poco de tiempo después de la Era Común, escribió:

    “Ellos [Edom] eran de aquí en adelante los Judeanos”.

    El académico ‘Judío’ Cecil Roth en su Concise Jewish Enciclopedia (1980) dice en la página 154:

    “Juan Hyrcanus, convertido [Edom] a la fuerza la forma de vida de gente de Judá. De aquí en adelante ellos (Edomitas) fueron parte del inventado pueblo Judío”.

    Hoy en día estos los ‘Imitadores’ son los descendientes de los ‘Judeanos’, es decir los llamados 99% ‘Judíos’ son en realidad Edomitas. Y con esto documentado es evidente que los descendientes de Esav (Esaú) son conocidos como los ‘Judíos’

    Ese es su ‘rencor’ contra los Natzratim que son Benei Yisrael Shomer Tora u’Mitzvot, que claramente, muchos de estos Ex-Mesiánicos (Aspirantes a Judíos) tampoco tiene documentos que acreditas sus genealogía ni su genética y es esto precisamente la Posición de los Natzratim que siendo ‘genéticamente’ descendientes de Yisrael, también les a sido Revelado la ‘identidad del Mashiaj’, claramente para estos Ex-Mesiánicos y los Edomitas que ahora se conocen como los ‘Judíos’, dicen que ser Natzratim es una forma de ‘Mesianismo’ y claramente no entiende que No somos ningún ‘Mesianismo’, ni somos ‘Religiosos’, ni ‘Judíos’, ni ‘Cristianos’.

    (responder)
  2. saul montiel arevalo dice
    Wed 29 Aug 2012 a las 12:05pm

    Es tiempo de que se levante la voz, para que todos sepan ,que estos movimientos, son cien por ciento cristianos,y que no tienen nada que ver con el judaismo. pues al creer en un jesus como el mesias,y mas aun atribuirle deidad, lo unico que hacen es negar lo que la Tora dice. En hora buena , la proxima publicacion de tu libro,

    (responder)
  3. Guéver dice
    Fri 28 Sep 2012 a las 10:34am

    Todos los Judíos son serán Edomitas descendientes de Esaú aunque los Judeolatras y los idolatras adoradores de la Judíolatria digan lo contrario. De hecho los propios Judíos han reconocido en muchas ocasiones en sus Encyplopedia Judías que son descendientes de Esaú y esto no fue obra de los anti-Semitas como supuestamente tildan aquellos Benei Yisrael (Hijos de Israel) que amamos la Justicia y la Verdad de Elohim para reflejarla a las Naciones.

    De modo mismo los Judíos admiten que ellos mismos son Edomitas.

    En 1925 la edición de la Enciclopedia Judía los impostores ‘Judíos’ admitieron que son las semillas de ‘Edom’… Judíos sólo representan a los pocos. De modo que los ‘Judíos’ admiten ellos mismo en la Enciclopedia Judía de 1925 que son realmente ‘Edomitas’. Pero la historia nos muestra plenamente, como la Enciclopedia Judía (edición de 1925) dijo:

    “Edom está en Judería moderna”.

    “Juan Hyrcanus asimiló a los Edomitas a la fuerza como grupo nacional, y ellos se convirtieron en los Judeanos” cerca del año 120 a.E.C (ante Era Común).

    El historiador Flavio Josefo, que vivió un poco de tiempo después de la Era Común, escribió:

    “Ellos [Edom] eran de aquí en adelante los Judeanos”.

    (responder)
    • MOSHE SHLOMO KETER dice
      Wed 09 Jan 2013 a las 5:53pm

      DEJA DE METERTE CON NUESTRO PUEBLO NO TE EQUIVOQUES RASHA PRIMERO IMBESTIGA QUIEN REALMENTE FUE TU SUPUESTO mesias YESHU ,JESUS , YESHU…….A COMO LE LLAMES EL FUE UN RASHA DE MALDITA MEMORIA COMO TU, IGNORANTE

      (responder)
  4. Fri 11 Jan 2013 a las 9:38pm

    GRACIAS POR SITIOS COMO ESTE

    (responder)
  5. mary palacios dice
    Tue 09 Apr 2013 a las 9:42pm

    HAY UNA VERDAD, SEAMOS DE LA DESCENDENCIA QUE SEA, A TODOS DIOS NOS CREO. SEA JUDÍO, O MULSUMAN . LO QUE SE ES QUE SOY DESCENDIENTE DE EVA.

    (responder)
  6. ITALO TRAVERSO BALLOSTRO dice
    Wed 05 Jun 2013 a las 10:13am

    SMITH ERA METODISTA Y NO PRESBITERIANO,
    MILLER ERA BAUTISTA Y NO METODISTA.
    GRACIAS.

    (responder)
  7. anonimo dice
    Fri 14 Jun 2013 a las 11:20am

    Hoy 12 de Junio de 2013 tengamos presente y no olvidemos el secreto del Rav Kaduri (la Petek) y otras profecías. Shalom aleijem

    (responder)
  8. anonimo dice
    Fri 14 Jun 2013 a las 11:21am

    !OJO A LA OBSERVANCIA DE LOS TIEMPOS ( LOS TRES DIAS DE OSCURIDAD DE LAS PROFECIAS)¡
    El Señor, Dios del Universo, según las profecías estableció un tiempo para el Mal (3 días de Dajjal): cuando un día es como mil años, un día es como un mes y un día es como una semana. Este tiempo anunciado culmina en 2013 y se le da iniciación a los tiempos apocalípticos del Bien o Advenimiento. Antiguamente Carlo Magno y posteriormente el Papa Gregorio produjeron una diferencia de 7 años en el calendario, según lo cual estamos en 2020.
    shalom aleijem

    (responder)
  9. Artemio Tapia dice
    Sat 13 Jul 2013 a las 10:54am

    ruego me disculpen acerca de lo de perros, ya que me han enviado un e mail donde se sienten ofendidos, pido disculpas ahora ruego tambien me contesten acerca de la santidad practicada por los santos desde ADAN hasta los santos Judios que practican la santidad, ya que esto es algo serio y ustedes como Judios deben de instruir en la santidad.
    mas me temo que se han vuelto como los gentiles en vez de que los gentiles se vuelvan como los Judios en la santidad.
    que pasa es que no quieren ser hijos de DIOS sino ser llamados hijos de los hombres como lo dice Genesis; digo esto por causa de las concupiscencias de los gentiles los cuales se unen para fornicar y no para engendrar hijos viniendo a ser igual que la abominacion de Onan hijo de JUDAH, genesis 38
    ruego me instruyan en la santidad para hablar con claridad acerca de este tema con mis hermanos, mas tengan en cuenta que si me enseñan una doctrina torcida acerca de este tema, sin duda YAVEH cobrara en su Justo Juicio, sin mas ni mas me despido y tienen mi correo para que me contesten, pueden enviarme las respuestas; JEHOVA SALVA EL YOSOY YAVEH los bendiga siempre

    (responder)
  10. Artemio Tapia dice
    Sat 13 Jul 2013 a las 10:56am

    sin duda alguna LA LEY SANTA DE DIOS prueba tanto a Judios como a gentiles

    (responder)

Deja un comentario

*

  

Las opiniones vertidas en esta pagina son responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el punto de vista de Enlace Judío. Enlace Judío no se responsabiliza por comentarios de terceros.
Aviso de privacidad. ENLACE JUDÍO, S.C., con domicilio en Horacio 1722, Col. Polanco, 11510 México, D.F., utilizará sus datos personales aquí recabados para fines de comunicación noticiosa y de divulgación de forma periódica. Para mayor información acerca del tratamiento y de los derechos que puede hacer valer, usted puede acceder al aviso de privacidad completo.