Inicio » Opinión » Análisis » Chávez y los judíos de Venezuela

Chávez y los judíos de Venezuela

images

6 de marzo 2013- Durante más de una década, los judíos de Venezuela han ido conteniendo la respiración, sujetos a los caprichos de un presidente excéntrico y peligroso que utilizó su púlpito para intimidar, despotricar contra Israel y abrazar a Irán.

Primero hubo el allanamiento policial de una escuela judía de Caracas en 2004, supuestamente para buscar pruebas en el caso del asesinato de un fiscal de alto perfil. Luego las demandas del presidente Hugo Chávez, cuando estalló la guerra entre Israel y Hamas en diciembre de 2008, quien pidió a los judíos de su país reprimendas a Israel por su conducta en Gaza. Hubo la cálida alianza de Chávez con el presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad. También el uso de la radio estatal para difundir declaraciones antisemitas.

Más recientemente, revelaciones de que el servicio de inteligencia de Venezuela, SEBIN, estaba espiando a la comunidad judía del país.

Aunque Chávez nunca amenazó explícitamente los judíos de Venezuela, su acoso frecuente y sus posturas radicalmente anti-israelíes los mantuvieron continuamente al borde del abismo. Debido a su miedo de criticar a su presidente, la comunidad judía se encontraba en una situación espantosamente parecido a la de otro país radicalmente anti-occidental y anti-sionista: Irán.

Pero incluso con Chávez muerto, abatido por un cáncer a los 58 años, tras apenas semanas del inicio de su cuarto mandato, los judíos venezolanos no pueden respirar con tranquilidad.

Por un lado, Chávez deja tras de sí un país asolado por la delincuencia y la violencia y sumido en el caos económico. Por otro, el Comandante jugó tal papel dominante en la vida política venezolana que ahora nadie sabe lo que sucederá con el país.

Hay mucho menos judíos en Venezuela para averiguarlo.

En los últimos 14 años, los judíos han abandonado en masa al país. Cuando Chávez fue electo en 1999, había más de 20.000 Judios en Venezuela. Hoy, se estima que la comunidad ha disminuido a menos de la mitad. Durante los años más difíciles del gobierno de Chávez, las organizaciones judías desarrollaron incluso un plan de evacuación de la comunidad judía del país en caso de necesidad. El plan todavía está vigente.

Los judíos no fueron los únicos que toman vuelos de salida en el régimen de Chávez. Cientos de miles de venezolanos, de clase media y media-alta dejaron el país durante su mandato, tratando de escapar el clima anti-empresarial, la nacionalización por el gobierno de las empresas privadas, las crisis económicas y una tasa de delincuencia en alza. Los judíos se fueron por las mismas razones que los demás, poniendo en segundo plano al antisemitismo y en primero las preocupaciones por su seguridad económica y física.

Con Chávez desaparecido, hay una oportunidad para el cambio. Pero no existe seguridad de que las cosas mejorarán para los judíos de Venezuela, al menos en el corto plazo.

La constitución de Venezuela exige que las nuevas elecciones se celebren dentro de los próximos 30 días. En los últimos meses, Chávez dejó clara su preferencia por que su vicepresidente, Nicolás Maduro, se haga cargo de la llamada revolución bolivariana. El oponente más probable de Maduro, quien se ha hecho eco de la retórica antioccidental de Chávez, es Henrique Capriles Radonski, quien perdió ante Chávez por un margen de 11 puntos en las elecciones celebradas en octubre pasado.

Capriles, quien se identifica como católico, es nieto de sobrevivientes del Holocausto – un hecho explotado por Chávez en el lanzamiento de ataques antisemitas contra él.

Durante la campaña presidencial de 2012, la prensa estatal instó a los venezolanos a rechazar “el sionismo internacional” y votar en contra de Capriles, quien, según él, favorece “una plataforma opuesta a nuestros intereses nacionales e independientes”. Chávez también dijo que el Mossad, el servicio secreto de Israel, intentó matarlo; acusó a Israel financiar la oposición de Venezuela. Los medios de comunicación gubernamentales describieron a Capriles como un “burgués judío-sionista”.

La Liga Anti-Difamación y el Centro Simon Wiesenthal condenaron a Chávez por su retórica.

La campaña fue típica de Chávez, sólo la última de una larga serie de episodios en que los judíos se empezaron sentir profundamente perturbados en un país que antes de Chávez, tenía muy poco antisemitismo.

Los primeros signos de problemas bajo Chávez se produjeron durante los años de la segunda Intifada, cuando el gobierno patrocinó manifestaciones en apoyo a la causa palestina. Después de una manifestación parecida a ésta, en mayo de 2004, la Sinagoga sefardí de la calle Tiferet Israel en Caracas fue atacada.

Pero no fue hasta noviembre de ese año que Judios de Venezuela se siente directamente dirigido por el gobierno, cuando las fuerzas de seguridad llevaron a cabo un ataque armado contra una escuela judía en Caracas. El incidente fue descrito en un informe del Instituto Stephen Universidad de Tel Aviv Roth para el Estudio del Antisemitismo Contemporáneo y el racismo como “quizás el incidente más grave que jamás haya tenido lugar en la historia de la comunidad judía” en Venezuela.

Chávez mantuvo su retórica anti-israelí y anti-occidental a lo largo de la década de 2000, llamando a EE.UU. El presidente George W. Bush el diablo durante un discurso en 2006 en las Naciones Unidas y la vinculación de israelíes y estadounidenses “terroristas” políticas. Durante la Guerra del Líbano del 2006, Chávez acusó a Israel de perpetrar un “nuevo Holocausto” y usar métodos similares a los nazis contra árabes y palestino…

Mientras tanto, Chávez cultivó una relación cada vez más estrecha con Irán. La amistad aparentemente incongruente entre Chávez, un socialista secular, y Ahmadinejad, presidente de una teocracia islámica, fue construido alrededor de hostilidad compartida de los Estados Unidos, Occidente e Israel. Los dos dirigentes lograron un fuerte aumento del comercio bilateral, inauguraron vuelos semanales entre Caracas y Teherán, y se visitaron con frecuencia. A medida que el tamaño de la presencia diplomática iraní en Venezuela crecía, los expertos de seguridad occidentales acusó a Venezuela de organizar una base Latinoamericano de actividades ilícitas, como el tráfico de armas.

LA ruptura definitiva de Venezuela con Israel se produjo en 2009, durante la guerra de tres semanas entre Israel y Hamas, que comenzó a finales de diciembre de 2008. Chávez rompió relaciones diplomáticas con el Estado judío, fue expulsado el embajador israelí en Caracas y acusado Israel de cometer genocidio contra los palestinos. Chávez también insistió en que los judíos de Venezuela reprendieran a Israel por sus acciones.

La vinculación constante de Chávez de la comunidad judía venezolana con Israel parecía una incitación presidencial al antisemitismo, a pesar que el propio Chávez dijo que los judíos de su país eran “respetados y queridos”.

Pintas antisemitas aparecieron en Caracas, igualando la estrella judía de David con la esvástica. Emisoras de radio estatal recomendaron la lectura de a obra antisemita “Los Protocolos de los Sabios de Sión”. Instituciones judías y casas de culto en Venezuela fueron atacadas.

“Se enseña a odiar”, dijo entonces el Gran Rabino venezolano Pynchas Brener a JTA a principios de 2009. “Venezuela nunca había visto nada parecido antes.”

Pero Chávez no era Hitler. Los judíos de Venezuela eran libres de ir y venir a su antojo, e incluso muchos de los que emigraron volvían con frecuencia a visitar parientes y amigos – incluyendo Brener, quien se mudara a la Florida.

Hasta cierto punto, Chávez vigilaba a los judíos de su país. En 2009, el gobierno volvió a vigilar la sinagoga de Caracas que había sido atacado.

Pero los judíos de Venezuela también decían que los estaban espiando – una sospecha justificada por la publicación a principios de este año, pues aparecieron documentos que demuestran que el servicio secreto SEBIN estaba espiando a Judios de Venezuela. Los documentos, obtenidos por medio argentino de comunicación, Analisis 24 revela que informes de inteligencia, fotos y videos fueron grabados clandestinamente.

Por el momento, no está claro si o por cuánto tiempo la atmósfera antisemita sobrevivirá a Chávez.

Sin embargo, después de 14 años de políticas que llevaron a más de la mitad de los judíos de Venezuela a abandonar el país- y con problemas económicos y de seguridad agravados por la inestabilidad política – es difícil imaginar que vuelvan los judíos.

Fuente: JTA/ Traducción: May Samra

2 Comments

  1. Mario Turati dice:

    Quien perdio, el pueblo Venezolano.
    La clase más preparada y pudiente de venezuela, donde estan incluidos los judios, pueden ir a cualquier lugar y ser bienvenidos.
    Vean cuantos emigraron a Colombia y a Ecuador donde estan trabajando y mejorando las condiciones de vida de esos habitantes, llevando ideas nuevas, técnología de punta y trabajo honrado.
    Shalom.

  2. oscar dice:

    Creo que no se debe hablar de antisemitismo sino de antijudaismo o antisionismo, porque los palestinos pueden ser o son semitas al descender de Abraham (Avram) también, descienden de Sem.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend