Inicio » Opinión » Análisis » Kant, Hamas y el terrorismo

Kant, Hamas y el terrorismo

Hace un tiempo, leí una opinión en redes sociales, en donde se justifica el acto terrorista como medio para reivindicar una posición. Asimismo, parcializa las noticias en relación a las acciones mismas que realiza esta organización Hamas que gobierna en Gaza.

REBECA GRYNSPAN FLIKIER

La pregunta filosófica que surge como duda para algunos es: ¿Hamas es terrorista, o es posible asumir que son simples insurgentes?

  1. Para Kant, el conocimiento se da por la experiencia. La experiencia crea ese concepto que aprehendemos. La experiencia de este grupo se basa en la violencia como regla a priori de un conocimiento posterior. Bajo esta premisa, el abordaje de acción de un terrorista, no permite elaborar otro juicio válido que no sea por medio del terror y la violencia.
  2. El fundamento filosófico de la Paz, es la búsqueda no de una moral, sino de una ética universal válida para todos, basada en la razón y en esa experiencia previa histórica que nos demuestra y permite aprehender esos valores supremos que consisten en actuar más allá de cualquier interés. La acción moral de un terrorista, tiene como finalidad el exterminio de un pueblo y el amedrentar a otro para obtener el poder supremo. Implica desconocer la ética universal para la paz. Porque la paz no existe. Ni les interesa.
  3. El imperativo de Hamas es hipotético: mato al enemigo si quiero debilitarlo. Amedrento a civiles para lograr los objetivos. Es una norma moral condicionada con una meta. No es universal y es válida solamente para los interesados en promover ese imperativo. Aleccionar a los gazatíes, utilizar escudos humanos, utilizar escuelas y hospitales como trinchera para armas, es prueba de esta postura.
  4. Los imperativos hipotéticos aplicados por Hamas, son calculados. No son verdaderos mandatos morales y mucho menos son universalizables, al ser opuestos a una ética universal para alcanzar el bien común.
  5. Hamas aplica condiciones a su moral, prometen a cambio las 72 vírgenes en el paraíso para aquellos seguidores que se inmolen o que sirvan de bombas humanas para matar al enemigo. A diferencia de una filosofía para la paz, verdaderas normas de convivencia, en donde se rechaza cualquier posible interés sobre la voluntad del acto moral.
  6. Para Kant, las personas deben ser tomadas como fines en sí mismos, nunca como medio para alcanzar los intereses de otros. De esta forma dignificamos al ser humano.
  7. El terrorista niega este imperativo categórico. No lo acepta, porque su acto volitivo tiene un interés en donde el otro es un medio para alcanzar su fin. Es una cosificación de la virtud del don de la vida.

Juzgue usted, misma fórmula aplicaría para considerar las acciones de agrupaciones con una similar naturaleza, como lo son la Yihad Islámica que está también en Gaza, aunque carece de liderazgo sustancial en el enclave costero, Hezbolá, que además de ser una organización que practica el terrorismo por medio de su brazo armado, ha ganado legitimidad en el Líbano donde tiene su centro de operaciones al tener además un brazo político con puestos en el parlamento libanés y grupos de un alcance más global como DAESH (a pesar de su debilitamiento actual) y Al Qaeda, que ha mermado sus acciones beligerantes para dar paso a una actividad más “humanitaria” en regiones de África principalmente donde tienen amedrentados a clanes completos.

Silvia Schnessel

Silvia Schnessel es corresponsal de Enlace Judío en España. Docente y traductora, maneja el español, el hebreo, el francés, el inglés y el catalán. Es amante del periodismo, del sionismo y de Israel. seguir leyendo

Artículos de Silvia Schnessel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend