Inicio » Noticias » Israel » El drenaje de cerebros médicos franceses: ¿Por qué tantos médicos se van a Israel?

El drenaje de cerebros médicos franceses: ¿Por qué tantos médicos se van a Israel?

Enlace Judío México.- Funcionarios de agencias dicen que la tasa promedio de retornados decepcionados a Francia de 1990-2014 fue del 10 por ciento, pero que el número ha bajado desde entonces.

BERNARD EDINGER

MICHEL ALIMI dice que estuvo haciendo compras en el supermercado kosher Hyper Cacher sólo un par de horas antes de que un islamista atacara el 9 de enero de 2015, matando a cuatro judíos y reteniendo a 16 rehenes antes de ser abatido por la policía francesa. Ahora, él, su esposa y una de sus hijas se mudan a Israel.

El médico general de 62 años dice que el ataque, después de otros sangrientos casos de violencia contra judíos por parte de los musulmanes franceses, ha provocado una ola de salidas a Israel, incluyendo a unas 50 familias de su vecindario de Saint-Mandé a las afueras de París.

Pero no son sólo los peligros de la vida en París los que han motivado a cientos de profesionales médicos judíos a unirse a otros miles de judíos franceses en su traslado a Israel. También los recientes cambios en la reglamentación de las autoridades israelíes que harán la transición más fácil para personas como él y su hija Aurelia, una pediatra de 33 años que se especializa en oncología pediátrica, que está preparando o considerando la aliá, según funcionarios de Israel en Francia e Israel.

Francia es reconocida como uno de los más altos niveles de atención médica en el mundo, y allí hay miles de médicos judíos, incluyendo muchos que han ocupado cargos destacados. André Lichwitz fue el médico personal de Charles de Gaulle y el Prof. Pierre Aboulker realizó la operación de próstata del presidente francés.

El doctor José Aboulker, pariente de Pierre, fue un héroe de la Segunda Guerra Mundial que se infiltró en la Francia ocupada por los nazis como agente secreto y más tarde dirigió la unidad médica de emergencia que siguió a de Gaulle cuando fue blanco de un asesinato.

El presidente François Mitterrand fue operado dos veces de cáncer de próstata por el profesor Ady Steg, y el Dr. Bernard Kouchner fue fundador del grupo internacional de rescate médico “Médicos Sin Fronteras” antes de convertirse en ministro de Relaciones Exteriores.

Sin embargo, la inmigración de profesionales médicos franceses a Israel ha sido problemática debido a las dificultades para obtener sus credenciales. Muchos médicos judíos franceses han alegado durante mucho tiempo que los obstáculos fueron colocados por organizaciones de médicos israelíes para desalentar la competencia.

Las autoridades israelíes dicen que esto ya no es un problema.

Ariel Kandel, ex jefe de la Agencia Judía en Francia, es ahora director general de Qualita, un grupo con sede en Jerusalem, destinado a facilitar la llegada a Israel de judíos franceses.

Hoy hay decenas de miles de judíos en Francia que están pensando seriamente en mudarse a Israel”, dice el Informe de Jerusalem. “Estimamos que entre ellos hay cientos de miembros de las profesiones médicas. La cifra no incluye a los jóvenes que están actualmente en la escuela de medicina, pero cientos de jóvenes judíos cada año comienzan estudios médicos en Francia“.

Un problema para quienes quieren instalarse en Israel ha sido que Francia no otorga un MD (título de Doctor en Medicina) al final de la escuela de medicina (seis años), sino sólo después de una residencia adicional, o período de prácticas, de tres a cinco años. La mayoría de los países aceptan a un médico francés una vez terminada la escuela de medicina, pero Israel les hace esperar hasta que reciben el grado francés de MD, lo que significa que no pueden practicar la medicina en el estado judío hasta los 30 años.

Las reglas cambiaron este verano cuando Israel finalmente reconoció que un diploma francés entregado después de seis años en la escuela de medicina era equivalente a un MD en otra parte y que los médicos franceses que habían terminado por lo menos un año de residencia podrían continuar ese curso en Israel donde seguirían practicando en hospitales. Los graduados franceses de las escuelas de medicina que no hayan comenzado su residencia en Francia pasarían un año adicional de formación en Israel y un examen antes de comenzar su residencia allí.

El cambio de la reglamentación resultó de una campaña en Francia e Israel dirigida por Raphaël Derman, de 26 años, actualmente anestesista en su primer año de prácticas en Francia y ahora programado, siguiendo el cambio de las nuevas reglas, para continuar en el Rambam Medical Center en Haifa, comenzando en octubre o noviembre.

La familia de la madre de Derman procedía de Marruecos, donde su abuelo era médico. La familia de su padre llegó a Francia desde Polonia antes de la Segunda Guerra Mundial.

Francia está bien, pero Israel es donde quiero vivir. Quiero volver a mi propia tierra“, dice Derman The Report. Él dice que los cambios de la normativa permitirán que los más jóvenes vayan a Israel ahora en vez de rechazar la aliá cuando ya están posiblemente comprometidos profesionalmente en Francia o han encontrado a un socio allí que está menos interesado en establecerse en Israel.

Con el respaldo de parlamentarios israelíes de diferentes partidos, Derman presionó a la Knesset, redactó peticiones y reunió el apoyo de médicos judíos en Francia. Amenazó con ir a la Corte Suprema de Israel por la legalidad de las regulaciones que afectan a los graduados franceses de la escuela de medicina.

En virtud de la nueva reglamentación, los médicos franceses que terminen su residencia en Israel tendrán diplomas israelíes en su especialización, pero no en los grados de medicina israelí, ya que sus años de escuela de medicina fueron en Francia. Sin embargo, los graduados de la escuela de medicina que estudiaron por lo menos dos de sus seis años en Israel recibirán el grado israelí.

Los dentistas y farmacéuticos judíos franceses también se quejaron de haber sido sometidos a exámenes innecesarios y alegaron que éstos tenían por objeto limitar la competencia. Las nuevas reglas dicen que un dentista con cinco años de experiencia profesional puede practicar en Israel sin pasar tales exámenes, mientras que los farmacéuticos con tres años de experiencia también pronto estarán exentos de exámenes, aunque todos tienen que pasar un período inicial de adaptación bajo supervisión, como los médicos.

A menos que se obtenga un impulso de los inmigrantes, como los franceses, el Estado judío se enfrenta a un grave déficit de personal médico en los próximos seis o siete años, dado que una generación de médicos que llegaron de la Unión Soviética en la década de 1980 llega a la edad de jubilación. Por lo tanto, los hospitales y clínicas israelíes están enviando reclutadores a Francia para llenar las vacantes, como 250 médicos y cientos de otros empleados para el nuevo Hospital Assuta en la ciudad portuaria de Ashdod, cuya población incluye a muchos judíos francófonos de África del Norte, así como a inmigrantes más recientes de Francia.

Las cifras oficiales de Israel muestran que 1.166 profesionales médicos franceses han hecho aliá desde 2012. Entre ellos hay 340 médicos, así como dentistas, farmacéuticos, optometristas y otros especialistas médicos y paramédicos. Los únicos países de los cuales llegaron más profesionales médicos durante el mismo período fueron Rusia con 1.776 y Ucrania con 1.186. En comparación, Estados Unidos, que tiene la comunidad más grande de la diáspora, aportó 668 profesionales médicos.

Alimi, que planea mudarse a Israel en los próximos meses, está excepcionalmente motivado; ha servido durante varios años como voluntario en la unidad de reserva internacional de Maguen David Adom, equivalente de Israel a la Cruz Roja; viene a Israel periódicamente a su propio costo para períodos de entrenamiento durante los cuales trabaja turnos de 12 horas con unidades móviles de rescate; y se ofreció como voluntario para servir con una unidad de ambulancia de MDA en 2014, cuando estalló la última gran ronda de hostilidades con la Franja de Gaza.

El área de Ashkelon-Sderot-Netivot en la que sirvió fue blanco de muchos ataques con cohetes desde Gaza. Su hijo de 25 años, Elias, que ya ha emigrado, es ahora soldado de combate en una unidad antiterrorista de la Brigada Nahal en Judea y Samaria (Cisjordania).

Esos inmigrantes, como mi hijo, que llegan después de cumplir 23 años están exentos del servicio militar. Pero él quería servir y prácticamente tuvo que luchar para ser aceptado en el ejército. Elias es un contador certificado para el comercio, pero quiere volver a entrenar después de su servicio militar para ser oficial de la policía de Israel“, dice Alimi a The Report.

Como muchos judíos franceses acomodados, Alimi ya posee un apartamento de vacaciones en una zona de moda del norte de Tel Aviv. “A los 62 años estoy cerca de la edad de jubilación, pero quiero seguir trabajando cuando estoy en Israel porque quiero integrarme completamente en la sociedad israelí y no hay mejor manera de hacerlo que ser un médico en contacto con el público“, dice .

Sin embargo, la burocracia que enfrenta alguien que quiere practicar la medicina en Israel es formidable, especialmente para los médicos más antiguos como él.

Tuve que presentar documentos de los hospitales donde trabajé décadas atrás cuando no había registros de computadora. Eso significó semanas y semanas de revisar archivos de papel en los sótanos de esos hospitales“, dice.

Antes de practicar en Israel, Alimi asistirá a un curso de cinco meses de lengua hebrea allí, seguido por un curso de tres meses de lenguaje médico en hebreo. Su hija, Aurelia, ya asiste a cursos abreviados en hebreo práctico y médico en Francia este verano, en el que están inscritas 70 personas.

Una vez que su hebreo esté a la par, Alimi y otros podrán practicar, pero inicialmente sólo bajo la supervisión de colegas israelíes, por un “período de adaptación” de tres meses a un año dependiendo de su especialidad médica.

Es un período de observación“, explica. “Entiendo que el colega israelí reconoce muy rápidamente que está trabajando con alguien competente y lo informa a las autoridades que darán la certificación final. Pero el período de observación tiene que completarse en el tiempo asignado durante el cual uno no recibe más de 3.500 shekels al mes. Eso es alrededor de 800 euros o dólares. Añadir tiempo dedicado a aprender hebreo y estás hablando fácilmente de al menos un año sin un salario real, lo que puede ser un problema“, dice Alimi.

Acepto que el período de observación está justificado porque uno está trabajando en un país diferente y un idioma diferente, pero es un poco como ser el alumno de alguien que a veces tiene menos experiencia profesional de la que uno tiene“, explica.

Fuente: The Jerusalem Post – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend