Inicio » Noticias » Cientos de médicos se reúnen en el Hospital Militar para discutir la circuncisión

Cientos de médicos se reúnen en el Hospital Militar para discutir la circuncisión

POR MAY SAMRA

Una multitud de batas blancas llenó las instalaciones del Hospital Central Militar para determinar si era benéfica la práctica de la circuncisión, procedimiento ritual milenario que los judíos realizan a los varones recién nacidos. “La mayoría argumentó que no lo era” relató Sumi Michán, quien lleva más de 40 años siendo un mohel, o cirujano especialista en circuncisiones.  “Muchos expresaron que se debe respetar la integridad del cuerpo humano, otros dijeron que era una zona erógena que estaba siendo afectada”. Los responsables del coloquio otorgaron a Sumi el privilegio de cerrar el debate. “Expliqué que, para nosotros los judíos, no se trata de una medida de higiene (aunque también lo es), sino de un pacto del Pueblo judío con Dios. O sea que no es un procedimiento clínico, sino religioso. Por ello, en la Comunidad judeo mexicana, circuncidamos a todos los varones”.

Sumi recibió una salva de aplausos. Mencionó, para Enlace Judío, que la circuncisión elimina la acumulación de esmegma, una secreción que suele acumularse entre el prepucio y el pene, y es asociada a una mayor incidencia de cáncer de pene y de útero.

En algunas ocasiones, no se puede realizar la circuncisión: si el niño nace con el prepucio abierto o sin prepucio, o cuando el meato no está en su lugar.

En México, existen 12 mohalim (plural de mohel) y se efectúan aproximadamente 360 circuncisiones anualmente.

En los EE.UU., la circuncisión se ha convertido en un tema de debate después de que se presentara, en Florida, una moción para prohibir la circuncisión a menores de edad. “Es mutilación genital. Es el cuerpo de un hombre y su cuerpo no pertenece a ninguna cultura, gobierno, religión, ni siquiera a sus padres. Es su decisión.” dijo Lloyd Shofield, quien propuso dicha moción. La medida haría ilegal el procedimiento en el estado de California. De llegar a aprobarse la propuesta, los padres que circunciden a un menor de 18 años cometerían un delito menor que podría ser castigado con un año de cárcel y hasta 1.000 dólares de multa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *