Inicio » Mujer Judía » Claves para Recuperar tu Poder

Claves para Recuperar tu Poder

JESSICA KREIMERMAN LEW
EN EXCLUSIVA PARA ENLACE JUDÍO

Parte 2 – Solo un Experimento.

¿Cuál es el primer paso para recuperar tu poder?

Primero, ponernos de acuerdo en la definición de la palabra. Yo veo el “poder” como energía que se puede dirigir, tanto para destruir como para construir, para unir o para separar. Ha sido asociado con personas ambiciosas y desequilibradas que se dedican a acumularlo y lo dedican al servicio del ego. El dinero te otorga poder, y el poder otorga control. Quienes piensan que es la única manera de vivirlo, a veces prefieren no ejercer el suyo.

O tal vez no saben que tienen poder. El mero hecho de existir, implica poder en potencia. Si no estás consciente de tu poder, lo vives de manera inconsciente, y entonces atraes a tu vida aquello que temes y no aquello que quieres. Si no lo vives así, esta guía es una buena manera de comenzar a recuperarlo.

Sólo cuando conscientemente aprendemos a unir el Poder con la Luz comienzas a asumir tu identidad como ser creativo. Recuperar tu poder es un asunto que requiere de tu atención y esfuerzo. Nadie lo va a hacer por ti, y la rapidez y el éxito que tengas en aplicar esto a tu vida van a depender de cuán complejos sean tus nudos internos, y cuan profundo quieras entrar en tu viaje personal.

Tú ya tienes todo lo que necesitas para estar bien. De hecho tienes un gran potencial no desarrollado. Si la Humanidad como colectivo va a sobrevivir la hecatombe anunciada, solo será a través de los pequeños esfuerzos de individuos como tú que descubren un poder personal que no tenían idea que tenían. Imagínate que no utilizamos ni el 10 por ciento de nuestro cerebro, o sea de nuestro potencial, y los más brillantes entre nosotros, no más del 15 por ciento. ¿Tendremos cosas interesantes para descubrir con las nuevas herramientas y los revelados conocimientos?

Puedes aprovechar esta excelente oportunidad de confusión e incertidumbre para crecer, conocerte, establecer tus buenos límites, aprender a apreciarte, encontrar tus propias definiciones y escuchar tu voz interna, formar tus círculos cercanos y crear un mundo emocional con conexiones sanas, cosas que en el largo plazo, te ayudarán a vivir la vida – sean cuales sean tus circunstancias – de una manera equilibrada.

En esta columna, te iré compartiendo unas claves que fui encontrando mientras merodeaba perdida en mi Laberinto de Soledad, sintiéndome pequeña e insignificante. Ninguna de estas herramientas es original mía, sino que son síntesis y recopilación de sabiduría de todo tipo de fuentes. Este es el mapa del mundo como me hace sentido a mí hasta ahora, que no quiere decir que sea la Verdad con V grande.

Cada clave tiene mucho espacio para profundizar. No todas te van a servir, pero puede que algunas de estas ideas te sirvan en tu propio camino para recuperar tu Poder.

Dosifico, para que puedas reflexionar y pensarlas semana con semana, al mismo tiempo que incorporando en tu vida aquellas que te sean más útiles en tu cotidiano. Este trabajo está estructurado desde lo micro a lo macro.

Comienza con quien lee estas palabras, contigo, porque aunque la transformación es posible de afuera hacia adentro, en varios niveles y en multi-dimensiones, la recuperación de tu poder es mucho más efectiva si comienzas por dentro, por lo que está más a tu alcance. De hecho, dicen que si te cambias tú, cambia el mundo.

El Ser Humano tiene todo el cosmos en sus células, toda la historia y evolución de la humanidad está grabada en el ADN, así es que no es exageración decir que la revolución verdadera es interna, la conciencia se cambia desde adentro y las olas que generan desde allí son tan poderosas como cualquier tsunami.

Notarás que lo escribí en femenino, que en este caso, incluye el masculino dentro de sí. Por varias razones, primero porque la mayor parte de las personas que se encuentran en procesos de transformación consciente en este momento son mujeres.

Segundo, porque siendo ávida lectora, el 99 por ciento de los textos que he leído en mi vida está dirigido a hombres, que están acostumbrados a que les hablen en masculino. Pensé que sería un buen cambio, para ambos hombres y mujeres, salirse del esquema. Las mujeres, para sentir cómo se siente que te hablen directo a ti, y los hombres para sentir qué se siente cuando no lo hacen, como ha sucedido históricamente con las mujeres.

¡No te ofendas con esta proposición!
Mejor juega con ella.
Al fin, es sólo un experimento.

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *