Inicio » Opinión » Análisis » MARZO, MES DE PURIM Purim entre el hoy y el ayer

MARZO, MES DE PURIM Purim entre el hoy y el ayer

JOSÉ KAMINER TAUBER

EN EXCLUSIVA PARA ENLACE JUDIO

Purim es una festividad judía, también llamada “Fiesta de las Suertes”. Se celebra el día 14 del mes de Adar según el calendario judío. Dado que se trata de un calendario lunar, cuando se conmemora un acontecimiento ocurrido en Adar como un Bar-mitzvá, un Yurtzaidt, un matrimonio, o la celebración de Purim, durante el Shaná Meuberet (literalmente, “un año embarazado”, una metáfora talmúdica para referirse al año con mes agregado) se deben celebrar en Adar Bet.

Las festividades judías caen cada año en fechas distintas del calendario gregoriano; la festividad instituida en el libro de Esther, al cual podemos llamar el libro del ocultamiento, se llama Purim. Este año, Purim se celebra el 20 de marzo. Comienza el día 19 con la puesta del sol.

Purim, viene de “pur” que quiere decir suerte, un término utilizado para designar a un evento cuya causa está oculta. Y el tema del ocultamiento no termina allí, pues el libro de Esther es el único libro del Tanaj en donde no aparece el nombre del Eterno. Los sabios dicen que el nombre está, pero oculto. El pueblo lo busca en ayuno y oración, y su salvación llega al pueblo, pero Él y su nombre permanecen ocultos. En este libro, se muestra el silencioso lenguaje de amor que nuestro Dios usa con frecuencia para comunicarse directamente con nuestro espíritu.

Maimonides escribió en su libro Mishne Torá (zmanim meguilá cap. 12, halajá 18) que en los tiempos mesiánicos todos los libros proféticos y hagiógrafos del Tanaj serán anulados, menos el de Meguilat Ester.

Un Haman antiguo y otro moderno.

A mi entender, Purim es la fiesta judía por excelencia y el libro de Esther el más relevante de todos los libros bíblicos para el judío moderno contemporáneo porque, como veremos, refleja fielmente la condición judía contemporánea. En él, encontramos el  primer  intento por destruir al pueblo judío.

“Y dijo Haman al rey Assuero: Hay un pueblo esparcido y dividido entre los pueblos en todas las provincias de tu reino, y sus leyes son diferentes de las de todo pueblo, y no observan las leyes del rey; y al rey no viene provecho dejarlos. Si place al rey, escríbase que sean destruidos; y yo pesaré  diez mil talentos de plata en manos de los que manejan la hacienda, para que sean traídos a los tesoros del rey” (Est. 3 – 8, 9)

¿Quien era Haman? El “hijo de Hamdathá, del país de Agag” (Est 3:1) El rey Assuero lo elevó al poder y le dio un puesto por encima de todos sus otros servidores. Amán comenzó a odiar a Mardoqueo porque éste no se arrodillaba ni se inclinaba ante él, tal y como “lo había mandado el rey” (Est 3:2). Por eso intentó destruir a los judíos, sin saber (y eso sería la causa final de su perdición) que la propia reina Esther era judía. Hamán también es descendiente de Agag, Rey de Amalec, quien fue asesinado por Samuel, quien era sacerdote judío (1 Samuel 15:33). Desde entonces, los descendientes del Rey Agag se han ocupado de  intentar aniquilar a todos los judíos.

Hoy día, hay otro gobernante persa, el presidente iraní Mahmoud Ahmadineyad quien, desde el 3 de agosto de 2005,no ha dejado de emitir  declaraciones que han causado mucha polémica. Como la de “Israel debe ser borrado del mapa y la nación musulmana no permitirá a su enemigo histórico vivir en su propio corazón.

Posteriormente, Ahmadineyad dijo que la creación de Israel después de la Segunda Guerra Mundial había «matado dos pájaros de un tiro» para Europa. Por una parte, había conseguido «barrer a los judíos de Europa y al mismo tiempo, crear un apéndice europeo con una naturaleza sionista y antiislámica en el corazón del mundo islámico».

Un dirigente persa vuelve a intentar acabar con los judíos, esta vez reunidos en un Estado.

La suerte esta echada.

1 Comment

  1. oscareladio dice:

    Estimado JOSÉ KAMINER TAUBER me encontraba realizando un estudio del libro bíblico de Esther y llegando al Cap. 9 vs. 28 en adelante el registro muestra la celebración de Purim, como recordatorio del siniestro plan para exterminar al pueblo judío, por lo menos que haya registro. Me preguntaba si existe hoy esa celebración, y que carácter espiritual le daría el pueblo judío hoy..!!! Y valla sorpresa linda por cierto..!!!! El día 19 después de la puesta del sol ( o sea 20 de marzo ) Uds. celebran Purim, como delinean las escrituras hebreas.

    Un pequeño detalle que noté en su hermoso artículo es que no se menciona, por lo menos de forma tácita el nombre de Dios en el libro. Textualmente Ud. decía:

    “Y el tema del ocultamiento no termina allí, pues el libro de Esther es el único libro del Tanaj en donde no aparece el nombre del Eterno. Los sabios dicen que el nombre está, pero oculto. El pueblo lo busca en ayuno y oración, y su salvación llega al pueblo, pero Él y su nombre permanecen ocultos. En este libro, se muestra el silencioso lenguaje de amor que nuestro Dios usa con frecuencia para comunicarse directamente con nuestro espíritu”.

    Aunque es cierto que no se menciona a Dios directamente, permítame señor con todo respeto incluir algo que encontré estudiando minuciosamente, que quizás le sirva a Ud. y a su comunidad, porque lo que es a mí me ha sido muy útil para la fe en Dios.

    Parece que en el texto hebreo de este libro, en cuatro lugares diferentes, aparece un acróstico del Tetragrámaton, porque las letras iniciales de cuatro palabras en sucesión forman YHWH (hebreo: יהוה) o Jehová, Jahvé o Yahweh. Esas letras iniciales se destacan de modo especial en por lo menos tres manuscritos hebreos antiguos, y también se distinguen en la masora con letras rojas. Además, parece que en Ester 7:5 hay un acróstico de la declaración formal divina: “Yo resultaré ser”. (Véanse las notas sobre Ester 1:20; 5:4, 13; 7:7, así como 7:5.)

    Notas:

    Esther 1:20 “Este […] y todas las esposas mismas darán.” Hi’ Wekjol-Han•na•schím Yit•tenú (heb.) parece ser un acróstico invertido del Tetragrámaton, יהוה (YHWH). Se sabe de tres mss heb. antiguos que tienen aquí las letras del nombre divino en acróstico y en mayúsculas, como sigue: היא וכל־הנשים יתנו. Este es el primero de cuatro acrósticos de esta índole del nombre “Jehová”, y la masora llama atención a este hecho en una rúbrica, o en letras rojas.

    Esther 5:4 “Venga hoy el rey con Hamán.” Este es el segundo acróstico del Tetragrámaton, YHWH, en Ester. Ya•vóh’ Ham•mé•lekj Weha•mán Hai•yóhm, en heb. Se sabe de tres mss heb. antiguos que tienen las letras heb. del nombre divino, יהוה (YHWH), en acróstico y en mayúsculas, como sigue: יבוא המלך והמן היום. La masora llama atención a este hecho en una rúbrica, o en letras rojas.

    Esther 5:13 “Pero todo esto… nada de ello me satisface.” Heb.: wekjol-zéH ’eh•nén•nU scho•wéH lI. Aquí la U corresponde a la W y la I corresponde a la Y. Parece que este es el tercer acróstico del Tetragrámaton, יהוה (YHWH), en Ester. Se sabe de tres mss heb. antiguos que tienen las letras heb. del nombre divino, יהוה, escrito aquí a la inversa, en acróstico y en mayúsculas, como sigue: וכל־זה איננו שוה לי. La masora llama atención a este hecho en una rúbrica, o en letras rojas

    Esther 7:7 “Que lo malo había sido determinado contra él.” Debido al sistema de transliteración en el acróstico kI-kjol•tháH ’e•láV ha•ra•‛áH (heb.), la I corresponde a la Y y la V corresponde a la W. Parece que este es el cuarto acróstico del nombre divino, יהוה (YHWH), en el libro de Ester. Este acróstico está formado por las letras finales de las cuatro palabras, leídas de derecha a izquierda en heb., como sigue: כי–כלתה אליו הרעה.

    Esther 7:5 “¿[…] este, y precisamente dónde está el que […]?” Parece que este es un acróstico de la declaración formal divina: “Yo resultaré ser”. El acróstico está formado por las letras finales אהיה (EHYH), y algunos mss heb. señalan esto al usar mayúsculas, como sigue: הוא זה יאי-זה.

    Según entiendo estimado José, lo más importante es lo que el nombre de dios significa: “Yo resutaré ser, lo que sea necesario ser”. Por lo tanto como dice el profeta Jeremías en el capítulo 31 todos los seres humanos de la tierra podríamos conocer al Dios de los judíos y no andar a tientas, siendo lo más importante ser un “judío” por así decirlo desde el corazón
    Jeremías 31: 31-34
    31 “¡Mira! Vienen días —es la expresión de Jehová—, y ciertamente celebraré con la casa de Israel y con la casa de Judá un nuevo pacto; 32 no uno como el pacto que celebré con sus antepasados en el día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto, ‘el cual pacto mío ellos mismos quebrantaron, aunque yo mismo los poseía como dueño marital’, es la expresión de Jehová.”
    33 “Porque este es el pacto que celebraré con la casa de Israel después de aquellos días —es la expresión de Jehová—. Ciertamente pondré mi ley dentro de ellos, y en su corazón la escribiré. Y ciertamente llegaré a ser su Dios, y ellos mismos llegarán a ser mi pueblo.”
    34 “Y ya no enseñarán cada uno a su compañero y cada uno a su hermano, diciendo: ‘¡Conozcan a Jehová!’, porque todos ellos me conocerán, desde el menor de ellos aun hasta el mayor de ellos —es la expresión de Jehová—. Porque perdonaré su error, y no me acordaré más de su pecado.”

    Espero tenga a bien no molestarse por “el atrevimiento”. Lo que pasó es que me encantó el artículo y lo compartí con amigos. Seguramente seguiré leyendo de su página y seguiremos en comunicación si Ud. así lo desea. Si lo ofendí en alguna expresión, de corazón perdóneme. Quizá le parezca mentira pero no entro en los blogs, ni le comento a nadie sus artículos. A lo mejor el estudio de las escrituras y la relación de Dios con su pueblo es lo que realmente me interesó siempre y es por eso que me sentí impulsado a comentar su artículo.

    De más está decir que su artículo tiene otras “perlitas” interesantes para comentar….!!!!!!

    A su disposición. Afectuosamente:

    Oscar E. Peralta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Send this to friend