avatar_default

ELMUNDO.ES Y HAARETZ
Alerta roja en las fronteras de Israel con Siria, el Líbano y la Franja de Gaza ante lo que puede ser un violento ‘déjà vu’. De la ‘Nakba’ (guerra del 48) a la ‘Naksa’ (guerra del 67), de las masivas manifestaciones de los refugiados palestinos el pasado 15 de mayo a las de este domingo con motivo del 44 aniversario de la sonora derrota árabe en la Guerra de los Seis Días.

La misma que finalizó con la ocupación israelí de la Franja de Gaza (se retiró en el 2005) y el Sinaí (retirada tras la paz del 79) que estaban bajo control de Egipto; la meseta del Golán (Siria) así como Cisjordania y Jerusalén Este (bajo dominio jordano).

Hasta el momento, la frontera con Siria ha sido el punto más caliente, aunque parece que la situación se ha ido normalizando. Decenas de refugiados palestinos trataron de entrar en Israel y los soldados respondieron con fuego y gases lacrimógenos. Según Haaretz, seis palestinos han muerto y trece han resultado heridos. Mediante megáfonos, el Ejercito israelí avisa en árabe a los manifestantes que han cruzado la línea divisoria internacional e intentan romper la valla de separación: “Dispararemos a quien intente atravesar nuestra frontera”.

Los palestinos de Siria intentan infiltrarse en la zona de Majdal Shams y de Kunetra. “Hemos venidos solo con banderas”, ha denunciado a la televisión siria un manifestante palestino llegado de Damasco.

Yoav Mordejai, portavoz del Ejército, ha acusado a Siria de de no evitar la llegada de los manifestantes palestinos a su frontera. “Más de 150 manifestantes llegaron a nuestra frontera e intentaron cruzarla. Los que no acataron nuestras advertencias e intentaron irrumpir fueron disparados en la parte inferior de sus cuerpos”, ha declarado.

“El 15 de mayo, fuimos testigos del intento de nuestros enemigos de penetrar en nuestro territorio en una clara provocación de Irán, Siria, Hizbula y Hamas. Israel actuará con contención pero también con determinación para defender su soberanía, fronteras, localidades y ciudadanos”, advierte el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, que en los últimos días ha enviado, a través de una tercera parte, mensajes de advertencia a Siria y Líbano.

Este hecho y la presión de EEUU sobre el Líbano podrían ser la causa de la cancelación de la marcha de los palestinos cuyas protestas se limitarían a los campos de refugiados. Claro que también influyó enormemente la decisión del Ejército libanés de cerrar la zona fronteriza con Israel.

En las últimas semanas, tanto en los campos de refugiados de Siria y el Líbano como en Facebook y Twitter, los palestinos advirtieron: “Volveremos a nuestros hogares el 5 de junio”.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí