MILENIO.COM

04 de Agosto 2011.- El Museo del Estanquillo inaugura hoy la exposición Dos miradas al fascismo: Diego Rivera y Carlos Monsiváis, conformada por 274 piezas.

¡Mexicanos: acabemos de una vez con esta vergüenza nacional! ¡Que no quede en México ni un judío, ni un chino!”, así lo exigió en su manifiesto la organización fascista Acción Revolucionaria Mexicanista (ARM).

“El nazismo es específicamente una revolución germana, hija legítima de la revolución protestante de Lutero. Franco es otra cosa. Yo siempre he considerado que la salud de México pasa por la reafirmación de su espíritu católico, y como éste lo recibimos de España es necesario fortalecer nuestros lazos con España”, dijo Salvador Abascal, líder de la Unión Nacional Sinarquista.

“El nazismo, que ha sido la respuesta a los males que padecía Alemania, posiblemente no encuentre en la América de ustedes el abono conveniente para que siembre”, le declaró Adolf Hitler a José Pagés Llergo, cuando este último trabajaba en la revista Hoy.

Éstas son algunas de las frases que definen la exposición Dos miradas al fascismo: Diego Rivera y Carlos Monsiváis. Conformada por 274 piezas, la muestra se inaugurará hoy en el Museo del Estanquillo del Distrito Federal. Es la primera vez que se organiza un proyecto como éste en México.

La exhibición surgió a raíz de la presentación en Guadalajara del cuadro Refugio de Hitler, que Diego Rivera hizo en 1956 cuando viajó a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), para curarse el cáncer que padecía. La obra pertenece a la Galería Arvil. Después de exhibirse en la capital de Jalisco, el Museo del Estanquillo se interesó por mostrar la pieza y rodearla de obras de Carlos Monsiváis relacionadas con la producción gráfica del fascismo y antifascismo en el país.

El lienzo, según Moisés Rosas, director del Museo del Estanquillo, se divide en tres planos: el primero donde aparecen las ruinas del fascismo derruido; en el segundo, se encuentran los edificios del capitalismo destruido, y en el tercero se aprecia una edificación con banderas rojas que simbolizan al socialismo.

“En Refugio de Hitler, Rivera no sólo nos deja un mensaje estético, sino político. Nos dice que el fascismo y capitalismo han sido vencidos, que el futuro de la humanidad se encuentra a lado del socialismo”, dijo Rosas en el recorrido para prensa.

El objetivo de Dos miradas… es mostrar cómo se popularizó el fascismo en México, así como enseñar las reflexiones que se deben hacer para combatir el autoritarismo que el fascismo impulsa en la sociedad.

“En el país esta doctrina se hizo popular en 1933 después de que Adolfo Hitler llegó al poder en Alemania. Para diciembre de 1934, cuando asumió como presidente de la nación Lázaro Cárdenas, ya se habían formado muchas organizaciones, como la Unión Nacional Sinarquista, que se oponían a quien años más tarde expropiaría el petróleo”, recordó.

En esa época se habían formado ligas anticomunistas, antijudías y antichinas. “Los sinarquistas, por ejemplo, tuvieron hasta 500 mil seguidores; la Falange Española, que por cierto se reunía en el Casino español del centro de la Ciudad de México, 50 mil seguidores. Es decir, no eran movimientos pequeños”, indica.

La muestra es importante porque se ha olvidado el debate histórico sobre lo que generó el fascismo en México. “Y se ha dejado de lado porque la historia oficial siempre simplifica las cosas. El fascismo sí fue derrotado. En la actualidad apenas se empiezan a hacer investigaciones al respecto”, comenta Rosas.

Para Rafael Barajas, curador de la muestra, ésta refleja una crónica histórica de un México que se ha ocultado. Logra reconstruir el debate fascista y antifascista que caracterizó al país en los años previos a la Segunda Guerra Mundial y durante esa gesta, entre 1935 y 1945, exhibiendo afiches, libros, recortes de periódico, fotografías, carteles y lienzos de artistas como Leopoldo Méndez, Dr. Atl, José Chávez Morado, Gabriel Fernández Ledesma, Raúl Anguiano, Pablo Picasso, Paul Klee, entre otros, que pertenecen a la colección de Carlos Monsiváis.

“Se suele olvidar que en el país hubo muchos simpatizantes del fascismo, que hubo movimientos de derecha radical, que hubo intelectuales como José Vasconcelos y el Dr. Atl que apoyaron el nazismo por medio de su trabajo editorial o pictórico”.

Colección histórica

– Carlos Monsiváis rescató a lo largo de cuatro décadas objetos, documentos y piezas de valor histórico y estético que retratan la vida cotidiana del país.

– No escaparon a sus ojos, ni a sus manos, piezas que retoman los años posteriores a la Primera Guerra Mundial y cómo éstos se vivieron en México.

– La exposición Dos miradas al fascismo: Diego Rivera y Carlos Monsiváis es un ejemplo de lo anterior. Alrededor de 80 por ciento de sus piezas pertenecen a la colección de este cronista mexicano.