Inicio » Opinión » Nuestros Columnistas » Verano del Fin del Mundo – Una conversación con Israel (Parte 2)

Verano del Fin del Mundo – Una conversación con Israel (Parte 2)

JESSICA KREIMERMAN LEW EN EXCLUSIVA PARA ENLACE JUDÍO

VI. INTENSIDAD

A ISRAEL no se viene a vivir a medias. La gente romántica que llega con imagen idealizada, tarde o temprano vive la realidad. Mas hay algo que nos jala de regreso.

ES UNA SOCIEDAD vibrante, movida, profunda y atractivamente sexual. Tel Aviv es bacanal pagano dedicado al consumo, Jerusalem santidad desenfrenada con mayor represión, mas no con menor pasión. Arte, por doquier. Dicen “vidrio” y artistas novatos y consagrados mandan al Museo de Eretz Israel su visión de vidrio, cada una irrepetible, como el ser humano. Transforma dolor en arte.

PUNTA DE LANZA en tecnología, maestros del intercambio, efectivos en los negocios, luminarias en todo campo, ingenio y atrevimiento, ¡chutzpah! perfectamente desconectados de sus emociones. Las sacan sin procesar: a gritos, en su impaciencia, en su empuje cotidiano, buscando culpables, absolviéndose a sí mismos, en depresiones, en sus extremos, en su locura, en su maltrato mutuo. Todo eso es amor distorsionado. Y ligada a esta energía maniaca, hay tristeza. Que se interpreta como debilidad. Por lo que no la muestran muy seguido.

ES UNA SOCIEDAD sofisticada. Una de sus más exitosas series televisivas se basa en el proceso terapéutico de cinco personas que acuden a un psicólogo, cuya vida interna está mezclada con la de sus pacientes. (Y no dejan de ser fans de las histriónicas telenovelas mexicanas. )

PAÍS DE FUERTES fumadores, excelente y legal tónico para calmarse. Con ligereza de James Bond tiran colillas en la calle, en los campos de picnic, en las playas, en la mar. Derrochan agua en el desierto al mismo tiempo que desalinizan la mar para hacerla potable.

LA TIERRA SANTA está plena de astrología, magia, maestros, y falsos gurús también. Un mundo moderno pulsa encima de las piedras, que guardan las memorias. Celulares y audífonos. Consumismo desenfrenado. Huelga de doctores. Presidente-violación. Primer Ministro-corrupción. Líos de fronteras, gastos de seguridad. Estados Unidos y Europa en revuelta económica; armas y complots por doquier. Misiles cotidianos, niños y adultos traumatizados en varios grados. Jerusalem codiciada, evoca locuras mesiánicas. Estas son apenas unas de las sub-tramas en este caldero.

“QUEREMOS RAZONES para vivir aquí y no para morir aquí,” dice un manifestante en la marcha del silencio, después de la incursión en el sur que dejó ocho muertos y vulneró la paz con Egipto. La amenaza es real. La cuestión es cómo disolver la amenaza, cómo transformarla, cómo cambiar el futuro.

VII. TRIBU

El pasado es prólogo.”
Shakespeare

ISRAEL SE ENAMORA del mundo. Viajeros curiosos navegan por Gaia meses y años. Aprenden idiomas, conquistan culturas, intercambian, conocen. Las mujeres de otras naciones valoran y seducen al hombre Israelí porque dentro de su excitante virilidad, brota el alma de genio y poeta. Eso en su mejor estado. En su peor estado, también los conocemos.

MEDIO MILLÓN de israelíes viven fuera. Se cansan de la situación de la santa tierra, donde su corazón pertenece y luego sus nervios o ambición no toleran. Sus oportunidades yacen en otro lugar. En la misma diáspora que critican y luego llegan a apreciar.

AFECTAN TODO. Afectan a las mujeres y hombres que enamoran, e importan al caldero poblacional. Afectan a sus familias, que se vuelven parte de la tribu extendida. A través de los hijos compartidos estamos ligados al resto de las naciones. Reconocer y honrar estos lazos es parte de nuestra paz.

TRES PELÍCULAS ofrecen soluciones radicales: Zohan el ex-agente secreto, se cansa de la violencia, se lanza a Estados Unidos a vivir el sueño de ser estilista y se enamora de una mujer palestina. En la propuesta de Walk on Water, un agente del Mossad tiene un hijo con la nieta alemana del verdugo de su familia. Por el mismo director, un paso más radical: La Burbuja trata sobre una pareja gay, uno palestino, otro israelí, que terminan explotándose juntos en la mitad del barrio bohemio de Sheinkin. Si no nos podemos amar, nos podemos destruir. Simbólico de un deseo de los artistas de poner un punto final a las guerras y las muertes violentas, proponiendo la mezcla como solución de una tribu unificada. Invitan a soltar el yugo de la religión y abrazar la esencia de la espiritualidad. No hay nada, dicen todos a su manera, más que Dios.

LAS TIENDAS DE CAMPAÑA son happening día y noche. Con el calor del verano se vuelve sofocante de día y hippioso de noche. El elemento educativo se merma y quedan los del tambor que invocan extáticas canciones de redención. El ruido comienza a cansar a los vecinos que antes dan la bienvenida. La revolución de las tiendas de campaña cierra en septiembre al comenzar las clases y el otoño. Es hora de madurar la protesta. Se vislumbra un movimiento. En una sociedad con tal poder de manifestación, está por verse lo que está por venir.

VIII. LUZ

LEHITATZEV, LEHITATZBEN. El estar triste y estar enojado viene de la misma raíz en hebreo. Son dos emociones básicas. Quien manifiesta primero su enojo, debajo tiene tristeza. Quien manifiesta antes tristeza, debajo trae enojo. Este escenario que vivimos puede provocar llanto y furia. Puedes llorar, con esta historia de pérdidas. En Tisha B’Av, el día más triste del calendario hebreo, año tras año nos rasgamos las vestiduras. Recitamos Eijá, lamento que el profeta Jeremías aulló al ver su dorada ciudad destruida, violada, caníbal de sus propios hijos. La ciudad que no lo escuchó cuando advirtió de la destrucción inminente por fallas del pueblo.

HACE AÑOS dejé de discutir sobre política, y mucho menos política de Israel. Mientras mas aprendo, más entiendo de la existencia de incontables niveles ocultos. Buscar culpables o inocentes es fútil. Algo como the farther I travel, the less I know.

¿CÓMO CONVIVIMOS? Si es cierto que una guerra es inminente, lo único que puede cambiar ese destino es el resurgimiento de una gran ola de amor y de perdón. Una Revolución de Amor. Elegir ese camino es honrar a los ancestros que nos precedieron en esta aventura, y nos encomendaron un jardín, que todavía podemos restaurar. ¿Tenemos algo que nos une además de enemigos comunes? ¿Estaríamos dispuestos a asumir responsabilidades?

EL MOVIMIENTO CÓSMICO nos lleva a concebir la reparación de la vasija. ¿Será que podemos retroceder del abismo? ¿Frenar la máquina? ¿Resolver de otra manera?

ES HORA DE EVOLUCIONAR o morir. Cuando cambia tu perspectiva, cambia tu manera de relacionarte. En la aparición inesperada de la muerte, demasiadas cosas se dejan sin decir y sin hacer. ¿Es por eso que el israelí sabe hacer vida?

¡ZUZ! TE INVITAMOS a moverte. Hazlo ahora, mañana puede que no llegue. No hay tiempo que perder. Todo se está colapsando, la región se tambalea. El corazón del mesianismo pulsa. Los cristianos esperan ansiosamente el Armaggedon, la guerra del fin de los tiempos. En sueños y profecías, los rumores vuelan, aseguran que el mesías ya nació, que las señales se manifestaron.

NUESTRA PURIFICACIÓN, ¿será a través del fuego, o un retorno voluntario? ¿Sera demasiado tarde? Los judíos del mundo, unidos al destino de Israel, también caminamos con la coraza de la historia de nuestros agravios, sin darnos cuenta que esa misma coraza genera la repetición de las situaciones. Hasta que aprendemos de ella.

NO HAY MEJOR momento que ahora, oportunidad de profunda introspección y retorno a la unidad de donde provenimos. Cada ser desintegrado tiene la posibilidad de reintegrarse. Cada quien sabe qué es lo que tiene que hacer a nivel personal. Cada familia, cada comunidad, cada pueblo tiene en sus manos, en este momento, la posibilidad de frenar lo aparentemente inevitable. El universo apoya estos movimientos. La evolución es inevitable: nuestra opción es vivirla en la inconciencia, cuando la ola nos arrolla, o surfearla desde la conciencia. Podemos escoger la evolución consciente.

VIIII. MUJERES

DOS ARTISTAS sugieren que el meollo del conflicto del medio oriente tiene que ver con como cada cultura trata a sus mujeres. Si me dieras a escoger entre sistemas patriarcales, por supuesto que viviría dentro del de Israel. (Cuestión de grados: pienso en esta tradición en su mejor exponente.) Con todo y bagaje cultural, las mujeres hebreas hemos gozado de libertad y oportunidades de crecimiento en Israel y las comunidades del exilio. Hemos roto esquemas y también hemos aprendido a jugar el juego. Hemos dado y recibido golpes, así ha sido esta parte de la vida. Ese camino nos ha llevado a la madurez. Ahora proponemos otro juego.

EN EL JUDAÍSMO práctico, comunitario e institucional la mujer vive su poder a través del hombre. En el judaísmo teórico, la mujer es considerada superior al hombre, y su misión es elevar la conciencia de sus seres amados; sus padres, hijos, esposos, hermanos, amigos, maestros, líderes. En vez de ejercer este poder benevolentemente, la mujer está atrapada en sus propias contradicciones.

LO ÚNICO que sé es que mi actitud en lo que concierne Israel y los hilos emocionales que me mueve, se transforma en la medida que voy integrando mi ser. Primero amé a Israel en inocencia, al conocer su sombra lo odié. Al conocer mi sombra, la odié y luego la aprendí a amar. Aceptándome a mi misma, fue más fácil aceptar a Israel, sombra y luz. Entendí que era parte del juego, que en este plano tenemos múltiples aspectos y juntos conformamos el todo y todo esto conforma el todo más grande aún. Y no hay nada más que esto.

X. LA PAZ ES FÁCIL

SI REALMENTE deseas que Israel baje su guardia y florezca la paz, comprende que no entiendes lo que pasa y cesa de enviar odio y reclamo. Es la única manera de desarmar la defensa. Inunda Israel con amor, con gratitud ante todo lo bueno que ha contribuido al mundo y por su difícil labor en el curso de su existencia. El pueblo de Israel es un corazón esperando florecer en millones de luces, que son una luz, irradiando por todo el planeta.

¿SERÁ QUE en el juego cósmico acordamos formar parte de diferentes equipos? ¿En esta guerra, quiénes son azules y quiénes son rojos? ¿Nos atrevemos a pasarnos de lanza, con armas más peligrosas que una pelota de fútbol en el campo? El juego se vuelve drama social. El drama amenaza ser tragedia. Alguien tiene que poner el ejemplo, bajar el orgullo, bajar el ego, y pedir disculpas. Alguien tiene que saber recibir las disculpas, también. Y disculparse donde le hace falta reconocer responsabilidad. Es hora de reparar.

EL ULTRA DEL club de fútbol de Hapoel que ama odiar disfruta del placer que viene con la negatividad. Que es delicioso. Más todavía no conoce el placer que proviene de la bondad, que es un poderoso elemento unificador. Conocemos menos este placer, y es un camino viable para nosotros si decidimos tomarlo. Nos hace falta llorar juntos, consolarnos por las pérdidas, aceptar humildemente el terrible costo que hemos pagado, y decidir no entregar ni un hijo más al muro de nuestros eternos lamentos.

NO TODO es blanco y negro. Blanco y negro genera juicios. A través de observar algunos fragmentos de un multicolor prisma, tal vez podemos llegar a un entendimiento. Los que participamos en el conflicto como espectadores, podemos ayudar a generar paz apaciguando los conflictos locales y corrigiendo las fallas que tenemos a nivel personal. Eso es Derej Eretz: nuestro comportamiento en el mundo. El nivel individual precede al de pareja, que precede al de familia y comunidad. Cada persona tiene la posibilidad de elegir con qué energía quiere relacionarse.

LAS TIENDAS de campaña de Abraham y Sarah estaban abiertas para visitantes que necesitaban cobijo y comida, sin importar su procedencia. Por su hospitalidad era famoso el patriarca compartido por las tres grandes religiones que reclaman la ciudad de la paz como suya. Una Jerusalem reconstruida necesita ser inclusiva, respetuosa, generosa. Luminaria de orgullosos terráqueos viviendo la conciencia cósmica. Un lugar donde amemos amar.

EL TALMUD dice: si hay algo que se tiene que hacer y nadie lo está haciendo, hazlo tú.
Ante la impotencia de la hecatombe anunciada, ¿Cómo puedes generar paz?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *