Inicio » Opinión » Nuestros Columnistas » Siria, el campo de batalla en el Medio Oriente

Siria, el campo de batalla en el Medio Oriente

PETER KATZ PARA ENLACE JUDÍO

Los combates en Siria han degenerado en una “Guerra Civil” no declarada. El Gobierno de Assad considera a los Rebeldes “terroristas”. Una forma hábil de eludir el problema real, del descontento de la población.
Cualquiera que fuera la descripción correcta, los combates no han cesado y han crecido en intensidad.

Diariamente matan a personas indiscriminadamente, a pesar de la presencia de un grupo de 260 observadores de las Naciones Unidas.

Estos han podido viajar en el país, no tanto como quisieran, pero han podido observar los combates de cerca y reportar su intensidad.

La semana pasada un grupo de observadores, que se transportaban en camionetas blancas visiblemente marcadas con las letras U.N fue atacado por unidades del Gobierno Sirio. Este incidente, que es inaudito, ni siquiera fue mencionado en los partes de guerra que publica diariamente el gobierno.

El régimen autoritario de Bashar al Assad y un grupo de allegados políticos que lo soportan, son el origen del descontento de la población civil y son el origen de la existencia de varios grupos de rebeldes, que han tomado las armas contra este régimen. Estos grupos están bien organizados y bien armados.

La sistemática destrucción de sectores residenciales completos como Chom, Aleppo, Hama y algunos suburbios de Damasco, han hecho que el país se vea afectado por la guerra. A resultas de esta destrucción han aparecido miles de refugiados que están provisionalmente alojados en tiendas de campaña, en campos controlados en Turquía, Líbano y Jordania de los que nadie puede salir por razones de seguridad. La atención medica y la alimentación de los refugiados es proveída por la UNRA, agencia de las Naciones Unidas.

En todas las votaciones que se han hecho en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para buscar una solución política al problema sirio, la Federación de Estados Rusos y la Republica Popular de China han hecho valer su veto, oponiéndose a que pasaran resoluciones que buscaban precisamente una solución militar o política al problema sirio.

La actitud de Rusia es por interés propio, para defender el uso de la única base marítima que tienen en el Mar Mediterráneo, cerca de Aleppo y que puede alojar submarinos. Apoyan a Assad para no perder esta prerrogativa.

Los cañones retumban diariamente. Los muertos aumentan, ¿Cuánto tiempo más tendrá que tolerar el pueblo sirio esta situación?

Existe el problema de que este conflicto se extienda a la población musulmana de Líbano. Es una Guerra Civil no calificada ni declarada como tal. Creo que el pueblo sirio merece una mejor suerte, antes de que haya más destrucción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *