Inicio » Slider » Dime qué ves en tu newsfeed y te diré quién eres

Dime qué ves en tu newsfeed y te diré quién eres

ALAN GRABINSKY ZABLUDOVSKY PARA ENLACE JUDÍO

Cada usuario de Facebook narra los acontecimientos públicos de cierta manera. Esta manera de hablar es un reflejo del contexto social del usuario. El desarrollo de ciertas narrativas atravesando Facebook denota la existencia de un discurso más general operando por detrás. En México, estas narrativas están presentes, ahora, en las redes sociales y se encuentran alineadas con el partidismo del sistema político.

Los discursos en Facebook suceden en contextos sociales muy específicos. Estos contextos sociales (el “lugar” desde el cual se habla) determinan cómo y sobre qué se habla. Es importante estar conscientes de esto: cada uno de nosotros nos encontramos inmersos en diferentes tipos de discursos. Estos discursos nos ayudan a definir nuestra postura hacia el mundo, nos funcionan como herramientas para aproximarnos a la realidad.

Los discursos a los que estamos expuestos surgen de los medios que consumimos. Nos valemos de los medios que están a la mano para entender lo que pasa “más allá” de nuestro círculo de influencia.

Un medio circula por cierto lugar. Al circular, crea un público, la circulación define el discurso y viceversa.

Un medio abre un espacio de circulación para un público que se identifica con el medio que le habla a él. Los medios tratan de incluir a cada vez más personas dentro de su público, se pelean por nuestra atención. Pero ninguno de nosotros pertenece a un solo público ni tiene una identidad determinada por un solo discurso. Si así fuera, estaríamos en una pesadilla orwelliana y esto está lejos de ser la realidad.

Nuestros contactos, al igual que nosotros, se encuentran influenciados por medios y discursos muy particulares. Al estar inmersos en diferentes esferas mediáticas, tienen ciertas percepciones de la realidad que a veces coinciden con las nuestras y a veces no. A cada nodo en las redes sociales le corresponde una manera de hablar, la gente no habla igual en CU que en la Ibero, por ejemplo. Si no tuviéramos una diversidad de círculos sociales estaríamos condenados a una sola manera de hablar. Por suerte, este nunca es el caso.

Facebook nos puede ayudar a adentrarnos en otros discursos, a ampliar nuestras redes sociales.
Pero también las puede cerrar.

Los discursos a los que tenemos acceso en Facebook se encuentran determinados por los círculos sociales en los que nos movemos. Este amalgamiento de discursos está brotando de nuestros contactos. Estos, al estar inmersos en paisajes mediáticos diferentes al nuestros, tienen discursos que alguna veces se empalman con los nuestros y algunas veces no. Por eso, a veces los entendemos, y otras veces no.

La cacofonía de voces en Facebook se vuelve más pronunciada cuando los discursos vienen de círculos sociales muy diferentes. Esta cacofonía es muchas veces interpretada como expresión del carácter horizontal y democrático de las redes sociales. Esto es cierto, hasta cierto punto, pues detrás de cada red social hay un sistema que opera, por medio de algoritmos que determina lo que vemos.

Estos algoritmos están diseñados con el fin de proveer información que es “relevante” para el usuario. Determinan—de gran manera–el tipo de discurso al que tenemos acceso. Algunas variables para determinar lo que es importante para el usuario son: la frecuencia de contacto con otro usuario, la cantidad de “likes” en los comentarios, la actualización del estado, el contacto con cierto grupo. etc.

Facebook está diseñado para que tengamos cada vez más contacto con discursos que nos son afines y menos con discursos que no lo son. Si no variamos en contactos, cada uno de nosotros se encontrará inmediatamente inmerso en un panorama lingüístico muy homogéneo. Todo lo que contradiga este discurso estaría “mal”. Muchos tenemos un “shock”, en Facebook, cuando nos topamos con discursos ajenos a los nuestros. Pero esto es parte de su riqueza, pues denota una pluralidad de voces operando detrás.

Cuando personas de diferentes círculos empiezan a desarrollar una misma narrativa, esto denota la influencia de una estrategia de marketing operando detrás. Cuando se utilizan las mismas palabras, o se habla de la misma manera, quiere decir que un medio más global (como la tele, la radio o el periódico) está influenciando diferentes contextos con el fin de movilizar.

En el Facebook de México se están desarrollando tres grandes narrativas, todas correspondientes a la división partidista. En ciertos círculos se habla del despertar de la conciencia mexicana, en otros, de los valores cristianos del mexicano y el empoderamiento de las mujeres. En un tercer círculo se habla sobre el progreso del país, sobre la clase media y el comercio exterior.

Para poder darse cuenta de la existencia de estas narrativas es necesario tener contactos lo suficientemente diversos como para que podamos comparar su manera de hablar. De lo contrario, no solo nos encontraremos inmersos dentro de un mismo discurso, lo estaremos alimentando al darle “like”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Send this to friend