Inicio » Opinión » Entrevistas y Reportajes » La verdad sobre la historia del Orinoco

La verdad sobre la historia del Orinoco

Entrevista de julio de 2011

Como resultado del comentario de Mario Nudelstejer sobre lo ocurrido con el buque “Orinoco”, que zarpara de Hamburgo, Alemania con algunos refugiados judíos hacia México, nos contactó Enrique Rabinovich (artísticamente conocido como Enrique Novi) para refutar lo consignado y ofrecer una entrevista vívida con su madre, doña Elsa Polack quien, en nuestro video (ver “La verdadera historia del “Orinoco” ) narró las peripecias que confrontó con su mamá para abordar el navío que les salvaría la vida.

Enlace Judío se precia de tener una primera y amplia impresión de esta historia, que reconfigura la información que, incluso en la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, pareciera estar inconclusa o revuelta, para dar claridad a los sucesos de aquella época (1938).

Con una presencia extraordinaria y una lucidez increíble, doña Elsa empezó por darnos algunos pormenores de su vida en la Alta Silecia donde nació, luego aborda la forma de vida y de supervivencia económica de los judíos en el inicio de las leyes racistas y, para concluir, describe las peripecias de ella a los escasos 12 años (su edad era una preocupación previo a abordar el “Orinoco”con su madre, pues ésta no tenía los recursos para pagar un boleto de adulto).

Estos detalles han sido editados por razones de espacio, pero son disponibles a quien se muestre interesado en el tema, escribiendo a [email protected]

La versión oficial cuenta que el Orinoco logró llegar a México y fue supuestamente rechazado por las autoridades portuarias mexicanas, volviendo a Alemania con su cargamento de refugiados, quienes murieron allí.

Elsa Pollak describe detalladamente por qué los refugiados de esa ruta específica SÍ pudieron descender en Veracruz, siendo, más adelante, el barco decomisado por entrar México en guerra contra Alemania y los países del Eje, como resultado del hundimiento por parte de submarinos alemanes de dos buques petroleros mexicanos: ” Faja de Oro y “Potrero del Llano”.

Sus explicaciones dan una nueva visión de cómo México acogió a los refugiados y definen la postura de nuestro país frente a los acontecimientos previos y al inicio de la II Guerra Mundial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *