Inicio » Opinión » Literatura » Noé Katz presenta su libro: “Con la libertad en el corazón”

Noé Katz presenta su libro: “Con la libertad en el corazón”

Artículo de febrero de 2013

ELENA BIALOSTOCKY PARA ENLACE JUDÍO

El jueves 7 de Febrero de 2013 a las 7 pm en la Galería Luis Cardoza y Aragón, del Centro Cultural Bella Época, se presentó el libro “Con la Libertad en Corazón” a la vez que la exposición de la obra de Noé Katz.

El volumen cuenta con 84 obras gráficas, en oleo y acrílicos presentes en la creación del artista mexicano.

Ha expuesto en algunas de las ciudades más importantes del mundo como Nueva York y Japón, donde se puede apreciar la pintura “Kissing doors” que aparece a las puertas del Tokoro Museum en Omishima.

La obra de Noé Katz está influenciada por la estética de la nueva figuración de los años 70´, con personajes cilíndricos en sus 27 obras gráficas y 7 esculturas, todas éstas contenidas en su libro.

“Quiero salirme de la obviedad, porqué a veces resulta vulgar. Al principio hice mucho dibujo en carbón y pastel, después seguí con oleo y con ésta técnica es con la que más me identifico, me permite pensar más en lo que voy a hacer, a diferencia del acrílico que seca muy rápido”, dijo Katz

Cristina Hijar colaboró en el texto del libro de Noé y nos dijo: “Noé Katz en un artista que trabaja en la alegría, producto en su madurez artística que enfrenta y vive como un joven; no se basa sólo en el ánimo y la emoción. La obra que Noé produce es fruto de un proceso creativos en los que priva la razón emocional; es decir en él se combina la disciplina, el rigor racional y dominio técnico del oficio que tan bien desarrolla y emprende”.

Luis Rius Caso, escritor y colaborador en los textos del libro, comentó: “El libro no sólo es una representación de las obras que documenta, sino, en sí mismo es toda una propuesta y una obra de valor editorial. Es una obra que trasciende.

En el artículo que escribí con mucho placer, me enfrenté a muchos desafíos; se trata de una pintura y una obra muy buena que se justifica como una obra; un poco, como dice Noé: no hablo yo, habla la obra, porque la obra tiene todos los sentimientos para hablar, incluido todo aquello que no se debe mencionar del lenguaje”.

La galería estaba llena y se ofreció un brindis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *