pedro paramo

NEDDA ANHALT PARA ENLACE JUDÍO

El domingo 9 de septiembre de 2012, en la ciudad de la Gran Manzana, decidí ir a un cine situado en la Calle 42 y Broadway, para ver el filme 2016: Obama’s America. No fue fácil dar con este documental, pues no aparecía publicado en periódico alguno de Nueva York y, hasta en el mismo cine, no estaba anunciado en posters electrónicos a la entrada. ¿Estaría la cinta siendo boicoteada? Debí preguntar a la vendedora de boletos si existía una sala donde exhibieran 2016: Obama´s America. “Sí”, respondió lacónica, “pero llegó tarde. Tendrá que esperar a la función de las cuatro”.

¿Cómo me enteré de su existencia? Por un programa televisivo en donde entrevistaban al director Dinesh D’Souza (un hombre nacido el 25 de abril de 1961 en Bombay, India). Ahí comenzó mi odisea en los medios de difusión neoyorkinos porque no encontraba en dónde, cuándo ni a qué hora daban el filme. Felizmente, alguien me ayudó por Internet a encontrar el dato. Eran sólo dos cines donde exhibían la cinta. Curiosamente, en el estado de Florida, donde cuento con amistades, ellas me notificaron que dicho filme lo estaban exhibiendo al mismo tiempo y aparecía en cartelera.

Un poco antes de la hora programada, llegué a la sala en cuestión, que estaba vacía. Me senté como siempre en la primera fila. Al poco rato, entró una pareja de hombres que, en inglés, me gritaron: “Nos ganaste. Estamos aquí de espías”. Conteste: “Yo también”. Poco a poco percibí que la sala iba llenándose.

¿Por qué este director dedicó sus esfuerzos a realizar un documental en torno a Barack Obama? Porque a Dinesh D’Souza le llamó la atención que el primer acto que hizo Obama cuando se convirtió en presidente de los Estados Unidos de América fue devolver a Gran Bretaña el busto de Sir Winston Churchill que la nación inglesa obsequió a la nación norteamericana. Este gesto le intrigó sobremanera. D’Souza consideró que ambos presentaban destinos similares, pues el mismo año en que el director de la cinta había obtenido una beca en el Dartmouth College, Obama la obtuvo en la Universidad de Harvard. También, el mismo año, ambos se casaron con sus esposas y los vástagos nacieron en fechas similares.

Durante sus años universitarios D’Souza colaboró en la revista de Dartmouth. Para él, “Estados Unidos de Norteamérica era fabuloso” con su Casa Blanca, los poderes Ejecutivo, Judicial y Legislativo, porque para un hombre proveniente de India, con sus rigurosas castas, EUA le pareció maravilloso; existía libertad de poder ascender; él mismo llegó a dirigir la revista universitaria.

La percepción de Obama, nacido en Hawai, era diferente. En general él no externaba sus opiniones y mantenía un silencio ante cuestiones políticas planteadas. Pero se sabía que en la Guerra de Las Malvinas, por ejemplo, Obama apoyaba a Argentina, no a su patria. Para ahondar más en la investigación de su personaje, D’Souza tomó como fuente Dreams from My Father. Fue una lectura que lo dejó perplejo: le extrañó que un hijo que tuvo tan poco contacto con su padre, a quien apenas vio brevemente en contadas ocasiones, lo hubiera influido tanto. En 1971 pasaron juntos una breve temporada; no mucho después, el padre murió.

La madre de Obama, Stanley Ann Dunham, jugó un papel primordial en la imagen paterna, pues siempre habló favorablemente del padre. Para ella, su esposo fue un modelo a seguir.
D’Souza prosiguió a entrevistar a personas relacionadas con Barack Obama, como su amiga Alice B. y George, uno de sus numerosos hermanos. En el documental la propia voz de Obama se escucha repitiendo frases de su libro Dreams from My Father. Por ejemplo: “estaba en mis genes”.

Y, en efecto, ya Obama se estaba separando de todo, de la influencia que ejercía su progenitora cuando el niño vivía en Hawai.

Tras la muerte del padre biológico, la madre contrajo nupcias con Lolo, y la familia se fue a vivir a Indonesia lugar de origen del padrastro. Para ese entonces, era la época del presidente Sukarno y Obama contaba con 16 años. Empezaron a surgir discrepancias de todo tipo con el padrastro y la madre decidió enviar al hijo con los abuelos maternos, en Kansas.

Será la hermana de Obama la que juegue un papel de relevancia al reclamarle el enaltecimiento que su hermano ha hecho del padre. “Hermano, por favor, no lo idealices: papá fue un mujeriego alcohólico que le pegaba a sus mujeres.” El padre, nacido en Kenia, murió en estado de ebriedad, en un accidente automovilístico. Después de su muerte, Obama realizaría un viaje, en 1981, a la tumba en Kenia, donde fue enterrado.

En un momento dado, de manera sucinta y de prisa y corriendo, la pantalla se ilumina con una serie de flechitas con los nombres de las varias esposas de su padre. (En la religión musulmana, como sabemos, el hombre puede tener cuatro esposas de forma simultánea y tener cuantos hijos quiera, mientras que a la mujer sólo se le permite un matrimonio.) Es así, entonces, como entre sus hermanos mayores figura uno, de otra madre, con el mismo nombre: Barack Obama.

El documental de Dinesh D’Souza es una investigación seria y respetuosa. No obstante ha sido duramente criticada porque se atrevió a hacer un paralelismo entre su persona y la del presidente. Hay una secuencia valiosa donde D’Souza nos revela amistades e influencias del presidente Obama.

Además de las conocidas, como la Ayers y el Pastor Jeremías Wright, por citar sólo dos nombres, el director aporta otros nombres tan controversiales como los primeros, pero quizá no tan conocidos aunque fueron determinantes en la formación política de Barack Obama: el maestro norteamericano Frank Marshall Davis, el filósofo palestino Edward Said y su profesor socialista en Harvard, el brasileño Roberto Mangabeira (Unger). Para D’Souza las etiquetas de “comunista” y “socialista” que le endilgan a Obama son inciertas.

Para él, Obama es “anticolonialista”. Como sabemos, en el “anticolonialismo” no se trata de ayudar a los pobres, sino de destripar a los ricos. Antes de este filme, D’Souza escribió un libro sobre Obama donde hizo tres predicciones y las tres se cumplieron. Lamento que sólo recuerdo dos:

1.-Obama no hará nada con respecto a la energía nuclear.
2.-Su idea es reducir el poder de Estados Unidos.
En este documental, D´Souza vuelve a hacer otras predicciones.
1.-Obama seguirá ofreciendo slogans, no soluciones.
2.-En 2016, la deuda alcanzará 20 trillones. No somos Grecia, pero estamos a tres años de Grecia.
3.-El futuro de la nación norteamericana no está en manos de los norteamericanos, sino en las manos de Barack Obama.

Para cualquier cinéfilo interesado en ver, de forma gratuita, este documental que viene dividido en dos partes, ofrezco estos links:
https://www.dailymotion.com/video/xu4cbg_2016-obama-s-america0_shortfilms?search_algo=2
https://www.dailymotion.com/video/xu4cby_2016-obama-s-america1_shortfilms?ralg=meta2-only#from=playrelon-1

PUBLICADO EN KESHER