Inicio » Comunidad » Una familia unida es una familia que ahorra

Una familia unida es una familia que ahorra

137012364

PROYECTO HORIZONTE PARA ENLACE JUDIO

Es erróneo pensar que los que tienen que estar preocupados por los gastos del hogar son las personas que pagan las facturas. Toda la familia debe estar comprometida a la hora de generar un ingreso extra y eso es lo que debemos inculcar a ellos.

INCULCAR EL AHORRO DESDE PEQUEÑOS

1.Apagar un foco encendido innecesariamente, no echar papel higiénico al inodoro, cerrar bien los grifos del lavabo, apagar el aparato de sonido que nadie está escuchando y etc. Su recompensa puede ser un dulce o un premio pequeño. Además de sentirse motivados, les creará una conciencia de ahorro que seguramente practicarán cuando estén en su edad adulta y con su familia propia en un futuro.

2.Organiza una reunión semanal alrededor de una fogata, comida o algo de interés divertido para hacer un balance de los logros o retrasos en nuestro lema ahorrativo. La participación de las personas que incluyen nuestro núcleo familiar será la ficha más importante para nuestro próximo éxito en las finanzas hogareñas.

3.Frases como: “si ahorramos éste mes lo suficiente iremos de vacaciones a la playa” o “ahorremos lo suficiente para comprarnos una consola de videojuegos” alentará a que todos se sientan identificados con un plan de acción que será divertido y además tendrá un premio.

4.Es 100% necesario que toda promesa se cumpla si se ha llegado al logro planteado. En caso contrario, si se incumple un premio o incentivo, las personas involucradas en el proceso perderán interés y nuestra credibilidad, por consiguiente, estaremos gastando inconscientemente sin generar dinero ni ahorro.

5.Una familia unida siempre ahorra en los momentos difíciles. Cuando la crisis está en su furor, hay que comentarlo con todos, para que la ayuda sea óptima. Si hay abundancia, hay que fijar metas para mejorar.

6.Lleva las cuentas de los progresos y fracasos y optimiza las leyes familiares en el ámbito de ahorro de energía, agua y teléfono.

7.Critica constructivamente cada mala manera de actuar frente al ahorro. Eso sí, de forma pedagógica.

8.Involucra a toda la familia en un plan de ahorro efectivo pidiendo un balance individual de progresos a cada uno.

9.Nunca estar de acuerdo con ahorros que involucren el sano desarrollo físico y mental, como por ejemplo: no comer bien, no ver televisión por no encenderlo, estudiar con la luz apagada, no bañarse, entre otras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *