ELOHIM

RAQUEL GOLDSCHMIDT PARA ENLACE JUDÍO

No solamente Dios tiene siete nombres oficiales para denominarlo (ninguno de ellos es Dios, por eso no hay necesidad de escribir la palabra Dios entrecortada), sino que Maimónides destacó leyes con respecto a la prohibición de borrar alguna de las letras o donde esté escrito alguno de sus nombres. Hay sabios que opinan que tiene 11 nombres y otros que demuestran 72. Claro que de estos 72, más que todo, son atributos de Dios.

La primera vez que aparece el nombre divino es en Génesis 1:1 con el nombre de Elo-him. Pero el más conocido de Dios es el Tetragramatón, que corresponde al que está escrito en la Torah con una yud, una Hei, una vav y una Hei –Y-H-V-H-. Este nombre aparece en la Torah 6.828 veces. Esta palabra está en tercera persona singular imperfecto del verbo “ser”. El Tetragramatón aparece por primera vez en Génesis 2:4.

El nombre de Elo-him, el cual sale al principio en la historia de la creación de los cielos y la tierra, ha sido caracterizado por los sabios del Talmud como uno de sus atributos, Midat Hadin: Dios que hace y pide justicia. El sabio Abrabanel nota algo muy interesante, durante el relato de la Torah, también se les da el nombre de Elo-him a los ángeles y enviados de Dios, aquellos seres celestiales al servicio Divino que están encargados de impartir justicia. Ninguno de estos ángeles tiene voluntad propia, motivo por el cual, no se les reza a ellos sino directamente a Dios y no ha sido de importancia sus nombres en la enseñanza general judía, todos ellos vienen a partir de una misión.

Para continuar este artículo utilizaré la palabra Adonai (Mi Amo) para no decir, o mejor dicho, escribir el Tetragramatón, pues desde que los judíos fueron llevados en cautiverio a Babilonia, los rabinos prohibieron escribir y pronunciar este Nombre, ya que solamente se pronunciaba dentro del Templo de Jerusalem. La verdadera pronunciación del Nombre se perdió con el paso de los años-. Los sabios del Talmud involucran el nombre de Adonai con el atributo de Moidat Harajamim: Misericordia Divina. El Midrash Rabá explica que Dios creó el mundo con estos dos atributos: justicia y misericordia. Gracias a éste último atributo los seres humanos hemos persistido sobre la tierra. Solamente con justicia no existiríamos ya, solamente con misericordia, habría demasiada maldad y corrupción sobre la tierra –sí, podría haber sido peor-.

La cosa se complica un poco más cuando en Éxodo 3: 13 y14, a Moshé se le ocurre que quiere saber el Nombre personal de Dios y Dios le contesta: “Eheie Asher Eheie”: “Soy el que Soy o Seré el que Seré”, -donde el verbo ser puede ser en pasado, presente o futuro además podría tratarse del verbo estar-. Ibn Ezrah explica que Asher Eheie, explica el significado de Eheie, “Yo Soy el que Existe Siempre”, por su parte Rashbam dice que Dios quiso decir: “Mi Nombre es el que es para siempre”. En el T.B. de Berajot 9:B Rashi entiende que esta contestación quiso explicar “Yo estaré con ellos en este duro momento, así como estaré con ellos cuando sean esclavizados por otros imperios”.

Los grandes sabios opinan que el nombre exacto de Dios está compuesto de las 22 letras del alfabeto hebreo cuyas consonantes conocemos pero no las vocales. A éste Nombre hay quienes también le llaman el Tetragramatón. Era pronunciado únicamente por el Cohen Gadol en el lugar más santo del Templo de Jerusalem y solamente en Yom Kipur, en ése momento, se todos podían sentir la Shejiná –Presencia Divina-. Este Nombre, se volverá a pronunciar cuando vuelva a existir un Cohen Gadol- y dentro del Sancto Sanctorum del Templo de Jerusalem. El Nombre dejó de ser pronunciado totalmente con la destrucción del Segundo Templo de Jerusalem en el siglo II de la era común.

En cuanto al significado de los siete nombres de Dios, algunos de ellos resaltan sus atributos:

•El Tetragramatón –Misericordia
•Elo-him – Justicia
•El – Fuerza suprema
•Eloha – El poder de la creación
•Eheié – El que se revelará
•Shadai – Todopoderoso, fundamento de toda existencia y Dios protector
•Tzevaot – De los ejércitos

También es conocido Dios con el nombre de Makóm –Dios que está en todos los lugares-, se dice en el saludo de pésame a los deudos “Hamakom ienahem ethem”: Que Dios Omnipresente los consuele”. También como Tiferet: “Esplendor”.

Según una de las leyes de Maimónides con respecto a los Nombres de Dios dice que quien destruye alguno de los nombres de Dios, recibe latigazos como castigo, pues es como un idólatra. Este es el motivo por el cual no acostumbramos a escribir completo Elo-him o el de Adonai, porque es el Nombre pero dividido, o reemplazado, pues en el lugar donde lo escribamos está expuesto a ser borrado o dañado. Sin embargo en los textos de Torá, en Sidurim y otros textos sagrados se escribe correctamente como se debe escribir. Estos textos, se supone que jamás serán tirados a la basura o dañados, cuando se ponen viejos o se han roto, deben ser enterrados en el cementerio. En la época Nazi, la maldad de esta gente los empujó a robar de casas de judíos sidurim y hasta Torot, para quemarlos y hacer hogueras, al igual que sinagogas completas, con el fin de profanar el nombre de Dios y hacer un daño moral al pueblo de Israel.

Según la Cabalá son once los nombres de Dios que están asociados con las sefirot –etapas espirituales del universo-. A los nombres mencionados se agregaron:

•Adnut – Parecido a Adonai – Mi Amo
•Akvah – Este Nombre no aparece explícito sino codificado como alef, hei, vav hei (H-H-V-H) – amor, corazón
•Ehevi – alma
•Ka – (yud hei) – inteligencia insondable por la mente humana.

Es común referirse a Dios como Hashem. Cuando se lee el rollo de la Torah, o se reza, o se pronuncia una bendición, se utiliza la palabra Adonai, cuando se habla de Dios se utiliza la palabra Hashem o Havaiá –Havaiá es una permutación de las palabras del tetragramatón-.

También es conocido como: Shem Haetzem: El Nombre Escencial, Shem Hameyujad: El nombre único o Shem Hameforash: El nombre explícito. Y finalmente, recuerdo que en nuestras familias, al referirse a Dios se le llamaba Hakadosh Baruj Hu –El Santo Bendito sea-. Hoy, pienso que le podríamos llamar Eheié y rezarle a Eheié, que fue el nombre con el que se presentó oficialmente a Moshé y al pueblo de Israel pero en verdad me sentiría como tuteando al presidente de la república, así que personalmente, cuando rezo con mis palabras le llamo Diosito mío, Él sabe a quién me estoy dirigiendo, además, recuerdo que mi abuelita, cuando algo fuerte sucedía, ponía sus manos en su rostro y decía “Gótiñu maine” –Diosito mío.

Bibliografía
-Dimensiones.org
-Centrodeartigos.com
-Torah, Génesis -traducido por Marcos Edery con interpretaciones de grandes sabios-
-Tora.org.ar
-La Presencia de Dios en las 22 letras del alfabeto hebreo, de Juli Peradejordi
-redjeri.foroactivos.net