Inicio » Opinión » Análisis » La Carta de Luis Maizel / Los estados financieros del mes de noviembre

La Carta de Luis Maizel / Los estados financieros del mes de noviembre

luis maizel

LUIS MAIZEL PARA ENLACE JUDÍO

Enlace Judío México | Estimados Amigos:

El mes de Noviembre fue incierto en los mercados ya que las economías globales parecen estar recuperándose un poco pero el consumidor en los países avanzados sigue muy reacio a abrir su bolsillo y las ventas al menudeo, el principal motor de la recuperación esperada, siguen sin repuntar.

Estados Unidos sigue creciendo a un ritmo de 2.1%, suficiente para no caer en una crisis recesionaria pero definitivamente parco para hacerle mella al enorme requerimiento de creación de empleo. Las nuevas plazas que se están abriendo son de pocos ingresos (McDonalds, Walmart ó Starbuck’s) mientras los trabajos de buena remuneración como la industria automotriz, etc. siguen sin aumentar e inclusive se siguen yendo a países donde la mano de obra es más barata.

La virtual aprobación de Janet Yellen para sustituir a Bernanke en el FED me hace pensar que la política de intereses bajos se mantendrá por mucho más tiempo (al menos hasta Q1, 2016) ya que expresó en su comparecencia ante el Senado que le preocupa mucho más el desempleo que la inflación.

Hablando del incremento de precios, la política monetaria se estableció con un objetivo de un incremento anual del 2% y los números indican que 2013 va a terminar con 1.2%. Mucha gente piensa que no tener inflación es mejor para el país pero es un desincentivo a la inversión de largo plazo y al consumo ya que no hay presión para hacer una compra si no hay temor de que el precio suba y no hay motivación para construir para rentar si no hay perspectiva de incremento en los ingresos. Un ejemplo perfecto es Japón que tuvo deflación por 12 años y la economía se desplomó y sólo ha empezado a repuntar a raíz de que el Primer Ministro Abe introdujo un modelo de inyección masiva de liquidez al sistema y presión para que suban los precios.

La introducción del plan de salud de Obama ha sido un desastre, con problemas que van desde la ineficiencia del sitio de Internet que no soporta la demanda y “se cae” frecuentemente, hasta el hecho de que los jóvenes no se están inscribiendo y no hay seguro que aguante tener sólo gente enferma. Esto es un análisis actuarial similar a lo que hace un casino donde requiere de muchos jugadores para que funcione la ley de probabilidades.

La popularidad de Obama está en 39%, niveles similares a la de Nixon en su época mala y casi el 70% del pueblo americano está en contra de la implementación del seguro popular.

La situación en México está un poco mejor aunque el avance es muy lento. La aprobación de la reforma política es un paso positivo, sobre todo al permitir la reelección, lo que hace que los legisladores tengan un incentivo de hacer las cosas bien y el hecho de que la reforma energética ya vaya al senado crea un espíritu de cambio positivo aunque se ve venir una serie de manifestaciones en contra por parte del PRD. Los últimos cambios donde si le dan cierta posición al que encuentra el petróleo son favorables y deben atraer más inversión de la esperada con la propuesta inicial.

El gobierno sigue sin colocar dinero y la falta de liquidez está ahorcando al país. Como lo pronostiqué cuando anunciaron el gran programa de infraestructura (320 mil millones de pesos), aun no se emiten las bases de los concursos y no creo que se inicien las obras en menos de seis meses. La producción de bienes y servicios creció un muy pobre 0.7% en el tercer trimestre, pero al menos la cifra ya fue positiva, pero insisto en que el inicio de la recuperación tiene que ser detonado por el sector público y no por la iniciativa privada.

Las tasas de interés subieron un poco en el mes, las bolsas de valores llegaron a sus máximos históricos (salvo el índice tecnológico que aun no supera la burbuja del Internet de principios de la década pasada) y el dólar estuvo ligeramente a la baja excepto contra el dólar australiano donde el gobierno de ese país está empujando para devaluarlo para apoyar al sector exportador y promover el turismo (¡¡ojo México!!).

En general, noviembre fue un mes de los llamados “risk on”, es decir, que los inversionistas estuvieron dispuestos a buscar retornos mejores corriendo más riesgo vía bonos chatarra, bonos de países emergentes y acciones, a diferencia de cuando hay crisis y buscan refugio en los bonos del tesoro de EUA aunque paguen menos del 2%.

Les envío mis mejores deseos para este fin de año y que el 2014 sea de salud, prosperidad y sobre todo estabilidad para Uds. y sus familias.

Un fuerte abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *