avatar_default

The_Monuments_Men_4

Enlace Judío México | Muchos de los tesoros culturales desaparecidos por los nazi en la Segunda Guerra Mundial serían hoy sólo leyenda… si no fuera por héroes del arte: los “Monuments Men”.

El filme “Operación Monumento”, dirigido por George Clooney y estrenado ayer en México, trae a la luz parte de la trascendencia de su labor: el rescate de 5 millones de objetos culturales saqueados por el régimen nazi, entre los que se encuentran obras maestras de Miguel Ángel, Rembrandt, Van Eyck, Da Vinci y Vermeer.

EL GRAN SAQUEO

En la Segunda Guerra Mundial la ambición de Adolfo Hitler por dominar Europa se dirigió también al arte. El objetivo era conformar el Museo Führer en Linz, Austria, con las más exquisitas obras de arte.

Para lograrlo sus fuerzas se hicieron de obras de arte de judíos, museos, universidades e instituciones religiosas de los países ocupados.

El especialista en historia europea Jonathan Petropoulos, catedrático del Claremont McKenna College, en California, señala que los nazis recolectaron obras de varias formas; una cuando los judíos cedían o malbarataban sus piezas orillados por la persecución del régimen.

Sin embargo, a partir de 1938, la maquinaria nazi simplemente decomisó colecciones, primero en Austria, luego en otros países invadidos como Polonia, Holanda o Francia.

LOS PROTECTORES

El bombardeo aéreo y artillería de la Segunda Guerra significaba un gran riesgo para los monumentos culturales, expresa Petropoulos.

Para salvaguardarlos, la American Council of Learned Societies y un grupo de profesores de Harvard diseñaron un plan de protección: la Comisión Americana de Protección y Salvamento de Monumentos Históricos en Áreas de Guerra, conocida como Roberts Commission.

Aprobada en 1943 por el Presidente Franklin D. Roosevelt comenzó como un grupo de especialistas de la National Gallery of Art y del New York City Ballet. Más tarde ellos se convirtieron en los oficiales de Monumentos, Bellas Artes y Archivos (MFAA por sus siglas en inglés), mejor conocidos como Monuments Men (MM).

Con voluntarios en su mayoría, MM se integraba por 345 hombres y mujeres de 13 nacionalidades.

“Con frecuencia trabajaban 15 horas diarias para rescatar obras de arte”, apunta Petropoulos, autor de Art as Politics in the Third Reich.

TESORO RESCATADO

Cerca de 5 millones de objetos culturales regresaron a sus países, entre objetos religiosos, libros y arte, indica Elizabeth Hudson, investigadora de la Fundación Monuments Men.

En las minas de Siegen, en Alemania, el historiador George Stout y el escultor Walker Hancock encontraron pinturas de Rembrandt y Rubens, un busto de Carlomagno y la túnica de la Virgen María, robadas de la Catedral en Aachen, expresa Barbara Aikens, jefa de colecciones de los Archivos de Arte Americano, en Smithsonian Institution.

Los archivos de Stout y Thomas Carr Howe documentan que en las minas de sal de Altaussee, Austria, también se encontraron “Adoración del cordero místico”, de Jan Van Eyck, y la “Madonna”, de Miguel Ángel, entre otros. Estos dos últimos tesoros desaparecieron de la Iglesia de Nuestra Señora de Bruges, Bélgica.

Otras obras que destaca Hudson son “La dama del armiño”, de Leonardo Da Vinci, y “El astrónomo” y “El estudio del artista”, de Vermeer.

“La pintura más importante sigue perdida: ‘Retrato de un joven’, de Rafael”, señala la historiadora.

Algunas obras maestras se perdieron para siempre en incendios donde se almacenaban, en Berlín, como “San Mateo y el Ángel”, de Caravaggio; y “Bacanal”, de Rubens.

HÉROES DEL ARTE

Rose Valland es fundamental en el rescate de obras maestras. La historiadora de arte francesa trabajaba durante la guerra en la galería nacional Jeu de Paume, en París, usada por los nazis para almacenar el arte saqueado.

Por su dominio del alemán, Valland atestiguó conversaciones y la selección de obras que hacía el mismísimo Hermann Göring para su colección personal.

Sus notas detalladas y fotografías las compartió con James Rorimer, integrante de MM y ex director del Metropolitan Museum of Art, de NY.

Gracias a ellos muchas obras robadas de Francia se recuperaron.

En la película, el personaje de Claire Simone, interpretado por Cate Blanchett, está basado en Valland, mientras que Matt Damon es James Granger, personaje basado en Rorimer.

También, el personaje de Clooney está inspirado en Stout, y el de John Goodman en Hancock.

Además, ciudadanos alemanes, sacerdotes y monjes fueron fuentes de inteligencia, detalla Aikens, curadora de la expo “Monuments Men: On the Frontline to Save Europe’s Art, 1942-1946”, del Smithsonian Institution.

Basado en el libro de Robert Edsel, The Monuments Men: Allied Heroes, Nazi Thieves and the Greatest Treasure Hunt in History, el filme de Clooney, si bien no es exacto, su espíritu suena verdadero, dice Petropoulos.

“Los muestra comprometidos, valientes y eficaces en la tarea de salvar la mayoría del patrimonio cultural de Europa”.

Es importante, afirma Hudson, recordar ese legado y tomarlo como ejemplo en los recientes y futuros conflictos armados.

Fuente:am.com.mx

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí