Inicio » Opinión » Análisis » Nicolás Maduro y la jauría bolivariana

Nicolás Maduro y la jauría bolivariana

ALFONSO M. BECKER (MIAMIDIARIO.COM)

ALFONSO M. BECKER

Enlace Judío México | El aberrante relato político (y supuestamente intelectual) de una farsa revolucionaria que llaman “chavismo” se sustenta en un etéreo o inexistente modo de producción y en un aparato propagandístico de formación socio-doctrinaria que se deriva de él. No hay, insisto, historiador ni intelectual en este mundo que pueda sostener que exista un “manifiesto” o algo que se le parezca, ni comunista ni socialista, en el relato doctrinario del catecismo “celeste” que supuestamente escribió esa suerte de político indocumentado que fue el comandante paracaidista. Así que aquella cansina perorata de Hugo Chávez que un día sacó de sus casillas al Rey Juan Carlos de España y casi lo manda a tomar por el culo -si no es por ser quién es- aparentaba, simplemente, lo que en realidad es: una letanía de chorradas anticapitalistas, antiimperialistas y antioccidentales cuando su país, Venezuela, está en Occidente, comercia en el mercado capitalista mundial y su familia y sus amigos se hicieron millonarios en dólares (precisamente como vulgares capitalistas) y guardan su fortuna, es decir todo lo que han robado al pueblo, en bancos capitalistas… Lo realmente sorprendente es que no haya todavía una persona seria en esta vida y en este mundo que haga lo que hizo el rey de España con respecto a Chávez: decirle, al menos, en la cara a Nicolás Maduro, hoy, que se vaya con el cuento a su señora madre y le cante en la oreja esa letanía porque si con la chusma le va bien… con las personas, de un cierto nivel de inteligencia, tiene que tener más cuidado porque se va tragar su retahíla de gilipolleces y le va a costar muy caro.

Nicolás Maduro no es más que un maldito y corrupto charlatán de feria que, más temprano que tarde, se va a comer toda su fanfarria manipuladora para un lumpen perfectamente construido por Chávez, una parte de la población que ha surgido porque no tiene proletariado, apenas tiene campesinos (él mismo se ha encargado de destruirlo) y sobre todo por la necesidad creadora de un relato a la medida de la retórica cuartelera de un golpista militar que supo adueñarse de una Venezuela que tardó demasiado tiempo en reaccionar ante un farsante muy locuaz para la turba; un manipulador populista que se hizo pasar por socialista para aprovecharse de un “hambre” en el pueblo que va mucho más allá de la necesidad de alimentos imprescindibles para sobrevivir y que se llama “esperanza en la democracia”. Ese recuerdo embalsamado de la ignominia, esa momia verde oliva que enarboló el sueño igualitario y lo convirtió en la pesadilla, es solo una pequeña parte del “relicario” bolivariano que ahora maneja Nicolás Maduro con una nueva “nomenclatura”: la élite chavista que está esquilmando uno de los países más bellos y ricos de la tierra. Lo están robando todo…

Maduro no es más que un ignorante oportunista que ni siquiera llega a la humilde instrucción intelectual de un sargento patatero, por tanto, estamos hablando de un individuo de escasa educación o ninguna para -ni tan siquiera- rodearse de los consejeros adecuados que le orienten en la necesidad de explicar a la comunidad internacional lo que está pasando en un país saqueado por cuatro familias alrededor de Maduro y Cabello, y esa es solo la parte de apariencia legal pues a los narcogenerales venezolanos, que son ahora el más grande cartel de cocaína del planeta, tenemos que sumarle los agentes de la inteligencia cubana que le han “diseñado” a la medida de un perfecto paleto en política, toda esa necesaria dirección de la burocracia estatal que le permita controlar el país ocupando absolutamente todas las posiciones administrativas claves en el gobierno; en la ya miserable producción industrial y petrolera, en la arruinada y sin futuro producción agrícola y sobre todo en la necesaria parafernalia populachera para retrasados mentales en un escandaloso sistema educativo en el que solo es posible conseguir o si quieren “producir” la ralea bolivariana necesaria; los perros chavistas que se adueñen de la calle con sus motos y sus pistolas; una generación de tarados intelectuales que entiendan que su única oportunidad en la vida es servir a Nicolás Maduro si quieren obtener el gran privilegio de una moto con gasolina, una pistola con cargadores de sobra y un bocadillo de tocino para alardear de matón de barrio y fornicar con la puta de turno en el gran prostíbulo chavista.

Un individuo tan inepto e inculto como Nicolás Maduro no puede hacer nada por la producción en Venezuela porque, como sabe cualquier científico social, el país que “construyó” el paracaidista solo podía producir en masa un ejército de borregos adoctrinados dado que se había cargado todo el sistema productivo y su mafia familiar y de amigos, competía directa y descaradamente con la propiedad privada de los demás para salvaguardar la suya con la garantía del Estado que para eso era suyo… suyo de su propiedad… de su familia y de sus mafiosos amigos. Y ese ignorante tarugo se atreve a hablar de revolución… Ahora a robar le llama revolución… y no dudará en sacar a sus bandas de matones a la calle para asesinar porque yo no puedo creerme que un militar de honor pueda salir con sus armas a la calle para apoyar o sostener en palacio a un charlatán de feria que ha creído que sus crímenes le van a salir gratis hablando y vociferando de revolución… Este esperpento de la política latinoamericana es un auténtico peligro social porque mata, asesina a los que manifiestan sus derechos o le critican; masacra a civiles, a curas y al que se le ponga por delante, sea diputado, parlamentario, periodista o profesor, como lo ha hecho hasta ahora con el aplauso de unos dirigentes sudamericanos de su misma ralea, “mamones” que “maman” de su petróleo y de su doctrina para esquilmar y arruinar en su país como hacen los bolivarianos de opereta… pero he aquí, amigos lectores, que ya no puede dar más petróleo y otros embaucadores de América Latina le aplauden y lo jalean todavía con la misma cantinela populista porque saben que si cae don Nicolás… ellos, como cualquier mamón, irán detrás…

A partir de ahora, van a leer y escuchar más de una vez, sobre la poderosa mafia rusa que trafica con mujeres venezolanas en el plano internacional y los agentes de la inteligencia persa que se mueven por toda Venezuela como si estuviesen en su barrio de Teherán. Hasta Vladímir Putin está reclamando que, por favor, se sepa distinguir a las serias y eficientes empresas y empresarios rusos que legalmente están emprendiendo grandes proyectos por todo el continente americano, de esa ralea “post soviética” que se está extendiendo por toda Latinoamérica, y él mismo ha señalado que se trata de un aluvión de gente peligrosa de otras repúblicas de la Federación que quieren hacer su “agosto” en Venezuela como lo están haciendo en todo el mundo. Estamos hablando de peligrosos ex-militares y comandos que compiten con los mafiosos sirios y libaneses en Venezuela, con los italianos de la camorra y con los persas pues quieren ampliar sus negocios a la droga, a las armas (que están en manos de los sirios) y a los persas de la Guardia Revolucionaria que “sueñan” con el control de la heroína, una poderosa fuente de dinero negro para burlar los bloqueos… Y todo esto está ocurriendo con el permiso de don Nicolás Maduro…

Como pueden imaginar la policía chavista, mal pagada, no tiene más remedio que “intimar” con estas poderosas organizaciones delictivas que le permiten el “plus” para vivir… una mordida que ni siquiera pueden hacerle a una ciudadanía que vive por debajo del umbral de la pobreza y pelea por su vida en el horror de un gobierno de mafiosos que asesina a miles de ciudadanos y está haciendo “desaparecer” a cientos de miles mientras la “izquierda divina” de todo Occidente calla con una complicidad absoluta. No dejo de pensar en toda esa “clerigalla” de economistas españoles, supuestamente de izquierdas, que cantaron a los cuatro vientos que prácticamente había bajado del cielo Ernesto Che Guevara para convertir a Venezuela en la “patria del socialismo” y no dejaré de repetir nunca las palabras de un filósofo de la Universidad de Granada: si el “Che” resucita y se planta en Caracas, le pega un tiro a Maduro y otro al economista de turno porque ninguno de ellos, ninguno de los que gobiernan en Caracas están haciendo revolución alguna… solo están robando todo el tesoro de Venezuela.

Si se dan cuenta, y saben algo de la Historia de este mundo y sobre todo de la americana, el primer error de Hugo Chávez fue que se atrevió al terrible sacrilegio de “vestirse” con la grandeza de Simón Bolívar para enriquecer a sus familiares y amigos despojando al pueblo venezolano de toda posibilidad de futuro. El segundo fue tener a un tonto del culo de lugarteniente pero hay que entender que en el último año de su existencia, el comandante paracaidista, estaba muy enfermo y drogado como para poder sobrellevar sus tareas de gobierno y menos aún para estar en sus cabales y, claro, aquí entra la inteligencia cubana que ve en el “delfín” Maduro su única posibilidad de seguir “chupando” de la teta petrolífera venezolana aunque don Nicolás sea un perfecto idiota, cosa que -por otra parte- permite una solución de continuidad y una “advertencia” a Maduro de que es un perfecto “don nadie” sin La Habana.

Lo que está ocurriendo hoy en Venezuela es solo un pequeño relato de la barbarie que los chavistas han instaurado desde que se hicieron con este querido país: cientos de miles de asesinatos, desde entonces y cientos de miles de desaparecidos… y nadie los pone sobre la mesa… parece que se ha hecho costumbre y solo se habla y escribe de las payasadas y exabruptos de un cabrón manipulador que cambia impresiones políticas y filosóficas con pájaros y otros animales de granja… que ha mandado a sus perros asesinos a matar estudiantes estos días y otros manifestantes indefensos; un dictador iletrado que ha machacado la libertad de prensa controlando todos los medios, encarcelando a sus detractores y asesinando a la oposición escrita, un payaso ignorante que ya ha dejado a Venezuela en la más absoluta de las ruinas y que ha hipotecado para los próximos 50 años el porvenir de los venezolanos…

La inteligencia policial de Europa y Estados Unidos tienen perfectamente documentados, identificados y fotografiados a los matones de don Nicolás Maduro, a sus narco generales, a sus asesinos profesionales y es una auténtica pena que el Departamento de Estado U.S.A. haya expresado casi de soslayo que no quiere ni mediar ni problemas con Venezuela y esté -incluso- pensando en una “nueva” relación con Cuba… Tanto Europa como Estados Unidos deberían reaccionar ante este criminal gobierno que puede hacer saltar por los aires a toda la nación venezolana. Ni siquiera intuyen que los venezolanos van a saltar por encima de un Capriles que parece incapacitado y del resto de la oposición democrática si no detienen esta jungla venezolana de una puñetera vez… Este fantoche impresentable que es Maduro manda a su jauría bolivariana a allanar el domicilio de los ancianos padres de sus opositores, quiere encarcelar a toda la oposición y amenaza con una matanza… ¿Todavía más? Que sepa la jauría bolivariana que van a ir a por ellos, que ni uno de ellos va a escapar de la justicia si tienen la suerte de que no los linchen cuando vayan a buscarlos a sus escondites. Los servicios de inteligencia internacionales ya saben que hay movida militar que quiere salvar su honor abandonando a su suerte a Maduro y las deserciones masivas en las filas chavistas ya se conocen hasta en las redes sociales.

Ahora va a entender, aprender y conocer, la basura chavista, lo que es una auténtica revolución: la movilización de todos los ciudadanos demócratas para echar del gobierno a unos engañabobos, unos embaucadores que han destruido Venezuela. Que se vaya preparando don Nicolás y su jauría bolivariana porque al pueblo venezolano no lo va a detener una banda de asesinos motorizados. Esta semana en Venezuela han muerto asesinadas más de treinta personas pero parece que, al ser excesivamente pobres y de la periferia, de la lejanía de Caracas, de la frontera, no son muy importantes porque solo se habla de dos sacerdotes católicos que han sido asesinados por estas bandas chavistas. Nunca se habla de lo que todos los venezolanos saben: estos motorizados bolivarianos tienen pluriempleo… lo mismo matan a un manifestante en la calle o en el campus universitario, que hace un atraco por la noche y una violación en cualquier domicilio… Este es el lumpen de Nicolás Maduro y esto es así porque él también pertenece a la misma ralea que los sostiene.

Todo la podrida existencia, toda la miseria, toda la ruina y todas las penalidades que suceden, y todos los asesinatos que se padecen en Venezuela son responsabilidad del presidente bolivariano pues es su policía bolivariana la que controla todo aunque tenga la poca vergüenza, este bellaco manipulador, de gritar a los cuatro vientos que el capitalismo mundial y la derecha universal extraterrestre quieren derribarlo. Este nauseabundo dirigente busca una excusa a la que agarrarse para asesinar a más gente.

Los ciudadanos de Venezuela no quieren a un gobierno de la mafia que se está sirviendo de todos los delincuentes y marginados sociales como pistoleros, una fuerza de choque de un poder en manos de ladrones. Los ciudadanos de Venezuela ya no aguantan más a una banda de criminales instalados en el gobierno y sostenidos por una turba de matones del lumpen que comulgan con un degenerado en chándal que es capaz de hacerles creer que no pueden limpiarse el culo por culpa de los gringos…

Ante las condiciones de trabajo y de vida, ante una existencia degradada y ante el panorama desolador y criminal orquestado por el estado bolivariano, han decidido plantarle cara a don Nicolás…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *