Juntos venceremos
domingo 21 de julio de 2024

enlace-judio-image

Enlace Judío México |La aeronave no tripulada fabricada en Israel será utilizada para vigilar los cielos en la próxima Copa Mundial de la FIFA.

La Fuerza Aérea Brasileña contrató a Elbit para proporcionar la Hermes 900, aeronave no tripulada para misiones de defensa y seguridad.

“Estamos muy orgullosos de proporcionar nuestro Hermes 900 a la FAB, siendo este el octavo cliente equipado con esta plataforma líder,” dijo Elad Aharonson, Director General del Departamento de Aeronaves no Tripuladas en Elbit Systems. “Estamos honrados de beneficiar a la FAB y proporcionarle las ventajas de operaciones aéreas conjuntas, usando nuestro Hermes 450 y Hermes 900, la solución para misiones de inteligencia, protección de fronteras, control perimetral de infraestructuras y sitios críticos, programas de seguridad urbana y eventos de gran escala,” agregó

El gobierno federal brasileño está invirtiendo un total de un billón de dólares en medidas de seguridad para este evento que se llevará a cabo en junio.

Fuente: Haaretz

Enlace-Judio-25664

Enlace Judío México |”Expresamos nuestro rechazo total al llamado de considerar a Israel como Estado Judío”, dijeron en una declaración en el día final del encuentro árabe en Kuwait.

26 de marzo 2014.-La Liga Árabe anunció hoy un apoyo total a la negativa palestina de cumplir la demanda de Israel de ser reconocido como Estado Judío, una condición que Jerusalem dice que es requerida para la paz.

“Expresamos nuestro rechazo total al llamado de considerar a Israel como Estado Judío”, dijeron en una declaración en el día final del encuentro árabe en Kuwait.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha reiterado el pedido de que los palestinos reconozcan el carácter judío de Israel como requerimiento para un acuerdo de paz.

Ayer el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, se dirigió a los líderes árabes y reiteró su negativa a reconocer a Israel como un Estado Judío. También dijo que los palestinos quieren “un estado independiente en todos los territorios que fueron ocupados en 1967”. Más temprano este mes, la Liga Árabe endorsó la posición palestina sobre el reconocimiento.

Los gobiernos árabes, distraídos por los levantamientos en la región desde el 2011, han tomado pocas posturas anteriormente sobre las negociaciones de paz y han dejado a Abbas aislado. El tema ha hecho sombra a otros bloqueos sobre las fronteras, los refugiados y el status de Jerusalem.

Los palestinos temen que una etiqueta lleve a la discriminación contra la minoría árabe de Israel, mientras que los israelíes dicen que reconoce la historia judía y los derechos en la tierra.

Fuente:itongadol.com

enlace-judio1_72

*ANTONIO HERMOSA ANDÚJAR

Enlace Judío México | Más de once mil muertos por tortura en la sola capital entre los aproximadamente 150.000 computados; más de un millón de niños confinados en campamentos asediados entre los cinco millones terriblemente afectados por la violencia, de una población que no alcanzaba los 23 millones en 2011; la violación como arma de destrucción social y como chantaje cómodamente realizado por el régimen a la cultura en cuyo humus ha germinado; el uso de armas químicas en la periferia de Damasco; la hambruna como método de conquista, etc. Tres años de guerra, civil al principio pero ya internacionalizada, cada uno más cavernario que el anterior, conforman por tanto un espacio de tiempo sobrado para medir cuánto tarda una civilización en retornar a la barbarie. Durante su curso hemos asistido al espectáculo –y lo más inaudito: como espectadores- del desarrollo de un minucioso programa de industrialización de la muerte en el que su responsable principal, el mandatario sirio Bachar el Asad, logra traernos a la memoria a un pintor de brocha gorda austríaco por algo más que su bigotito.

Es verdad que alguno de esos hechos truculentos ha podido acometerse porque la cultura siria era en ese punto casi tan troglodita como la barbarie urdida sobre ella. Cuando las milicias, siguiendo órdenes, violan sistemáticamente a mujeres de entre 9 y 60 años; cuando convierten sus cuerpos en un campo de batalla social que destruye la entera comunidad, ello se debe en parte a que las víctimas se imponen a sí mismas la pena del silencio ante sus familias al objeto de no aparecer como delincuentes ante las mismas, e incluso de evitar la muerte a manos de ellas. Una culpabilidad voluntaria ésa, añadida a la involuntaria, que muestra el real estatus de la mujer en esos simulacros de sociedades; si encuentran castigo donde debieran hallar las caricias de la solidaridad y el afecto es que algo huele a podrido en su interior.

Naturalmente, aunque la violación represente para muchas mujeres su segunda muerte, ello no la exonera de su condición bárbara; ni atenúa a sus autores en su crimen que cumplan órdenes en una atmósfera criminal. Esos milicianos que cortaron la cabeza de los dos hermanos que, refutando las suyas, se negaron a violar a su hermana, y que asesinaron sobre su cuerpo al tercero que sí aceptó luego de violarla ellos, han llevado con sus actos a la especie humana al nivel más bajo de degradación.

La planificación de la barbarie, como bien sabe el lector mínimamente informado de la contienda, dista un mundo de detenerse en las acciones en las que condensamos al inicio su epítome. Más de nueve millones de desplazados; millones de refugiados; niños torturados para aterrorizar a la sociedad; mujeres (embarazadas, preferentemente) y, cómo no, niños, usados como escudos humanos; destrucción de inmuebles a fin de dar a la saña vida; civiles inmovilizados en campos de refugiados al objeto de servir de fácil blanco a quienes lanzaban sobre ellos toneles explosivos llenos de clavos, piezas de acero, etc., que repartían su carga horizontalmente al estallar sembrando de heridas, inaudito sufrimiento y muerte a su paso; represalias mortales contra inocentes ejercitadas en nombre de la crueldad; traspaso de la misma al bando opuesto, especialmente al integrado por la yihad; todo eso, y un sinfín de etcéteras, ayudan a formarse una idea más cabal de ese museo del horror que una imaginación perversa decora de prodigios.

¡Cuánto tiempo ha pasado en los tres años transcurridos desde que el grupo de escolares de la ciudad de Deraa hiciera célebre a escala mundial la pintada que señalaba la llegada de la hora del Doctor! (esto es, del oftalmólogo Bachar el Asad). Empero, ya la detención y tortura posterior de cuantos estamparon ingenuamente su firma en el muro anunciaban el curso de los hechos, que el tiempo venía con prisa por regresar a la noche de los tiempos en un estado de cosas en el que el régimen tenía más fácil hacer la guerra a su pueblo que reformarse. Vinculando su suerte a una sola persona se prohibía negociar con la oposición, que pedía la cabeza del tirano como condición sine qua non para emprenderla; de ahí las pocas relaciones entre ambas fuerzas durante la contienda, y de ahí también que Ginebra 2 fuera desde la fijación de su fecha la crónica de un fracaso anunciado: destruir hasta incluso dividir Siria era preferible para el régimen a perder a su gerifalte. Craso error, por cuanto al final habrá lo uno y lo otro, pues quien se cree titiritero del futuro del país al haber recuperado sus tropas la iniciativa militar, no es sino una triste marioneta en manos de Irán o Rusia.

¡Cuánto tiempo también el transcurrido en estos tres años desde que a Bachar el Asad asesinar a multitudes le saliera gratis por un año ante una oposición desarmada decidida a no desfallecer en su protesta! Quienes en la oposición temían que la lucha armada sustituyera la protesta popular, y que los estragos causados entonces por el terrorismo en Damasco y Alepo fueran los primeros emisarios de su temor, consideraban una pesadilla el cambio de una en otra –la trampa preparada por Asad-, convencidos como estaban de que el régimen nunca podría triunfar ante una revolución pero sí de una guerra civil. Era su canto del cisne, cuando ya potencias como Francia o Turquía invitaban a la oposición a armarse, cuando Arabia Saudí nutría con armas a una parte de la misma, cuando Naciones Unidas fracasaba estrepitosamente en sus intentos de lograr un alto el fuego, cuando Occidente se desentendía de las víctimas; y cuando, en la otra parte, Irán empujaba al tirano a seguir tiranizando y Putin le dictaba órdenes al oído con sus colmillos cada vez más remojados en sangre. Un escenario en el que el horror y la muerte serían a la postre los grandes beneficiarios, máxime al hacer su aparición en él las huestes de Al Qaeda, en teoría ideológicamente comprometidas con la oposición, pero con una estrategia claramente diferenciada desde el principio.

Fue esa la antesala de la regionalización definitiva del conflicto, el paso previo a su internacionalización; de la irrupción de los nuevos intereses regionales, que alteraron antiguas lealtades y recompusieron nuevas alianzas, predicaron un nuevo destino, más gélido, a la primavera árabe, fragmentaron el poder emergente de los Estados aspirantes a la hegemonía regional y provocaron la voladura de la falsa armonía de los países musulmanes, desenmascarando con ello la fragilidad de la unidad religiosa de la Umma y su nula incidencia respecto de la religiosamente anhelada unión política de los países de la zona… a la espera de un nuevo califato, tan del gusto de los amantes del terror en la política.

¿Adónde abocará previsiblemente la crisis siria? La internacionalización del conflicto ha convertido la respuesta, en sí misma nada sencilla, en una cuestión harto escabrosa, por la sencilla razón de que ya el destino sirio no depende de fuerzas sirias. Sin duda, a nivel interno el tirano seguirá gozando de patente de corso para continuar masacrando a sus súbditos, partidarios incluidos cuando favorezca su interés, y para terminar de dejar a su país, o lo que próximamente quede de él, sin futuro. Máxime ahora que, como señalé, sus tropas han recuperado la iniciativa sobre el terreno luego de largos meses de estancamiento de la situación. Mas si Asad goza actualmente de una condición de ventaja ello se debe a la presencia sobre el terreno de pasdarán iraníes y de la milicia chií de Hezbolá, su prolongación libanesa.

Por otro lado, Estados Unidos, por boca del director nacional de información, James Clapper, ha identificado entre 20.000 y 26.000 “terroristas” dispuestos a atacar a Europa y a su país, lo que permite aplicar el concepto de “interés estratégico americano” a la situación, o lo que es igual, brindar una nueva oportunidad a Obama de intervenir. Lo que la continua violación de las líneas rojas se manifestó otrora en el indeciso presidente como un continuo incumplimiento de sus promesas de intervenir en defensa de los derechos humanos de los ciudadanos sirios -enredo del que, ironías del destino, lo librara una solución de urgencia propuesta por Putin-, ahora lo podría invertir el cada vez más envenenado conflicto que mantiene con el líder ruso en Ucrania; la retorsión de Obama a un personaje que gusta tanto de amenazar como tan poco de ser amenazado inducirá a éste a profundizar la crisis siria como medio de agravar el contencioso de Estados Unidos con Irán, lo que situará de golpe a China un poco más lejos en el mapa, que podrá armarse más cómodamente aumentando anualmente su presupuesto militar en una proporción superior a la de su crecimiento económico. Para la crisis ucrania, por tanto, no es osado predecir entre sus soluciones la peor de todas.

Y a la espera, en una esquina próxima al centro, Israel. La inestabilidad de la frontera norte ha llevado al Estado judío a bombardear en diversas ocasiones objetivos militares sirios, que si no han llegado a más se debe a esa situación extraña en la que Israel no firma el ataque y el ejército sirio no responde a la agresión. Pero ahora, con Hezbolá sobre el terreno, la situación cambia radicalmente. De momento, Israel ya ha advertido a Asad que considera una frontera única la doble que le separa de Líbano y Siria, y que se reserva golpear a discreción cuando considere en peligro su seguridad. Por otro lado, Israel, blanco además en los últimos tiempos de ataques sin tregua de Hamás en el sur, lleva quejándose en vano del peligro que representa para la comunidad internacional, y en concreto para sí, la obsesión iraní por hacerse con la energía nuclear. ¿Qué nos dice que la actual presencia de Irán en la frontera israelí a través de Hamás no sea la ocasión esperada por el gobierno de Netanyahu para llevar a cabo su particular ajuste de cuentas con el país de los ayatolás? De tener lugar semejante acontecimiento, todo sería posible, y la tercera guerra mundial, que a veces se deja vislumbrar entre la descomposición de Ucrania, tendría entre las ruinas sirias una rampa más segura de lanzamiento.

Así pues, la crisis siria no parece dar ninguna oportunidad a la paz, máxime si es aliada a la de Ucrania. Lo único cierto que sabemos de ella es que lo peor está por llegar.

*Profesor de filosofía, Universidad de Sevilla.

enlace-judio-facebook_mark_zuckerberg 6febr14

Enlace Judío México | “Mis padres tenían tres hijas y mi papá quería un varón; un amigo le aconsejó pedirle una bendición y viajó a Nueva York, en 1982″, relató. “Mi padre me lo dio en mi bar mitzvá y lo deposité en el banco el día de la formación de nuestra empresa”, prosiguió el joven empresario. “No soy religioso, y sin embargo puedo dar fe de la extraordinaria intuición de ese hombre”, añadió.

27 de marzo 2014.- El fundador de la famosa red social Facebook, Mark Zuckerberg, sorprendió con una inesperada revelación: adjudicó su nacimiento y la posterior creación de su famosa empresa al Rebe de Lubavitch (ambos en el fotomontaje), en una entrevista a un diario comunitario no identificado por el sitio israelí Kooker.

“Mis padres tenían tres niñas y mi papá quería un hijo varón”, así que “visitaron a varios médicos, pero sin éxito”, relató.

“Casi llegaban a la desesperación cuando un estrecho amigo de mi papá que es ‘jasid’ (seguidor, en este caso) del Rebe de Lubavitch le aconsejó pedirle una bendición del Rebe, y a pesar de que mi papá no creía en esas cosas, debido a su deseo de tener un niño viajó de todos modos a Nueva York, en 1982”, prosiguió el joven empresario.

“Allí había una enorme cola de espera para recibir una bendición y cuando llegó su turno, le preguntó al Rebe si podía garantizarle un hijo; el Rebe le dio un dólar y le preguntó si cumplía los preceptos del judaísmo, y mi papá admitió que no”, continuó.

“El Rebe le explicó la filosofía de Jabad, cómo unen a todos los judíos del mundo a través de una acción colectiva, y le indicó que se comprometa a enseñarle judaísmo a su hijo; mi papá le prometió que me daría educación judía”, agregó el fundador de Facebook.

“Nací menos de 18 meses después de esa entrevista y cuando llegó mi bar mitzvá mi padre me dio ese dólar que recibió de manos del Rebe y me repitió el mensaje que le dio”, contó.

“Cuidé el dólar sin prestarle demasiada atención y mientras estudiaba en la universidad, la idea del proyecto Facebook comenzó a formarse poco a poco y recordé lo que me había dicho mi padre; sentí que había un vínculo específico entre el mensaje que me había mandado el Rebe y mi red social”, así que “cuando llegó el momento de crear Facebook como una compañía activa tuve la sensación de que era había llegado el momento de hacer uso del dólar y lo deposité en el banco el día de la formación de nuestra empresa”, recordó Zuckerberg.

“No soy religioso, y sin embargo solo puedo dar fe de la extraordinaria intuición de ese hombre; lamento que no nos hayamos conocido”, finalizó.


Fuente:prensajudia.com

V

LEÓN OPALÍN PARA ENLACE JUDÍO

Enlace Judío México | La agitación social que registra Venezuela desde el pasado mes de febrero y que ha causado decenas de muertos y centenas de heridos víctimas de la represión brutal del gobierno de Nicolás Maduro (NM) para mantenerse en el poder, pone en entredicho la sobrevivencia del Socialismo Bolivariano instaurado por el presidente Hugo Chávez en 1999. NM, por la cercanía que tuvo con Chávez, ha llegado al poder “rodeado de una corte de élite millonaria, formada por familiares y amigos que se han apoderado de la riqueza de Venezuela”. A pesar de la evolución de los acontecimientos, adversos a NM, este se niega a reconocer que ya no tiene la sartén por la mano y que se encuentra en el ocaso de su presidencia.

El despilfarro durante tres lustros de los ingresos derivados de la exportación petrolera, que tan sólo entre el 2007 y el 2012 representaron el 96.0% del total de las divisas de las ventas externas de Venezuela, junto al cansancio de la población de vivir en un entorno de demagogia, corrupción, control militar, ausencia de libertad de expresión, y ahora, el evidente apoyo de EUA a la oposición, están provocando que NM y sus secuaces se enfilen a un inevitable precipicio. Cabe destacar que Hugo Chávez, quien designó a NM como su sucesor, fue electo democráticamente, empero, en su gestión se mostró como un lunático y empedernido dictador que prometió a los venezolanos el paraíso a través de sus políticas populistas que pudo instrumentar gracias al sustancial incremento de los petroprecios en una buena parte de su gobierno: ciertamente, cuando ascendió al poder, el precio del barril de petróleo rondaba 14 dólares y en el 2013 había rebasado los 100 dólares.

Hugo Chávez consideró que al tener Venezuela las mayores reservas petroleras del mundo, 316,000 millones de barriles (75.0% del denominado crudo pesado) por arriba de Canadá (178,000 millones) e Irak (137,000 millones), podría permanecer en el poder sin fecha de término. Hugo Chávez estableció múltiples subsidios internos, algunos en extremo absurdos como el aplicado a la gasolina; en Venezuela por menos de medio dólar se puede llenar el tanque de un automóvil. Los subsidios se extendieron a países “aliados” como Cuba, Nicaragua y Ecuador, entre otros, incluso se menciona que Hugo Chávez apoyó financieramente a Andrés Manuel López Obrador para instrumentar su modelo democrático; al parecer la ayuda de Venezuela a López Obrador se redujo o se suspendió, y este último, por ese motivo, y por sus problemas cardiacos, está bastante silencioso.

El futuro de Venezuela se contempla incierto, no sólo por el caos político y económico que vive, también porque su principal comprador de crudo, EUA, será autosuficiente en este renglón en ocho años, por el rápido aumento de su producción de energéticos a través del sistema de lutita bitumirosa y otras fuentes alternativas de combustibles; entonces ¿a quién le venderá Venezuela su petróleo? Venezuela exportaba 794,000 barriles diarios de petróleo a EUA en 1988, monto que llegó a 1.7 millones en 1999, empero, que el pasado año bajó a 753,000, cantidad menor a la que le exportó hace 25 años; por lo demás, por la creciente ineficiencia de la empresa paraestatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), la producción petrolera total ha declinado significativamente. En 1998 producía 3.3 millones de barriles diarios y exportaba 2.7 millones; hoy día la producción total suma 2.4 millones, destinando menos de una tercera parte al mercado de EUA.

“Su política populista de vender barato el petróleo para el consumo interno y de apoyo a los países aliados del Caribe que pagan con descuentos y plazos muy amplios, la industria petrolera de Venezuela ha entrado en una grave crisis; lejos de obtener ingresos, como en el caso de Cuba que paga simbólicamente enviando personal médico, educativo y policial, PDVSA ha recurrido a préstamos para poder seguir funcionando”. Por otra parte, la paraestatal se ha alejado de sus verdaderos fines productivos ya que también construye casas, compra comida y cría cerdos. NM ha completado la tarea de Hugo Chávez de destruir el soporte de la economía de Venezuela.

La farsa democrática de NM y sus cómplices cada vez más es percibida por los venezolanos como un insulto a la inteligencia. El baño de sangre que ha provocado NM ha creado terror entre la ciudadanía. “Mucha gente vive atrincherada en sus casas por miedo a ser asesinada por las milicias del Estado”. Cada día aumentan los llamados de auxilio de los venezolanos a la comunidad internacional para que intervenga en Venezuela con contundencia a través de la acción diplomática. Se precisa que el gobierno de NM rompa los lazos que lo unen con países promotores del terrorismo, como Irán, y que por medio de Venezuela contaminen a otras naciones de América Latina.

Enlace-Judio-444

AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO

Enlace Judío México | Después de décadas de exilio, el sable ceremonial del líder sionista Zeev Jabotinsky, fue devuelto a sus herederos, el Estado de Israel. Después de ser confiscada por los británicos en 1920, la espada fue presentada el 24 de marzo por el comisario de Policía, Yochanan Danino, al primer ministro Benjamín Netanyahu.

Jabotinsky, el líder sionista-revisionista, autor, orador, soldado, y fundador de la organización de autodefensa judía en Odessa, co-fundó con José Trumpeldor la Legión Judía del Ejército Británico en la Primera Guerra Mundial, en la que Jabotinsky sirvió como oficial en el 38º Regimiento de Fusileros Reales. La espada anteriormente había pertenecido a un alto oficial otomano y al parecer entró en posesión de Jabotinsky durante su servicio como oficial durante la Primera Guerra Mundial.

La historia única del sable dio otro giro interesante hace unos meses, cuando policías y la División de Educación descubrieron que el sable de Jabotinsky había sido confiscado mientras estaba detenido por los británicos al defender a los judíos durante los disturbios en Nebbe Musah. Los investigadores de la División se enteraron de que el sable había llegado a manos de Martin Higgins, un historiador británico especializado en la policía y cuyo mismo padre había sido un oficial de policía. A raíz de la petición de Israel, Higgins entregó la espada.

“Lo que fue robado por el Mandato Británico hace 94 años, hoy, yo el Comisario de Policía, en nombre de la Policía de Israel, encargada de fortalecer el mandato de la ley, le devuelvo a usted, Primer Ministro de Israel, en esta institución dedicada a Menachem Begin, quien hizo mucho para poner en práctica la visión de Jabotinsky de un estado judío democrático”, dijo el jefe Danino.

“Hemos devuelto el sable de Jabotinsky, que representa la victoria de la nación judía y su independencia”, continuó Danino. “Por esta reincorporación estamos ejecutando justicia histórica”.

El Primer Ministro Netanyahu agradeció a Danino el regalo y añadió que éste era de importancia nacional y personal. Netanyahu elogió además a la policía por su excelente trabajo para garantizar la seguridad de los ciudadanos de Israel.

Fuente:Tazpit News Agency

ENTREVISTA

SAMUEL SCHMIDT PARA ENLACE JUDÍO

Enlace Judío México | Ahora resulta que las viudas de Colosio sabían que lo iban a matar, al cumplirse veinte años del asesinato leemos en muchos lados, la opinión de los que quieren seguir medrando con protagonismo ajeno, que lo alertaron de la posibilidad de que lo asesinarían.

¿Por qué se esperaron tanto tiempo para avisarnos que contaban con información de inteligencia de ese nivel?, ¿por qué no le avisaron a las autoridades correspondientes para evitar el crimen?, ¿por qué no hicieron público quién lo quería matar, para sacarnos de la zozobra de no saber quién tuvo ese poder y que en principio sigue impune? Y no menos importante, ¿cómo supieron que lo iban a matar?

Leemos que Colosio rechazaba las medidas de seguridad y tal vez tenía razón. Según ciertas doctrinas de seguridad, si alguien está dispuesto a cambiar su vida por la tuya, té matará; eso por no hablar de traiciones dentro del propio grupo que pueden llevar al asesinato. Desde la perspectiva política, Colosio estaría en lo correcto en no marcar grandes distancias con la gente, porque una de las señales de nuestro tiempo es que los políticos se escudan tras grandes medidas de seguridad alejándose del pueblo.

Acaso Colosio, quien se supone contaba con la colaboración del aparato de seguridad del gobierno, estaría informado que su seguridad estaba garantizada, le dijeron que había peligro y el lo descartó, o ¿le ocultaron que su vida corría peligro? Siempre cabe la posibilidad que alguien valorara de forma equivocada los riesgos, o que la traición se hubiera filtrado en ese nivel y se haya ocultado el plan de matarlo. De ser así, aquellos que estaban involucrados siguen vivos y deben hablar. Muchos otros que estuvieron en contacto con el tema, al parecer fueron borrados de la faz de la tierra. Hay quien especula que eso es lo que motivó el asesinato de Ruiz Massieu, que algo sabría del crimen.

Más allá de caer en las elucubraciones y especulaciones, sigue siendo importante preguntar sobre ¿quién lo mató? Una postura algo simplona se concentra en preguntar ¿quién se benefició? Y la respuesta es compleja, porque muchos pudieron haberse beneficiado, no ser cómplices y ni siquiera desear el crimen. He escuchado que Zedillo se benefició porque resultó presidente, ¿en realidad podemos creer una explicación de este tipo?

La otra vertiente consiste en indagar ¿quién perdió? Ahí la lista de nuevo es muy amplia, empezando por las viudas, o sea todos aquellos que se hubieran beneficiado de la llegada de Colosio al poder y siguiendo por Salinas que vio caer a su delfín y con él, al parecer, según algunos, parte importante de su proyecto; porque en lo económico Zedillo siguió al pie de la letra el guión neo liberal. ¿La lista de perdedores balancea la de ganadores?, el cálculo no puede ser mecánico.

El asesinato de Colosio hay que ponerlo en el contexto del crimen político en general. Habíamos estado acostumbrados a ver asesinatos como parte de la represión del régimen contra los opositores; en el gobierno de Salinas asesinaron entre 300 y 400 miembros del PRD, había un clima de crimen que se pensaba no tocaría al PRI, y podemos pensar que generó una idea de impunidad que propició que alguien se atreviera a golpear al corazón mismo del poder priísta. Aunque viéndolo bien, al sistema priísta y al país le hizo poco, la vida siguió su rumbo y algunos factores de poder se acomodaron, mientras la sociedad en general pareció quedarse con la impresión que fue un pleito de familia, porque no se modificaron los elementos que benefician a los grandes intereses económicos.

Lo preocupante es que el clima de impunidad por el que son abatidos políticos y líderes sociales continua. Continuamos leyendo sobre el asesinato de presidentes municipales, aunque ahora se trata de hacer parecer que los crímenes son obra del crimen autorizado, por este me refiero a una asociación estrecha entre criminales y miembros de instituciones de gobierno.

Últimamente han asesinado a líderes panistas, el último fue Gustavo Garibay García, presidente municipal de Tanhuato en el Estado de Michoacán. Algún periódico tendenciosamente dijo que era cercano a la senadora María Luisa Calderón, ¿qué trataba de sugerir?

Todavía se duda de que Aburto sea Aburto y de la tesis del asesino solitario, debe preocuparnos que no sean detenidos los asesinos de tantos políticos y líderes sociales.

Las señales que da el asesinato político es no solo de barbarie, sino de una política inmadura, del predominio de la impunidad, debilidad de las instituciones que deben aplicar la ley y hacer justicia; mientras nos confirma que nos alejamos de la democracia; cada crimen acerca al autoritarismo y nos hunde en la penumbra política.

enlace-judio-unnamed

Enlace Judío México | Mensaje del Rabino Sergio Slomianski sobre la parasha de la semana, Tazria.

Enlace-Judio-Noah-27662

IRVING GATELL PARA ENLACE JUDÍO

(Había prometido un artículo sobre los Hiksos, como continuación del análisis del asunto del origen del pueblo hebreo; pero ciertas circunstancias -una visita al cine- me obligan a hacer un paréntesis para abordar otro tema en esta ocasión)

Enlace Judío México | Desde que tenía trece años -edad harto simbólica para todo varón judío-, Darren Aronofsky decidió que alguna vez tendría que hacer una película sobre Noaj (Noah, en inglés; Noé, en español), un personaje que desde el primer golpe lo dejó cautivado.

Lo interesante del asunto es que probablemente muchos de los que ya han visto la desconcertante película que se acaba de estrenar, estén pensando algo así como “¿tanto tiempo para terminar haciendo esta cosa?”. Pero no se deje ir tan fácilmente con lo fácil: esta película no es cualquier cosa.

Salta a la vista casi de inmediato que la película es una ampliación del relato bíblico. Exagerada para muchos, supongo, porque de las dos horas, tal vez el contenido estrictamente bíblico dure apenas unos 15 o 20 minutos. Todo lo demás parece ser aportación original de Aronofsky. Pero recalco: parece, sólo parece.

La realidad es que Aronofsky se ha nutrido de una gran cantidad de fuentes documentales para revestir el relato bíblico. La película es un complejo collage que tomando como partida el texto bíblico, incorpora la literatura judeo-apocalíptica clásica (conocida a veces como “libros apócrifos”), conceptos del Talmud, conceptos de Kabalá, e incluso la Teoría de la Evolución de las Especies de Darwin. Todo, a mi gusto, con bastante redondez.

El problema para muchos es que, aparentemente, todo lo anterior confluye en una abierta transgresión al texto bíblico. Pero ¿realmente es así?

Pongamos un ejemplo: Génesis dice claramente que del Arca bajaron ocho personas: Noaj, Sem, Jam, Jafet, y sus respectivas mujeres. Quienes ya vieron la película, no me podrán negar que eso es lo que sucede, aunque de seguro reclamarán que sucede de un modo nada convencional y poco apegado a las ideas del texto bíblico (no entro en detalles para que quienes no han visto la película lo descubran por sí mismos).

Pero ¿quién decide qué es “lo convencional” o “lo apegado” en el caso del texto bíblico? Cierto que Aronofsky parece tomarse demasiadas libertades, pero ¿quién decide cuál es el límite de las libertades? Génesis dice que se salvaron esas ocho personas. Punto. No da detalles. No menciona edades. No indica cuándo ni cómo se establecieron las relaciones interpersonales. En realidad, el límite que nos parece razonable ha sido impuesto por una lectura somera y tradicional del relato. Lectura que, por cierto, nunca pasa de diez o doce minutos (cosa que no le sirve a una película de cine).

Podemos continuar con el carácter de Noaj: si bien la tradición judía rabínica apela a cuestionarlo y algunos sabios antiguos lo definieron como alguien no necesariamente ejemplar, sino apenas como el mejor en una época en la que no era difícil ser el mejor, también en este aspecto la película parece ir demasiado lejos: un Noaj casi vikingo que recurre sin remordimientos a la violencia, que luego raya en la locura, y que incluso tiene su temporada entregado al vicio.

Y otra vez la pregunta: ¿en realidad existen límites para acotar la personalidad de este extraño individuo?

Eso es lo interesante a la hora de intentar narrar una historia con los elementos del texto bíblico: la realidad es que los datos son tan limitados, que a la hora de conectarlos surgen muchas posibilidades.

Pónganse en el lugar de Aronofsky: voy a contar la historia de Noaj y… ¿acaso sólo voy a poner a un señor barbón con sus tres hijos construyendo una cajota de madera? No tiene sentido. Y no me refiero a sentido cinematográfico: no tiene sentido racional. Ahora pónganse en el lugar de Noaj: me la paso construyendo un Arca para que al final se suelte el Diluvio… ¿cómo reaccionaría la gente en el momento en que se dieron cuenta que realmente se iban a ahogar? ¿Se iban a quedar pasmados diciendo: “rayos, Noaj se lo merece?; tan trabajador y buen tipo; hasta dicen que habla con D-os…”

Es obvio que no. Ya desde esa simple óptico, todo eso que parece un debraye de Aronofosky es, en realidad, bastante lógico con lo que debió ser una situación como esa (si la interpretamos literalmente). Pero hay más: no sólo se trata de la posible angustia y hasta neurosis de los que de repente se vieron afuera del Arca y murieron ahogados. Se trata también de la psicología de los que se salvaron.

Empecemos por Jam: efectivamente, la Biblia lo presenta como alguien disfuncional que al final es maldecido por su propio padre. Pero semejante crisis familiar no puede surgir de la nada: ¿cuáles fueron los antecedentes que generaron ese conflicto entre padre e hijo? El final es demasiado grave como para obviar la pregunta.

Sigamos con la casi locura de Noaj: imagínese, querido lector -y D-os no lo quiera- que usted tuviera que comunicarle a un ser querido, muy querido, que está a punto de enfrentar una fase terminal de una grave enfermedad incurable. Imagínese que, además de la terrible responsabilidad de decírselo, luego tiene que ver como esa persona se va extinguiendo, poco a poco, hasta quedar reducida a casi nada y finalmente morir. Es una situación trágica que requiere de mucho templo, porque el dolor a veces parece insoportable.

Bien: según el relato bíblico, Noaj supo que el desahucio era para toda la humanidad, y durante 120 años (en la cronología bíblica) estuvo construyendo un Arca para salvar apenas lo justo para que la naturaleza entera pudiera regenerarse, mientras veía como una humanidad decadente continuaba caminando hacia su destino fatal.

Seamos honestos: se vale volverse loco después de eso. Se vale caer en los vicios. ¿Quién tiene el suficiente tamaño humano para ver a la humanidad entera ser destruida en un cataclismo de proporciones bíblicas (literalmente)?

En realidad, lo exagerado y de mal gusto resulta imaginar a Noaj como alguien que pudo quedarse impávido ante la destrucción de todo lo que había conocido, y luego decir que Aronofsky exagera en su recreación del personaje.

Otro detalle: seguramente, muchos se quejarán de que todos estos aparentes excesos de Aronofsky surgen de querer dotarle a su película de una suerte de moraleja vegana o ecologista. De hecho, la humanidad torcida en la película de Aronofosky es una sociedad bastante parecida a la nuestra, con una industria bastante más avanzada que la que estamos acostumbrados a ver en las ilustraciones en nuestras Biblias para parvulitos. Es una sociedad bastante tecnologizada y liderada por un líder conciso y preclaro en sus ideas.

Y no: Aronofsky no se lo sacó de la manga. Efectivamente, el texto bíblico menciona a Tubal-Caín como el padre de la metalurgia y, con ello, de la industria. Entendido esto, el antagonismo propuesto entre Noaj y Tubal-Caín es razonable: se trata del líder industrial que busca el progreso contra el ominoso pregonero de una regeneración absoluta de la naturaleza. El choque ideológico entre alguien que se dedica a que el ser humano haga y transforme, contra alguien que se resigna a que la abrumadora mayoría de los seres humanos -excepto ocho- debe morir.

Y pregunto: ¿no estamos llegando a una situación bastante parecida a eso?

Ese es el encanto de un verdadero texto sagrado: los elementos de sus narraciones son pocos, los mínimos, apenas los necesarios para entender bien el relato, pero también para poder reflejarnos a nosotros mismos es ESE relato.

Sigamos con el relato de la Creación: Aronofsky nos ofrece una nueva versión de aquella maravillosa animación hecha apenas con trazos blancos en fondo oscuro que apareció en la vieja serie de Cosmos -la original de Carl Sagan-, con música clásica acompañando el proceso de evolución de las especies desde las primeras células hasta el ser humano. Aronofsky va más lejos: desde el Big Bang y pasando por cada etapa de la formación geológica de la Tierra, pasando por toda la evolución hasta llegar a Caín y Abel, prototipo de todas las guerras. Una imagen a lo Sagan, pero con un resumen del texto bíblico explicándola. Una maravilla de logro visual.

Irracional no es: la narrativa es la que está en la Biblia, y se ajusta bien a la evolución de las especies. Acaso lo único que parece forzado es que cuando Noaj va diciendo “el primer día… el segundo día…”, etcétera, se refiere a algo así como “días de D-os” que pueden durar miles de millones de años para nosotros. Pero tampoco se lo inventó: Gerald L. Schroeder -judío ortodoxo, frecuente profesor en Yeshivot ortodoxas- ha propuesta una singular lectura de los Seis Días de la Creación en la que demuestra como el relato del Génesis es bastante razonable si se toma como punto de partida el Big Bang y el concepto de un Universo en expansión.

Aronofsky fusiona esta perspectiva con ideas netamente kabalísticas, donde Adam y Java no son vistos como seres humanos literales, sino como las almas primordiales que originalmente habitaban en otro nivel de conciencia.

Paralelamente, algunos detalles muy rabínicos y/o talmúdicos, como los descendientes de Sem usando lo que a todas luces es la piel de la serpiente del Edén para ponerse algo muy, muy parecido a nuestros tefilín (me atrevo a decir que se trata de un chiste local hecho por Aronofsky para que sólo los espectadores judíos lo disfruten). O la idea de que los siete continentes estaban unidos antes del Diluvio (y no, querido, lector: no es la teoría de la Pangea, porque cualquiera que recuerde el mapa de ésta última podrá corroborar que cuando aparece ese mundo primigenio, la distribución continental que pinta Aronofsky es distinta; más bien, está retomando que el Talmud enseña que antes sólo había un continente, y que el Diluvio trastornó ese orden original).

Finalmente, los gigantes o Vigilantes. Monstruos entrañables con su propia historia, tan trágica como la de la humanidad. Ciertamente, Aronofsky los trata con mucha libertad literaria, e incluso magnanimidad, pero no se los inventó de la nada. Los personajes -incluyendo sus nombres- están tomados de El Libro de los Vigilantes, que abarca los capítulos 6 al 36 del Libro de Enok, una de las obras clásicas de la Apocalíptica Judía.

En resumen, la película Noah viene a ser una suerte de examen: si usted, querido lector, se quedó con la sensación de que Aronofsky se inventó muchas cosas y muy estrafalarias, entonces debo decirle que ha leído muy poco sobre lo que el Judaísmo y la Ciencia dicen sobre ciertos temas. Necesita empezar por leer algo del Libro de Enok (empiece por los capítulos 6 al 36), puede complementarlo con las hipótesis de Schroeder (esas siempre gustan a los que las leen; me consta), y luego vuelva a ver los DVDs de la serie Cosmos y repase sus viejas lecciones de Talmud (si no las tomó, tómelas ahora; es buen pretexto para empezar).

Y especialmente repase algo que es muy judío: los Midrashim. A fin de cuentas, Aronofsky sólo hizo exactamente lo mismo que hacen los Midrashim: redondear el relato bíblico para analizar nuestra realidad actual.

¿Exageró al hacerlo? ¿Cometió un exceso al irse tan aparentemente lejos de lo que dice la Biblia con tal de retratar nuestra cultura industriosa pero contaminante, y su conflicto con el equilibrio ecológico que tiene a su principal profeta en un ominoso jefe de familia que al final casi enloquece?

De entrada, no lo creo. Como ya señalé, lo primero que tendríamos que encontrar es a una autoridad lo suficientemente grande como para señalarnos los límites de lo que podemos imaginar o no en el texto bíblico. Y una cosa le garantizo: si el Judaísmo inventó la literatura midráshica, es porque entiende perfectamente bien que en esta materia prácticamente no hay límites. Criterios sí, pero no límites.

¿Cuál es el criterio? Cualquiera que conozca un poco de literatura midráshica sabrá que la idea nunca es limitarnos a repetir lo que dice el antiguo texto bíblico. Eso de preservar intacto lo añejo, en el mejor de los casos, está bien para anticuarios o para los cuidadores de las Momias de Guanajuato.

El texto bíblico es otra cosa. Es un Texto Sagrado, y como tal, pretende conservar su vigencia aquí y ahora.

Y de eso se tratan los Midrashim: relatos que amplían el texto bíblico -incluso, hasta llegar a la transgresión del mismo- para poder obtener UNA ENSEÑANZA PRÁCTICA. Y por “práctica” nos referimos a algo que preocupaba a los autores de los Midrashim, lógicamente en función de las circunstancias que vivieron en el momento en que las vivieron.

Por ello, no se puede acusar a Aronofsky de transgredir el texto bíblico. En todo caso, la cultura judía -la cultura de Aronofsky- ha transgredido los limites aparentemente “normales” del texto bíblico desde hace mucho, consciente de que un texto antiguo que sólo se repite no sirve para nada. Pero, en realidad, el texto bíblico es el que comienza la transgresión, porque transgrede deliciosamente nuestra lógica y nuestra razón presentándonos relatos épicos, monumentales, pero hechos a partir de trocitos de anécdota apenas suficiente para que entendamos, pero que dejan un montón de espacios vacíos, lagunas narrativas, huecos que rellenar.

Y esa es la genialidad: ¿con qué los rellenamos? Con lo que nosotros mismos traemos en nuestro propio interior.

Cuando una reflexiona correctamente en la humanidad que fue destruida en el Diluvio, de inmediato debe confrontarse con la humanidad actual y sus riesgos de autodestrucción. Si la reflexión no lleva a eso, si su lectura de la Torá no lo somete a ese auto cuestionamiento y esa autocrítica, entonces -querido lector- debo decirle que usted tiene vocación de cuidador de Momias de Guanajuato, no de estudioso de la Biblia.

Aronofsky ha sido profundamente honesto en ese sentido, al reflejar lo que le rodea en el texto bíblico. E insisto: si no es para eso, no veo para qué nos pueda servir un texto como la Biblia. Y, por demencial que pueda parecerla a la mayoría de los espectadores el contenido de la película, lo cierto es que ha recurrido a una gran cantidad de fuentes de información. No se inventó las cosas de la nada.

Entonces, si por un lado se preservan los pocos datos concretos que nos da el texto bíblico -releídos de un modo desconcertante, pero válido-, por otro lado se incorporan ideas, tradiciones, creencias y hasta teorías científicas. Todo ello es finalmente aderezado con las proyecciones que un cineasta de la actualidad plasma en las añejas historias bíblicas. Proyecciones de lo que vive en su día a día, aquí y ahora.

Un Midrash, en resumidas cuentas. Sólo que uno postmoderno, y presentado no en el formato de la literatura religiosa tradicional, sino de una megaproducción hollywoodense.

Recomiendo ampliamente la película. Si no la ha visto, váyala a ver. Seguro que puede ser una experiencia desconcertante, pero insisto: si además de esto se anima a leer algunos de los textos clásicos del Judaísmo, la perspectiva se puede ampliar y el asunto se puede disfrutar mejor.

Personalmente, ya estoy preparándome para verla una o dos veces más. Igual y hasta debería organizar excursiones guiadas.

(Hecho el paréntesis, ahora sí: la próxima semana seguimos con el tema de los Hiksos)

enlace-judio-elevator speech

DAVID HOFFS*

Enlace Judío México | Curiosamente, en los lugares menos imaginados se generan casuales conversaciones pero de fondo importante. Desde la descarga psicológica del taxista (la forma mexicana más simple de amenizar un viaje es encontrando aquel punto de mutuo acuerdo para quejarse de cosas) hasta la conversación corta del elevador para subir a la oficina. “¿Qué la inflación es sana? ¡Qué de sano tiene que todo cueste más!,” exclama fúrico un proveedor en el elevador (y yo negociándole un descuento…).

En 2013 México registró inflación anual de 3.97%. Su componente subyacente (que es quitando todo aquello estacional o determinable por el Gobierno) fue de solo 2.79%, mientras que la no subyacente ascendió a 7.84% (y se siente como de 25). Esta última alcanzó recientemente el 8.28% anualizado (efecto de los aumentos fiscales y precios autorizados por el Gobierno).

La discusión sobre las bondades o vicisitudes de la inflación no debe tomarse a la ligera. Claro que por sí mismo no tiene nada de atractivo que todo suba de precio, y en palabras de mi querido Guillermo Güemes (ex subgobernador del Banco de México; personaje simpático y cálido) la inflación es la principal destructora de riquezas y generadora de brechas socioeconómicas. Hace a los ricos más ricos y a los pobres más pobres pues el rico mantiene su riqueza en activos protegidos de la inflación (bienes raíces, moneda extranjera, etc.), o la puede invertir con buenos rendimientos. En cambio el pobre, observará sus pocos ahorros convertirse en polvo y un salario cada vez más apretado.

Por otro lado, una inflación moderada suele indicar una economía sana, pues si las cosas van bien, al crecer el intercambio económico, crece la demanda. Al crecer ésta sanamente (y con una oferta siguiéndola de cerca) los precios se verán ligeramente presionados al alza. Mientras la inflación sea baja, el mayor intercambio, trabajo y producción permitirán que la gente logre ganar dinero más rápido de lo que se le devalúa, creando riqueza y bienestar. Además, si repentinamente se sufriera menor demanda, basta con meter liquidez al mercado (bajando tasas de interés, mayor gasto público, etc.) para reanimar las cosas aunque con ello se genere algo de inflación. (Si se animan mucho, mejor retirar liquidez y controlar la inflación… como en feria de pueblo).

Nuestro caso es diferente pues se presenta inflación a pesar de que la economía trastabille. Además del efecto retrasado del problema económico de EU (que apenas se recupera), nuestra economía se atora por una oferta retraída tanto por escasez (particularmente de alimentos básicos) como porque, al cargar más impuestos, las empresas no están dispuestas a vender al mismo precio (el Gobierno ve el temblor y no se inca). Así, los precios suben reduciendo al consumo, y aunque este efecto pueda ser transitorio, actualmente se enfrenta un dilema: Impulsar la economía inyectando liquidez para que las personas tengan con qué comprar, aunque aumenten más los precios, o no inyectar liquidez y mantener los precios iguales a costa de una economía lenta, desempleo y angustia. ¿Más brecha social, o menos oportunidades?

Afortunadamente la situación mexicana no es tan crítica y la disyuntiva menos dramática. Quizás mi proveedor no lo vea, pero probablemente sea preferible tolerar mayor inflación a corto plazo con tal de destrabar la economía. También el Gobierno podría ayudar eligiendo mejor “timing” y haciendo reformas más inteligentes…

*Ingeniero Industrial y Maestro en Administración y Finanzas; Profesor en el TEC de Monterrey y asesor financiero para el sector público y privado.

[email protected]

Fuente:capitaldemexico.com.mx

Enlace-Judio-escritor-soledad-resiliencia

JULIÁN SCHVINDLERMAN

Enlace Judío México | En el oficio del creador no hay lugar para los débiles. Las frustraciones, el maltrato y la pobreza suelen ser las compañías más fieles de los artistas. Incluso los consagrados han debido padecer penurias a lo largo del arduo derrotero hacia la fama. El compositor Richard Wagner protestaba en 1864 en una epístola: “No puedo vivir con un mísero sueldo de organista, como vuestro hermano Bach”. Vincent Van Gogh, cuyas pinturas hoy se venden a precios millonarios en las subastas de Nueva York, vivió y murió como un indigente.

Franz Kafka fue infeliz toda su existencia. Con demasiada regularidad, los intelectuales deben lidiar con el rechazo. “Diez años y en Alemania nadie ha considerado como un deber de conciencia defender mi nombre contra el silencio inexplicable bajo el que yacía sepultado” escribió Friedrich Nietzsche a fines del siglo XIX. El siglo siguiente otros autores también padecieron las inclemencias del mercado editorial. La Noche de Elie Wiesel debió sortear múltiples negativas antes de convertirse en el texto fundamental que dio inicio al género de literatura del Holocausto. La conjura de los necios fue rechazada tan seguidamente en los Estados Unidos que su autor, John Kennedy Toole, se suicidó en 1969, a los treinta y dos años de edad. Once años más tarde la novela fue publicada y en 1981 recibió el premio Pulltizer. En busca del tiempo perdido de Marcel Proust fue declinada por la editorial francesa Gallimard, El juguete rabioso de Roberto Arlt fue inicialmente ignorada por las editoriales argentinas y el español Carlos Barral se hizo un nombre para la historia como el editor que descartó Cien años de soledad de Gabriel García Márquez.

Jack Canfield, Mark Victor Hansen y Bud Gardner brindaron otros ejemplos en un libro dedicado a los escritores. En 1889, dieciocho años antes de que recibiera el premio Nobel de Literatura, The San Francisco Examiner envió esta escueta carta de rechazo a Rudyard Kipling: “Lo lamentamos, Sr. Kipling, pero usted simplemente no sabe usar el idioma inglés”. Alex Haley, el autor de Raíces, recibió un rechazo por semana durante cuatro años mientras pujaba por hacerse un nombre como escritor y, deprimido, estuvo a punto de lanzarse al mar desde un barco en el océano Pacífico. Una vez publicada, su obra fue un bestseller mundial y se realizó una serie para la televisión que fue un hit masivo. Richard Bach vio como dieciocho editoriales declinaron publicar su novela Juan salvador gaviota antes de que Macmillan la aceptara: vendió millones de ejemplares. Después de trabajar durante ocho años en su libro y de recibir varios rechazos, finalmente la cocinera Julia Child logró publicar Mastering the art of French cooking: vendió más de un millón de ejemplares, llegó a la portada de Time y se hizo una película sobre ella. La primera novela de John Grisham,A time to kill, fue desechada por quince editoriales y treinta agentes literarios no quisieron representarlo. Ocho años después de haber obtenido el National Book Award por su libro Steps, Jerzy Kosinski autorizó a un autor desconocido a que presentara el manuscrito de su obra con un título diferente a trece agentes literarios y catorce editoriales. Todos lo rechazaron, incluso Random House, que había publicado la novela original.

Osvaldo Soriano, autor de No habrá más penas ni olvido, acumuló tal furia contra sus editores a lo largo de su carrera que en 1991 publicó en Página12 una serie de tres artículos en los que reunía anécdotas miserables del gremio editorial: las peleas terribles entre Louis-Ferdinand Céline y su editor Gastón Gallimard, una cita de Goethe sobre los editores “son hijos del diablo”, el consejo de Ernst Hemingway a su hijo “nunca confíes en un editor” y las siguientes escenas de la vida conyugal entre el autor y el editor. El chileno Ariel Dorfman (padre del brillantemente paranoico Para leer el Pato Donald) fue armado con un revólver a exigir la liquidación de sus regalías en Milán. El escritor francés Georges Darien amenazó de muerte al editor Pierre-Victor Stock si no publicaba su novela en un plazo de unos meses a lo que el editor respondió con un simple “merde!”. Cumplido el plazo, Darien ingresó a la editorial y despedazó el mobiliario con un hacha mientras Stock se fugaba por la ventana. En 1911, el italiano Emilio Salgari envió una misiva a sus editores en la que los acusaba de haberse enriquecido a expensas suya, de haberlo condenado a él y a su familia a la miseria y les pedía que tuviesen la deferencia de cubrir los gastos de su funeral. Mandó la carta y se suicidó. En un acto de sublimación no muy sutil, Soriano se aseguró de incluir mención al editor alemán Johann Philipp Palm, al que Napoleón hizo fusilar por haberlo difamado.

Así es que cada libro contiene dos historias. Una es la visible, aquella relatada por el autor y que nos identifica o nos enfurece o nos aburre o nos enaltece. Y otra es la historia oculta, dulce o amarga, del propio escritor y del propio libro, aquella historia no narrada pero que como una sombra espectral sobrevuela cada una de sus páginas. A veces, una es tan conmovedora como la otra.

Fuente:infobae.com

ELENA BIALOSTOCKY PARA ENLACE JUDIO

Enlace Judío México | Se acerca la fiesta de Pesaj (Pascua Judía) y poco después el Día de las Madres; motivo por el cual, el lunes 24 de marzo se organizó un bazar en la Comunidad Monte Sinaí, donde se podía encontrar un gran número de artículos y comida para Pesaj así como regalos para el 10 de mayo: joyería, bolsas, ropa, baterías de cocina, cafeteras, purificadores de agua, juguetes, adornos para la casa y mucho más.