AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO

“Todo es amor en la obra de Saúl Kaminer”

La Comunidad Judía de México se enorgullece en tener en sus filas a un artista, arquitecto y escultor como Saúl Kaminer. Sus obras dignifican algunos lugares emblemáticos de la Comunidad; proximamente, una escultura suya recibirá a los alumnos del Colegio Hebreo Monte Sinaí.

Saúl es un hombre que hace soñar y echa a andar las plumas. La bloguera Zoé Valdés lo describe como
“un hombre abrazado a su propio rostro” y dice del pintor y escultor:

“Todo es amor en la obra de Saúl Kaminer: porque todo es cuerpo, reposo y latido, caricia de la mirada, vibración crepuscular. Todo es arte en Kaminer, en una época en que ya casi nada lo es”.

Se le ha llamado el “Chagall mexicano”.

Este artista de talla internacional sorprende con su sencillez y su hospitalidad. Nos recibe en su estudio de la Condesa, generoso con su espacio como con su tiempo. Su personalidad desborda la obra, da a conocer un ser sereno y sonriente.

Acerca de sus obras, Saúl dice: “Para mí cada obra es única y diferente, cada una tiene el poder de transformarme y concientizarme sobre los sucesos actuales de mi vida. Particularmente considero que estoy entrando a un nuevo ciclo donde me impresiona lo que soy capaz de crear. obras que nunca consideré poder realizar. Como ejemplo las esculturas en Angelopolis (Puebla), el mural “Presencias” del Centro Comunitario Monte Sinaí”.

Saúl acaba de presentar tres exposiciones, sin contar la huella que dejó en la sinagoga Justo Sierra: una en San Luis Potosi en el Museo de Escultura y dos en París, en el Instituto de México y en la Galería Thessa Herold, ésta última centrada en las máscaras de barro, de piedra, carton.

“La máscara es un contenedor mientras que el rostro es incontenible”

EJ ¿Qué es para ti la máscara?

Entiendo la máscara como algo infinito que representa un finito, mientras que el rostro se muestra como algo finito que expresa un infinito.

EJ: ¿Cuál es el papel del artista en la sociedad?

SK: La obras de arte dan imagen identidad y sustancia. Tienen la cualidad de trascender en el tiempo y dignificar el espacio.

El trabajo del artista consiste en interpretar las cualidades e inquietudes de la sociedad,
tener la habilidad de plasmar lo que ve y siente mediante su arte.

Mi trabajo no se basa en denunciar lo que sucede, trato de dar caminos al ser humano para que conozca el fondo de su ser y evite caer en la adversidad. Debemos abrir el alma humana, profundizarla y mantener contacto con la humanidad y la otredad, conocer y reconocer la humanidad del otro.

El caso de los indígenas en México, que nos han mostrado tanto; México se nutre de su cultura, les debemos respeto y honor.

EJ: ¿Cómo has ido integrando tu herencia judía en tu arte?

Trabajando y aprendiendo de nuestro alrededor nos nutre constantemente, ya sean las lecturas, la Cabalá, la pintura, exposiciones, obras de teatro pero sobre todo conversando y compartiendo nuestra energía con el otro.

Cuando estableces contacto con la otra persona entras en contacto con otro universo.
El otro desborda nuestro finito y lo vuelve infinito.

Israel quiere decir el “hombre que lucha con D-os.” Todo ser judío o no judío tiene que integrar a D-os dentro de sí mismo.