avatar_default

Arnoldo-Kraus

ARNOLDO KRAUS

La medicina predictiva es una disciplina relativamente nueva, cada vez más en boga. Su objetivo consiste en evaluar los factores de riesgo de cada persona frente a la enfermedad, y anticipar la respuesta al tratamiento con base en información genética. Factor de riesgo implica cualquier rasgo, exposición o característica de un individuo que aumente su probabilidad de sufrir una enfermedad.

La creciente disponibilidad de pruebas genéticas y la secuenciación del genoma humano, diseñado para leer los tres mil millones de caracteres que conforman nuestro patrimonio genético, contribuirá a desarrollar la medicina predictiva. El genoma humano es el conjunto de genes contenidos en los cromosomas; en ellos reside la información genética de cada persona. La medicina personalizada se basa en aprovechar los conocimientos de la medicina predictiva para diseñar terapias ad hoc, basadas en las características genéticas de cada individuo.

Si no fuese por Angelina Jolie, a quien lamentablemente no conozco, no hubiese sometido a mis lectores a —perdón— tantas definiciones; sin ellas mis reflexiones hubiesen sido difíciles de comprender y mis posibilidades de conocer a Angelina nulas (tengo la esperanza de que lea mi artículo). Hasta aquí las definiciones y mis exabruptos.

En marzo de 2015 Angelina se sometió a una cirugía preventiva para retirar ambos ovarios; en 2013 le practicaron una mastectomía bilateral —extirpación de senos—. En un artículo publicado en marzo, en The New York Times, la actriz explicó que comparte su experiencia para que “otras mujeres en riesgo conozcan las opciones que hay”. Traduzco el primer párrafo del artículo Angelina Jolie Pitt: Diary of a Surgery, “Hace dos años escribí sobre mi decisión de someterme a una mastectomía bilateral preventiva. Un examen de sangre mostró que tengo una mutación en el gen BRCA1. Mi riesgo para desarrollar cáncer de mama es 87% y 50% para cáncer de ovario. Perdí a mi madre, a mi abuela y a una tía por cáncer”. Las cifras del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos difieren: la mutación del BRCA1 se asocia a 55 a 65% de posibilidades de padecer cáncer de mama y 39% para cáncer de ovario.

La decisión de Jolie de publicitar su caso es respetable. Deben interpretarse con cautela los números: Ser portador —tener la mutación del gen—, no significa necesariamente que la enfermedad, en este caso los cánceres, se manifiesten. Otros factores deben considerarse. Primero: someterse a valoraciones preventivas —ultrasonidos, mastografías, exámenes de laboratorio— sigue siendo opción adecuada. Segundo: el costo de la prueba varía mucho, en promedio $65 mil, erogaciones con frecuencia no contempladas por compañías de seguros y no disponibles en la mayoría de los hospitales públicos. Tercero: existe la posibilidad de sobreactuación, es decir, operar a mujeres portadoras sólo por el hecho de serlo. Cuarto: la cirugía puede dañar (iatrogenia).

El dilema es complicado: ¿Qué hacer cuando se tiene un factor de riesgo para cáncer pero no es seguro que la enfermedad se manifieste? La respuesta exige individualizar y basar la acción en preceptos éticos. Es necesario también enfatizar que los costos de las pruebas y de las intervenciones ahondan la brecha entre ricos y pobres. Jolie solucionó su problema. Muchas ofertas de la medicina predictiva se quedan en ofertas.

Vía internet es factible localizar empresas que por medio de una muestra de saliva y no pocos dólares, informan sobre la posibilidad de desarrollar enfermedades frecuentes como diabetes mellitus o infarto al miocardio y otras no tan comunes —enfermedad de Huntington y Alzheimer—. Para las primeras no es necesario mandar saliva ni gastar dólares, basta consultar un médico. Para las segundas, dado que no existe cura, ¿tiene caso conocer la posibilidad de desarrollar esas patologías? La medicina genómica tiene otros atributos: diagnostica enfermedades prenatales como malformaciones congénitas, cuya información le permitirá a la madre, dependiendo de sus preceptos religiosos, recurrir, o no, al aborto.

Quien tiene cómo costear exámenes onerosos puede ser operado. A personas sin recursos no les sirve esa información. Enlisto otros factores críticos. A) Usar inadecuadamente los resultados discriminará a los portadores de genes patológicos. B) Es inútil saberse portador de genes patológicos ya que la medicina no cuenta con herramientas para curar o paliar muchas enfermedades. C) Patentar genes por compañías biotecnológicas es un demonio al cual hay que temer. D) Estoy seguro de que no conoceré a Jolie.

Notas insomnes. La medicina predictiva es un inmenso logro científico. Balancear beneficios contra riesgos es el reto.

Fuente:tiempoenlinea.com.mx

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí