Inicio » Opinión » Historia Judía » Diáspora: descubra cómo los judíos se extendieron por el mundo

Diáspora: descubra cómo los judíos se extendieron por el mundo

Se distribuyeron en más de 100 países y se las arreglaron para mantener vivos sus valores y tradiciones.

 

Texto: Eduardo Szklarz | Ilustraciones: Marcos Rufino

 

Los judíos son las únicas personas que han nacido con un deber divino de habitar una región del mundo: Canaán (Israel). Sin embargo, a lo largo de sus 4000 años de historia, se han convertido en la nación más cosmopolita del mundo. Las comunidades judías se extendieron en más de 100 países: de México a Inglaterra, de Kazajstán hasta Sudáfrica, desde Cuba a Japón. Con la excepción de Israel, los judíos han vivido como minorías en todos esos lugares. “La historia judía está marcada por las dispersiones y las sucesivas diásporas dentro de la diáspora”, dice Luis S. Krausz, profesor de Literatura Hebrea y Judía en la Universidad de Sao Paulo (USP). “Esta historia comienza con la destrucción del Templo de Salomón por el rey Nabucodonosor en el siglo VI antes de Cristo, cuando los judíos fueron llevados a Babilonia. Continúa hasta el siglo XX, con la dispersión y el genocidio de los judíos de Europa”. Así que muchos cruces producen una diversidad de grupos judíos que cristalizaron costumbres, idiomas y comidas de los lugares donde vivían. Y también contribuyó a enriquecer las culturas locales. En este informe, vamos a viajar por los momentos más importantes de la saga judía través de las fronteras.

 

Estrellas diaspora Enlace Judío

Babilonia y el Imperio Romano

Los judíos ponen el pie en el mundo en el año 587 a. C., cuando el rey babilonio Nabucodonosor invadió el antiguo reino de Judá (sur de Israel). El monarca arrasó Jerusalén y envió parte de sus habitantes a Babilonia en Mesopotamia (actual Iraq). Pero lo que había sido un exilio impuesto por la fuerza contribuyó al florecimiento del judaísmo. “Fue durante su exilio que se impuso por primera vez a todos los judíos la práctica regular de su religión”, dice el historiador británico Paul Johnson en el libro Historia de los Judíos. “También se reforzó el rito de la circuncisión, que los distinguía de los paganos, y la costumbre del sábado (día de descanso)”, dice Johnson. Los escribas escribieron las tradiciones orales y compilaron los próximos pergaminos del templo destruido. El calendario judío mejoró con la astronomía babilónica e incluyó secciones como el Pésaj (Pascua), que recuerda la salida de los hebreos de la esclavitud en Egipto. Sólo 50 años después, en el año 538 a. C., el rey persa, Ciro, permitió el regreso de los judíos a Jerusalén y la reconstrucción del templo. “Muchos optaron por quedarse en Babilonia, que siguió siendo un centro de cultura judía durante 1500 años”, dice Johnson.

En el año 63 antes de Cristo, un nuevo giro: el general Pompeyo invadió Judea y la convirtió en la provincia del Imperio Romano; así terminó el reino Asmoneo- el último país independiente judío que existía hasta la creación del moderno Israel en 1948. La tensión culminó en una rebelión. En los 70’s, el general romano Tito suprimió los rebeldes que destruyeron el segundo Templo y ordenaron a los judíos una nueva diáspora, la cual llegó a Asia, Europa y África del Norte, pero, a diferencia del exilio en Babilonia, el dominio romano marcó el inicio de la persecución. “Los romanos no toleran la adoración judía de un D-os o diversas costumbres como el día de reposo”, dice el historiador francés Gerald Messadié en el libro Historia General del Antisemitismo. La situación se agravó con la conversión del emperador Constantino al cristianismo en el siglo IV. En 325, el Concilio de Nicea acusó a los judíos de la muerte de Jesús, que fue la base para el mito medieval que sostenía que los judíos tenían poderes sobrenaturales y que eran aliados del diablo. En la tierra de la cristiandad, a los judíos se les prohibió ocupar cargos públicos, tener empleados y casarse con no-judíos. Cualquier parecido con las Leyes de Núremberg, promulgadas en 1935 por los nazis, no es coincidencia.

Mapa diaspora Enlace Judío


Los sefaradíes

En el siglo noveno, la comunidad judía de Babilonia comenzó a declinar y gran parte de ésta se dirigió a otros rincones del planeta: África del Norte, el área de la actual Argelia, Marruecos, Sahara Occidental y Mauritania. Allí se asentaron en las áreas de dos tribus musulmanas: los bereberes, que eran hábiles guerreros, y los moros, más tolerantes, dedicados al comercio, artesanía y ciencia.

A los judíos que habitaron con los moros se les conocía como sefaradíes (de Sefarad, “España” en hebreo). Produjeron su propio idioma, el ladino, el cual estaba repleto de palabras hebreas mezcladas con español medieval. La unión entre moros, judíos y gitanos daría lugar al flamenco.

En otros países musulmanes, los judíos vivían como ciudadanos de segunda clase- podían seguir sus creencias en dhimmis (comunidades protegidas) si pagaban impuestos- aunque su estado era superior a la de los paganos y los esclavos. “En el mundo islámico, los judíos disfrutaron de la prosperidad en los siglos X, XI y XII. Hubo brotes de violencia en contra de ellos, pero fueron esporádicos y locales”, dice el historiador británico Nicholas Lange en Pueblo Judío- el rabino Maimónides (1135-1204), un gran filósofo de la Edad Media, fue el médico de los sultanes de Egipto.-

“En el siglo XIII, cuando el mundo musulmán se vio presionado por los cristianos de Occidente y los mongoles en el este, la condición judía empeoró dramáticamente”, dice Lange. “Los líderes islámicos dieron carta blanca a la intolerancia religiosa. Lo que es peor, en el siglo XV, Fernando de Aragón e Isabel de Castilla (los Reyes Católicos) se unieron para poner fin a la dominación musulmana en el sur de España. La Santa Inquisición quemó judíos como “herejes” y saquearon sus propiedades. En 1492, los Reyes Católicos derrotaron a Granada, último reducto morisco en la Península Ibérica, y expulsaron a los judíos que no aceptaron la conversión inmediata a la fe cristiana. Los que querían practicar el judaísmo abiertamente emigraron al Imperio Otomano, incluyendo Turquía, el norte de África y Medio Oriente. “La mayoría, unos 100,000, optaron por la solución más fácil: huir a Portugal”, dice Lange. “Fue una decisión equivocada porque, cinco años más tarde, el rey Dom Manuel, instauró el bautismo forzoso a los judíos. “Los convertidos, los ‘nuevos cristianos’, continuaron siendo blanco de sospechas de los inquisidores. Tanto así que llegó a conocérseles como “marranos” (cerdos) o “anusím” (“forzados” en hebreo). “Para muchos, la solución estaba en practicar el judaísmo en secreto, arriesgando sus vidas”, dice el escritor estadounidense portugués Richard Zimler, autor de varios libros sobre el tema. Otros se fueron asentando en todo el arco mediterráneo, el sur de Francia, Holanda, Inglaterra y el norte de Alemania.

La llegada de refugiados a una ciudad provocó la expulsión de los que vivían allí. “Muchos judíos se convirtieron en vendedores ambulantes “, dice Johnson. Esta vez comienza la leyenda antisemita del Judío Errante, el sujeto que le habría negado agua a Jesús en el camino a la crucifixión y, por tanto, había sido condenado a una vida sin sentido.

El primer gueto en la historia fue en Venecia, en 1516. Otros “nuevos cristianos” llegaron a Brasil y trabajaron en diversas minas o en molinos de Pernambuco. En 1636 se fundó en Recife la primera sinagoga de las Américas, bajo la bendición de los holandeses.


Los askenazíes

La saga de los sefaradíes fue simultánea a la de otro grupo importante: los askenazíes, de “azquenaz” (“Alemania” en hebreo medieval). Se asentaron entre Alemania y Francia, a lo largo del valle del Rin, en el siglo VIII. La mayoría se dedicaba a la artesanía, a la elaboración de vinos y el comercio. Conocían las rutas hacia el Mediterráneo y el Oriente Próximo. “En el siglo XIII, muchos askenazíes llegaron a Polonia, atraídos por las oportunidades económicas”, dice Lange. “Tenían en sus manos la mayor parte del comercio”. Sin embargo, la edad de oro Askenazí terminó en 1648, cuando se convirtieron en el objetivo de una rebelión de los cosacos de Rusia y Ucrania, quienes mataron a cerca de 100,000 judíos y diezmaron 300 comunidades.

El antisemitismo hizo de Europa un lugar peligroso; los judíos fueron expulsados de Inglaterra en 1290 y de Francia en 1306. En general, vivieron como extraños, que sólo eran tolerados. No podían reclamar los derechos que tenían los demás ciudadanos y pagaban impuestos abusivos; no tenían tierras ni podían participar en cargos corporativo, que sólo eran para los cristianos.

Los askenazíes llegaron a Lituania, Ucrania, Moldavia y Rusia pero vivían en pueblos aislados, llamados shtetls. De igual forma que los sefaradíes crearon su dialecto, ellos crearon el suyo: el yiddish, una mezcla de alemán medieval con hebreo y palabras eslavas.


Emancipación

Cuando soplaron los vientos de la Revolución Francesa en Europa, los judíos pudieron abandonar el gueto y obtener la ciudadanía. Figuras como Albert Einstein y Sigmund Freud dieron forma al pensamiento de Occidente. Pero, si por un lado el siglo XIX trajo consigo la emancipación, también instigó el nacionalismo. Los Estados-nación modernos acusaron a los judíos de no unirse a la cultura de la mayoría y, por lo tanto, a la identidad nacional. En Rusia, iniciaron los pogromos, después de los cuales desaparecieron varios shetls y olas de personas emigraron hacia los Estados Unidos.

Desde 1880, miles de judíos askenazíes regresaron al punto de partida, Palestina. Inglaterra tomó el control de esta región después de la Primera Guerra Mundial e impuso restricciones a la inmigración, mientras mantenía un “hogar nacional” para los judíos ahí mismo, donde David había gobernado tres mil años antes.

La inmigración aumentó durante los siguientes 30 años, contando la afluencia de judíos que huyeron de los nazis. Después de la creación de Israel en 1948, los judíos fueron expulsados de los países árabes en los que vivieron durante siglos. En Egipto, donde había 65,000 judíos en 1937, quedaron menos de 100.

“Cuando mi padre era un niño en Polonia, las calles estaban cubiertas de grafitis que decían “Judíos, váyanse a Palestina”. Cuando regresó a Europa 50 años después, las paredes estaban cubiertas con grafitis que decían “Judíos, váyanse de Palestina”, recuerda Amos Oz, escritor israelí, en el Libro contra el Fanatismo.

Además de los dos principales grupos de judíos, sefaradíes y askenazíes, existen otros grupos, entre ellos:

Italianos. Viven en la península de Italia desde la destrucción del Segundo Templo en el año 70. A ellos se les unieron sefaradíes deportados de España y Portugal en el siglo XV.

Judíos del norte de África. Son descendientes de judíos que se establecieron ahí alrededor del siglo IX y que también fueron expulsados después de la creación del Estado de Israel.

Mizrajíes. Son descendientes de las comunidades judías de Medio Oriente y norte de África. Literalmente, “mizrají” significa “oriental”. Vivieron en Iraq, Siria, Líbano y Egipto desde la antigüedad; sus dialectos son juedo-árabes. Los judíos de Iraq descienden de los esclavos que fueron llevados a Babilonia en el siglo VI a. C. Fueron expulsados después de la independencia de Israel en 1948.

Teimaním. Judíos yemenitas. Hablan árabe, igual que los mizrajíes, pero su tez es de color marrón obscuro y tienen un folklore muy típico. Después de la creación de Israel, muchos emigraron ahí y otros fueron expulsados. Hoy en día, quedan muy pocos en Yemen.

Etíopes. Conocidos como “beta Israel” o “falashas”; tienen un origen desconocido pero se cree que llegaron a Etiopía en tiempos de Salomón o que se convirtieron al judaísmo en algún momento posterior. En lugar de hebrero, utilizan el ge’ez o am’hari como lenguaje religioso y son estrictos observadores del Shabat y del Kashrut. Había casi 40,000 que vivían en campos de refugiados y que fueron rescatados por Israel entre los años 80’s y 90’s.

Judíos indios. El sincretismo del hinduismo se combinó con la separación del sistema de castas. Los judíos de Costa Malabar vivieron mucho tiempo separados del resto del mundo. Hoy en día hay cerca de cinco mil.

Judíos chinos. Se establecieron en diversas partes del país durante la Edad Media y fueron bien tolerados por el Confusionismo. La comunidad más grande se encontraba en Kaifeng pero poco a poco fue perdiendo sus tradiciones. Hoy en día hay cerca de 2,500 judíos en toda China.

Fuente: Guía do Estudante.

 

6 Comments

  1. Manuel Vargas Licona dice:

    Gracias por este estupendo artículo. Paul Johnson, un extraordinario historiador nos hace énfasis en la diáspora también.

    • B. Licona dice:

      Manuel, mi apellido también es Licona y soy de origen sefardí. Me interesa saber si tú también eres judío. Muchas gracias de antemano.

  2. Alfredo dice:

    Muchos de nosotros, de algua manera tenemos sangre judia, tenemos sangre negra por mas que seamos blancos, tenemos sangre de diferentes etnias. Lo lamentable de todo, es la persecución al judaismo realizada por musulmanes, cristianos catolicos y no catolicos. Creen que ellos son los culpable de la muerte de Jesús, en realidad si se mueven por la fe, Jesús muere por la salvación del mundo y no tienen nada que ver los judios, los intermediarios para su muerte sea judio o romano no interesa, el fin justifica los medios en este caso. Para los resentidos, los fundamentalistas, es lamentable que en el siglo XXI sigamos con diferencias religiosas, y guerras religiosas por un pequeño grupo de terroristas fundamentalistas.

  3. Lorena Tobles Madrid
    Panamá A las 10:08 P.M
    Soy de Panamá y soy de los judíos de origen sefardí.Muy interesante
    como los judíos emigraron a otros países del mundo.Saludos desde Panamá.

  4. Lorena Robles Madrid
    Panamá A las 10:08 P.M
    Soy de Panamá y soy de los judíos de origen sefardí.Muy interesante
    como los judíos emigraron a otros países del mundo.Saludos desde Panamá.

  5. maría dice:

    hola, tengo una duda, si me pueden explicar..
    Si el año judío en curso será el 5779, si vamos a la era antes de cristo, sería si no me equivoco 2018 – 5779 = 3761 a.c.
    En qué zonas estaban los judíos en esa época, en Egipto? Lo de Nabucodonosor fue mucho después. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *